*

X

¿Por qué casi todos los presidentes más recientes de Estados Unidos han sido siniestros?

Política

Por: pijamasurf - 03/24/2012

Curiosamente, casi todos los presidentes de Estados Unidos comparten un rasgo en común: son zurdos; el único mandamás diestro de la nación americana en los últimos 30 años fue George W. Bush.

La historia de vez en cuando nos sorprende con coincidencias en las que algunos creen encontrar significados más allá del azar mismo, un mensaje subyacente que dé cuenta de símbolos ocultos y decodificables que la realidad se empeña en mantener ocultos.

Así, resulta por lo menos curioso que entre los presidentes de Estados Unidos se ha mantenido en años recientes una tendencia común: la mayoría son zurdos, 3 de 5 desde Ronald Reagan (que era ambidiestro). Paradójicamente, el único diestro y no siniestro fue George W. Bush. Además, el dato es relevante porque apenas un 10% de la población estadounidense se conduce preferentemente con su mano izquierda.

Y si, como decimos, puede ser que esto no sea más que una casualidad inocente, es imposible soslayar el simbolismo en torno a la mano izquierda, la mano del mal, el lado que siempre se toma para ir descendiendo en los Infiernos (aunque también para salir de ciertos laberintos).

[Disinfo]

Te podría interesar:

El mayor centro de espionaje del mundo, el inminente proyecto de la NSA

Política

Por: pijamasurf - 03/24/2012

La Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos operará desde 2013 el mayor centro de espionaje jamás construido, al cual arribarán todas las comunicaciones satelitales y de cables subterráneos y marítimos, además de contar con la capacidad de desencriptar todo tipo de documentos reservados.

La “seguridad nacional”, ese concepto que se invoca para cometer las tropelías más criminales desde el ámbito gubernamental, ha sido en Estados Unidos una de las preocupaciones fundamentales en casi toda su historia como país, agudiza en años recientes por las supuestas amenazas del terrorismo, los ataques cibernéticos y otros enemigos que, verdaderos o simulados, sirven para justificar la creación de una atmósfera de miedo y temor que paulatinamente se condensa en realidades y hechos concretos.

Uno de estos es un centro de espionaje hasta ahora inaudito, sin parangón en la historia de la humanidad y ante el cual el legendario gabinete de Fouché palidece de inmediato, que en septiembre de 2013 comenzará a operar la NSA, la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, y el cual se encuentra enclavado en las profundidades de una zona desértica de Utah, en el oeste del país.

El Utah Data Center es uno de los proyectos más ambiciosos jamás concebidos porque concentrará —interceptará, descifrará, analizará y almacenará— la información de casi todas las comunicaiones realizadas por medio de satélites y cables subterráneos y submarinos, sean internacionales, extranjeras o nacionales, desde correos electrónicos hasta llamadas telefónicas y búsquedas de Google. Un inmenso acervo que mapeará con bastante precisión la vida íntima de una persona común y corriente.

 

Y si bien esto es en sí mismo alarmante, hasta cierto punto se trata únicamente de una ampliación en dimensiones de lo que organismos de inteligencia ya realizan (legal o ilegalmente) aunque en proporciones reducidas. La verdadera joya de la NSA será la capacidad de romper con los códigos que envuelven buena parte de la información personal e institucional que todavía se reserva bajo determinadas claves. Estados financieros, transacciones entre empresas, comunicaciones diplomáticas y militares, archivos legales. Las investigaciones de la Agencia por fin tendrán una primera gran culminación en este magno complejo donde todos esos documentos podrán ser leído con la facilidad de quien hojea un periódico.

La red de espionaje de la NSA

Tal parece que este es un último y desesperado esfuerzo por parte de la NSA para sacudirse cierta obsolescencia que la rodea, sobre todo a raíz de su imposibilidad para prevenir incidentes ocurridos en suelo estadounidense desde que esta agencia fue creada en la década de los 50. Los ataques del 11 de septiembre de 2001 figuran como la demostración más evidente de su ineficacia en materia de seguridad. Misma que se acentúa ante los nuevos recursos de quienes sirviéndose de medios cibernéticos parece que han rebasado toda concepción formada antaño en materia de seguridad nacional. Paradójicamente, han sido justamente todos estos sucesos los que han puesto la mesa para que el espionaje adquiera de pronto un sentido positivo que lo hace ver legal y hasta impostergable.

Con una superficie de 2 mil metros cuadrados y costos de construcción y de operación que se cuentan en miles de millones de dólares, el Utah Data Center será un monumento que pervierte de de manera bastante sintomática una de las categorías que en años recientes han servido para definir la actividad humana por antonomasia: la comunicación.

“Cualquiera es un objetivo; cualquiera que se comunique es un objetivo”, sentenció al respecto un oficial de la NSA

[Wired