*

X

Científicos construyen computadora cuántica al interior de un diamante

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/12/2012

Equipo multinacional de científicos consigue construir una computadora cuántica al interior de un diamante, dando una primera demostración del enorme potencial de cálculo que en tan reducido tamaño pueden tener estos dispositivos.

Los diamantes poseen propiedades físicas que, por fortuna, los vuelven apropiados no solo para sortijas de compromiso matrimonial, y así lo demuestra un desarrollo reciente realizado por un grupo multinacional de científicos, quienes han construido una computadora cuántica al interior de una de estas piedras preciosas.

El equipo dio a conocer la viabilidad de computadoras cuánticas en estado sólido, las cuales, a diferencias de los primeros sistemas en estado gaseoso y líquido, podrían representar el futuro de la computación cuántica porque se puede aumentar su tamaño con mayor facilidad. Y si bien de momento estos dispositivos no pueden competir en velocidad con las computadoras tradicionales, quizá con estos acercamientos pueda conseguirse finalmente una máquina que combine las dimensiones reducidas con una gran capacidad.

Por el momento los científicos de la Universidad del Sur de California, la Universidad de Tecnología de Delft (Países Bajos), la Universidad de Iowa y la de California en Santa Bárbara, han construido esta computadora diamantina que se compone de dos bits cuánticos (llamados “qubits”) hechos de partículas subatómicas, los cuales, a diferencia de los bits binarios tradicionales que codifican únicamente el valor 0 o el valor 1, admiten ambos valores simultáneamente, una capacidad del estado cuántico conocida como “superposición” que se espera sea la base para convertir a las computadoras cuánticas en los dispositivos más veloces de cálculo.

En cuanto a la elección del material, los diamantes, esta obedeció a que su estructura molecular previene contra la “decoherencia”, una especie de “ruido” atómico que genera retraso temporal en los cálculos realizados por los electrones.

Los cálculos detrás de esta innovación computacional son un tanto complejos, pero se puede decir que el gran atractivo de las computadoras cuánticas es que ante un escenario en el que un evento éxito se divide en varias probabilidades, llegará a este siempre en el primer intento.

Se trata, en suma, de una primera demostración que augura ya la enorme capacidad de estos dispositivos.

Para información más técnica sobre este dispositivo, te sugerimos el reporte que del mismo se hace en Science Daily

La física te dice por qué debes vestir de negro este verano

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/12/2012

Pese a las recomendaciones populares, el blanco no es el mejor color para vestir este verano, pues factores físicos muy precisos muestran que es justamente el menos popular, el color negro, el que no meterá tu cuerpo en un caluroso horno textil.

El estío es proverbialmente la temporada más caluroso de todo el año, aquella en la que la convención dicta que se vista únicamente prendas ligeras y de preferencia en colores claros para evitar que el cuerpo alcance temperaturas que podrían arriesgar su estabilidad.

Esta idea, sin embargo, desde un punto de vista estrictamente científico no es más que un prejuicio, una idea parcialmente insostenible si se le examina desde los fundamentos de la física e incluso de la biología.

De entrada hay que aceptar que, en efecto, el color blanco en la ropa refleja las ondas luminosas provenientes del Sol, en razón que el blanco es la combinación de toda la luz visible. El problema es que si bien los rayos solares son la principal fuente de calor, nuestros cuerpos, por nuestra anatomía elemental de mamíferos de sangre caliente, también emiten este tipo de energía, generándose el mismo efecto sobre la superficie clara que devuelve el calor hacia su fuente. Dicho en pocas palabras: una prenda blanca se convierte en una especie de horno veraniego para nuestro propio cuerpo.

Así, es lógico que el mejor color para evitar este efecto sea el negro, que posee la propiedad de absorber la energía y, en condiciones atmosféricas idóneas, irradiarla en los alrededores.

[io9]