*

X
Miembros del popular colectivo de hackers Anonymous incursiona en las plataformas musicales con la creación de Anontune, una red social cuyo principal objetivo es que la música nunca deje de compartirse libremente.

Convertida en industria, la música se ha visto amenazada últimamente por todas esas medidas que intentan restringir tanto como sea posible su flujo indiscriminado, sobre todo en lo que a la comunicación en línea se refiere, donde, paradójicamente, es mucho más fácil para los usuarios compartirla pero también controlar su libre tránsito por parte de quienes se dicen poseedores últimos de dichos materiales. En este sentido no sorprende que servicios de reproducción de música en línea hayan pasado de ser gratuitos y de libre acceso a permitir su uso a cambio de un pago.

En oposición a esta tendencia, seis miembros del popular colectivo de hackers Anonymous decidieron unirse para echar a andar un interesante proyecto cuyo único fin es que la música nunca deje de fluir libremente en línea, una especie de red social específicamente musical que por ahora lleva el nombre de Anontune.

Se trata de una plataforma ambiciosa que una vez concluida recolectará buena parte de la música que se encuentra dispersa en sitios como Youtube, Myspace, Tumblr y otros, para ponerla a disposición de cualquiera.

Por ahora Anontune todavía se encuentra en sus primeras etapas, pero se espera que en unos pocos meses esté listo para utilizarse como servicio gratuito de reproducción de música en línea.

"Tenemos que pensar en grande. Esta es la Operación Mozart", escribió al respecto uno de los artífices de Anontune.

[Wired]

En una decisión sumamente progresista, legisladores de Holanda decidieron rechazar ACTA y cualquier otra ley que atente contra la libertad de Internet.

La polémica iniciativa ACTA (Acuerdo Contra la Falsificación Comercial, por sus siglas en inglés) nacida en Estados Unidos con el fin de promover una mayor vigilancia sobre Internet y sus contenidos, persiguiendo la piratería al mismo tiempo que limitan la libertad de flujo, encontró en los Países Bajos una oposición férrea, sobre todo entre los legisladores del país que decidieron prohibirla en el territorio holandés, junto con cualquier ley de características parecidas.

La decisión se dio en Cámara de Representantes, donde los legisladores encontraron que ACTA interfiere con las libertades del usuario individual de Internet, además de que su redacción actual posee varias lagunas que pueden llevar a una interpretación errónea y extensiva en perjuicio de la privacidad y la libertad de los ciudadanos y las empresas de innovación.

Asimismo, la misma entidad promulgó una medida para que el gobierno holandés nunca firme ninguna ley de características similares, rechazando toda amenaza futura que pueda dañar un Internet “libre y abierto”.

[Wired]