*

X

¿Qué tan ateo o qué tan creyente eres? El test Dawkins te lo dice

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/11/2012

Richard Dawkins, uno de los más lúcidos polemistas científicos de la actualidad, nos ofrece una interesante guía para saber en qué punto del espectro fervoroso nos encontramos, qué tan ateo o qué tan creyente es cada uno.

Richard Dawkins es uno de los escritores científicos contemporáneos más conocidos, un polemista consumado que con base en los descubrimientos más recientes (en genética, en biología evolutiva y en algunas otras disciplinas) gusta de derruir viejas ideas que están ancladas en nada más que suposiciones y creencias que al final se descubren erróneamente heredadas.

Incursionando en el asunto de la fe, sin duda uno de los más interesantes para casi cualquier investigador, Dawkins escribió un libro de título The God Delusion, El espejismo de Dios, en el cual examina la religión desde una óptica científica, enumerando todos los elementos que a su juicio prueban fehacientemente que Dios no existe y que la creencia organizada y colectiva en esta entidad podría equipararse a un delirio, además de mostrar los pros y los contras de ser creyente o ser ateo.

En dicho libro Dawkins elabora una práctica guía para identificar en qué lugar del espectro confesional se encuentra uno mismo. 7 puntos de un arco que va de un extremo a otro de la creencia fervorosa: en un lado Dios y en el otro su ausencia (en medio la tibieza del agnosticismo):

1. Teísta convencido: No cuestiono la existencia de Dios: SÉ que existe.

2. Teísta de facto: No puedo saberlo con certeza, pero creo firmemente en Dios y vivo mi vida suponiendo que Él está ahí.

3. Teísta débil: No estoy muy seguro, pero estoy inclinado a creer en Dios.

4. Agnóstico puro: La existencia o la inexistencia de Dios son exactamente igual de probables.

5. Ateísta débil: No sé si Dios exista, pero me inclino a ser escéptico.

6. Ateísta de facto: No lo puedo saber con certeza, pero creo que Dios es muy improbable y vivo mi vida suponiendo que Él no está ahí.

7. Ateísta convencido: Estoy cien por ciento seguro de que Dios no existe.

Un ejercicio interesante de mapeo espiritual y mental sobre la que durante mucho tiempo ha sido una de las preocupaciones fundamentales del género humano.

[big think]

“Elegir entre la dignidad y la obediencia”: Eduardo Galeano habla sobre el mundo actual

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/11/2012

Eduardo Galeano, siempre lúcido y crítico, ofreció una entrevista al diario catalán La Vanguardia donde habla de temas cruciales del escenario político actual: la libertad, la lógica del trabajo y la producción, el dilema entre la dignidad y la obediencia.

Eduardo Galeano es uno de los intelectuales latinoamericanos más reconocidos de varias generaciones, sobre todo por su singular mezcla de lucidez, combatividad y crítica, aderezada con un estilo que lo hermana con algunos de los movimientos literarios más celebrados del continente.

Recientemente Galeano, ya de 71 años de edad, ofreció una entrevista al diario catalán La Vanguardia, realizada por la periodista Ima Sanchís. Ahí el autor de Las venas abiertas de América Latina, entre otros títulos no menos leídos, habló de la situación actual de este mundo basado en la lógica utilitaria del trabajo y al producción, en el desgaste que esta acarrea para otros aspectos fundamentales del ser humano como las relaciones sociales o la posibilidad de libertad.

“Somos una civilización de soledades que se encuentran y desencuentran continuamente sin reconocerse. Ese es nuestro drama, un mundo organizado para el desvínculo, donde el otro es siempre una amenaza y nunca una promesa”, dice Galeano, para quien el prójimo se ha convertido, acaso sin nosotros quererlo, en una especie de enemigo al cual, sin embargo, es necesario y urgente acercarse.

El escritor uruguayo ahondó sobre ese comportamiento acrítico que parece dominar a la mayoría de la población en el mundo, por el cual situaciones como la guerra, el miedo o la violencia nos parecen totalmente normales, siendo que, en sentido estricto, no deberían suceder.

Sanchís pregunta frontalmente: “¿Somos un gran rebaño de borregos?”, a lo cual Galeano responde, no sin cierto animo esperanzador: “Por todos lados aparecen símbolos asombrosos de resistencia y de vida. Lo mejor que tiene la vida es la capacidad de sorpresa”.

¿Cómo averiguar si uno está vivo o es un muerto viviente?

Habrá que preguntarse hasta qué punto soy capaz de amar y de elegir entre la dignidad y la indignidad, de decir no, de desobedecer. Capaz de caminar con tus propias piernas, pensar con tu propia cabeza y sentir con el propio corazón en lugar de resignarte a pensar lo que te dicen.

[…]

¿Qué faceta humana nos destruye?

El conformismo, la aceptación de la realidad como un destino y no como un desafío que nos invita al cambio, a resistir, a rebelarnos, a imaginar en lugar de vivir el futuro como una penitencia inevitable.

En cuanto a la libertad, un asunto siempre difícil de definir en su dimensión práctica, Galeano dice:

Los desafíos que uno enfrenta cada día son los que te abren una rendija para elegir entre la dignidad y la obediencia. Libre es el que es capaz todavía de elegir la defensa de su dignidad en un mundo donde, quieras o no, en algún momento tendrás que tomar partido entre los indignos y los indignados.

[La Vanguardia]