*

X

¿Son los 33 la edad más feliz de la vida?

Salud

Por: pijamasurf - 03/30/2012

Estudio estadístico revela que la edad de 33 años está considerada como la feliz en la vida, al parecer porque es una especie de punto medio entre la inocencia infantil, el salvajismo adolescente y la decadencia de la madurez.

Aunque la felicidad, casi por naturaleza, es uno de los estados más volátiles que puede experimentar el ser humano, sus reminiscencias y evocaciones nos hacen pensar de continuo que es posible fijarla en un punto específico del que, a la vuelta del tiempo, podemos decir que efectivamente fuimos felices. Así, la infancia es una de las etapas predilectas de quienes encomian la felicidad de las cosas pasada, o la primera juventud y sus momentos iniciáticos.

Pero avanzando en dicha progresión temporal parece ser que ahora la etapa de la vida que se considera la más feliz se cifra en los 33 años, una edad que en nuestro tiempo parece oscilar entre la juventud y la adultez sin mucha voluntad de quedarse en esta.

De acuerdo con una investigación estadísticas llevada a cabo por Friends Reunited, una red social inglesa por Internet, la población británica asegura no haber sido realmente feliz sino hasta que alcanzó los 33 años de edad, respuesta que dio un 70% de los encuestados, todos más allá de los 40.

La psicóloga Donna Dawson explica esto haciendo notar que en los 33 ha pasado suficiente tiempo como para despojarse de la ingenuidad infantil y el salvajismo de la adolescencia, pero sin perder ni la energía ni el entusiasmo de la juventud. En suma, una especie de punto medio en que las fuerzas vitales, intelectuales y acaso anímicas se encuentran en perfecto equilibrio.

[Huffington Post]

Te podría interesar:

Adolescente muere a los 13 años pero dona sus órganos y salva 8 vidas

Salud

Por: pijamasurf - 03/30/2012

La lamentable muerte de una adolescente de 13 años en Inglaterra fue sin embargo motivo de alegría para 8 personas, luego de que la joven decidiera donar sus órganos vitales.

En una situación sumamente contrastante y elocuente de los opuestos que rigen esta vida y la mantienen en movimiento, Jemima Layzell, una joven de apenas 13 años, falleció en Somerset, Inglaterra, luego de sufrir la ruptura de un aneurisma en su cabeza.

El hecho, sin duda lamentable, fue sin embargo motivo de alegría para 8 personas que, a petición expresa de Jemima, recibieron sendas donaciones de órganos vitales que representan para ellos una segunda oportunidad de vida.

El corazón de Jemima lo recibió un niño de 5 años, sus pulmones un joven de 14, su hígados dos niños (uno de 10 meses y otro de 5 años). Dos personas más recibieron cada una un riñón, un hombre su páncreas y, finalmente, su intestino otro infante, este de 3 años. Igualmente parte de su tejido ocular sirvió para que dos personas más recuperaran la vista.

De acuerdo con su familia, la muchacha aspiraba a convertirse en escritora y, además de este legado más que encomiable, dejó varios poemas, canciones y narraciones de su autoría.

[Telegraph]