*

X

Cabaretera de 70 años busca hombre millonario para entregarle su virginidad

Por: pijamasurf - 05/23/2012

"La sexacional Pam", cabaretera inglesa de fuertes principios morales, busca un millonario apuesto, moreno y alto a quien entregarle su septuagenaria virginidad.

En el suburbio inglés de Greater Manchester vive Pam Shaw, una mujer de 70 años de edad a quien también conocen con el alias de “La sexacional Pam”, curioso apodo que se deriva de la profesión que ha ejercido durante prácticamente toda su vida: cabaretera.

Pero contrario a los prejuicios que comúnmente se asocian al demi-monde, la septuagenaria mujer dice oponerse a las relaciones sexuales fuera de matrimonio y, como ella misma no está casada y actúa conforme a sus creencias, asegura que a su avanzada edad todavía conserva su virginidad.

No por falta de oportunidades, claro, sino solo por una especie de rectitud insobornable: “Los hombres ven la ropa que visto y piensan que soy fácil, pero realmente no he intimado con ningún hombre, solo unos cuantos besos”, confiesa Pam.

Ahora, sin embargo, piensa que el tiempo ha llegado y se muestra lista para “dar el paso con el tipo correcto”. De preferencia, dice, “un millonario alto, moreno y guapo”.

[Gawker]

La bonanza económica en China no se refleja en la felicidad de su población, revela estudio

Por: pijamasurf - 05/23/2012

El dinero puede hacer feliz a la gente, pero solo hasta cierto punto, asegura el economista Richard Easterlin, quien aplicando la paradoja que lleva su nombre, encuentra que el sorprendente crecimiento económico en China no se ha reflejado en la felicidad de su población.

En años recientes el mundo se ha sorprendido por el crecimiento económico de China, país que en relativamente poco tiempo se ha convertido en factor y contrapeso del escenario económico mundial.

Con todo, esta bonanza en las finanzas nacionales no se ha reflejado en la felicidad de la población China, sobre todo entre las clases media y baja, según revela una investigación reciente llevada a cabo por Richard Easterlin, economista de la Universidad del Sur de California.

El académico acuñó desde 1974 la llamada “paradoja de Easterlin”, según la cual el dinero puede hacer feliz a una persona pero solo hasta cierto límite, lo cual es una demostración por medio de variables económicas de la célebre conseja popular según la cual “el dinero no compra la felicidad”.

Para el caso chino, Easterlin no encontró evidencia de que el incremento en los niveles per cápita de consumo se refleje en la satisfacción de vida en China. El economista esperaba encontrar una relación positiva entre estas dos variables en vista de que entre 1990 y 2010 el producto interno bruto (PIB) del país se cuadruplicó pero, en contraste, seis estudios distintos muestran que la satisfacción general decayó notablemente entre 1990 y la primera mitad de la década de 2010, recuperándose un poco en años recientes.

Entre los varios factores que pueden explicar este fenómeno se citan dos muy importantes: por un lado, que el crecimiento económico en China se ha concentrado entre la minoría más rica, lo cual ha incidido en la sensación de desigualdad entre el resto de la población. Por otro lado, en un contexto menos psicológico, destaca la precaria situación laboral asociada a dicho crecimiento en el país oriental: además de insuficiencia en los empleos generados, políticas laborales poco favorecedoras para los trabajadores.

“Nuestros datos sugieren una lección política importante, que los trabajos y la seguridad del trabajo y del ingreso, junto con una red de seguridad social, son de importancia crítica para la satisfacción de vida”, escribe Easterlin.

[Wired]