*

X
A pesar de que siempre veas a Paris Hilton sonriendo, lo cierto es que la felicidad está ligada, a mediano y largo plazo, con las vivencias y no con las pertenencias.

 relacion entre dinero, pertenencias, y felicidad

A pesar de que el título de este artículo podría considerarse una obviedad, ya en la práctica la mayoría de las personas caemos en la adoración inconsciente de los objetos —el síndrome “I shop therefore I am”, "Compro, luego, existo", en palabras de Bárbara Kruger.  Cabe aclarar que este no se trata de un séquito de entes deshumanizados sino de un enorme porcentaje de la población que estamos expuestos a una agenda que, toda costa, promueve el consumo.

Nuestro mapa cultural está formado por una compleja red de asociaciones que vamos tejiendo a lo largo de nuestras vidas. Y precisamente es en este nivel dentro del cual actúa el incentivo a consumir: en la actualidad es difícil concebirnos, y concebir al otro, sin recurrir a asociaciones entre el ser y los objetos que le rodean. Este fenómeno repercute incluso en la sociología contemporánea, en las nuevas tribus, que están en muchas ocasiones definidas por las pertenencias materiales: eres Mac o eres Windows, estás más en el ánimo Nike o en el Vans, o tu personalidad tiende más hacia los Ray Ban que a los Oakley, etc.

Ya en alguna ocasión, en un artículo titulado “El consumismo te esclaviza con la promesa de ser feliz”, reflexionamos sobre esta práctica comercial que impacta en los planos más profundos de la psique social y que, ligada a este modelo de asociación entre identidad y posesiones, nos ha convertido en lo que somos: consumidores insaciables. De hecho, para aquellos que poseen una “mayor” conciencia, el mercado ha encontrado la forma de satisfacerlos con líneas de productos sustentables o que son producidos bajo un esquema de fair trade, lo cual, como bien advierte el filósofo Slavoj Zizek, podría no ser más que una sofisticada estrategia comercial.

Pero volviendo a esta promesa tácita de que la felicidad está ligada a la posesión de objetos materiales, existen estudios que han comprobado científicamente lo que muchos sabemos pero pocos practicamos: la felicidad tiene poco que ver con las pertenencias.

En enero pasado se publicó una investigación en el Journal of Personality and Social Psychology que  la vez aprovecha data de ocho estudios anteriores en los que se prueba que a mediano plazo, es decir después del característico high que puede provocarnos el adquirir algo,  la felicidad guarda una significativamente mayor relación con las experiencias que con las pertenencias. Curiosamente en el estudio, o al menos en el artículo que sobre el mismo se publicó en el diario Live Science, las dos variables se ligan al consumo, es decir, sugieren que gastar tu dinero con fines experienciales, desde salir de vacaciones hasta ir al cine o a un restaurante, aportarán más a tu felicidad que comprar, por ejemplo, un iPhone.

“Si estás tratando de comprar la felicidad, será mucho mejor que dirijas tu dinero hacia una isla tropical que a una nueva computadora”, nos dice Raechel Rettner, quien firma el artículo en Live Science. Pero más allá de que mi colega Rachel o los investigadores que participaron en el estudio, se hayan mantenido en el tablero de juego monetario, existe una razón fundamental para explicar por qué una experiencia es ampliamente más redituable para una sonrisa perenne que una pertenencia: la primera de ellas la juzgamos, comúnmente, en referencia a sí misma, mientras que la segunda, casi inevitablemente, la comparamos con otras cosas: aquellas que no tenemos.

Para continuar, y despegándonos del estudio y del artículo citados pero manteniendo la premisa de que la vivencia nos hace más felices que la propiedad, en terminos hegelianos podemos proceder a la síntesis de este binomio: hay miles de experiencias que no requieren de dinero. Sí, aunque muchos piensen que es casi imposible acceder a experiencias memorables sin usar unos cuantos billetes, lo cierto es que muchas de las vivencias más gratas que tenemos registradas, estoy seguro, no te han exigido un gasto monetario. De hecho, te invito a que hagas un recuento de tus memorias más preciadas y compruebes que buena parte de ellas no ocurrieron a costa de tu presupuesto.

A continuación comienzo una lista, que espero los lectores me ayuden a completar, con algunas experiencias que sin duda nos aportarán recuerdos más dulces en un par de años que el último gadget que adquirimos o el nuevo auto que deseamos:

- Observar una lluvia de estrellas (en PS tratamos de alertarlos cada vez que ocurren estos eventos).

- Comenzar y terminar un buen libro (puede ser prestado por un amigo o pedido en una biblioteca pública).

- Practicar una inédita posición sexual con tu pareja.

- Dedicar un día a romper radicalmente la rutina (incluso puedes recurrir a un disfraz para sali a caminar por las calles).

- Asistir a una persona querida en algún problema (o, aún mejor, a un desconocido).

- Rememorar los instantes más felices de tu vida. 

- Levantarse a ver el amanecer (cortesía de Sombra Rosa).

- Plantar una planta y verla crecer (cortesía de Seba)

- Contagiar una sonrisa (cortesía de Sergiollo)

- Ir de acampada a la montaña (Ikix)

- Trotar en el crepúsculo (Alejandro)

En fin, espero que este artículo, así como muchas otras notas publicadas en Pijama Surf, representen al menos un puñado de granos de arena abonados a la consecución de una titánica misión: revertir la tendencia del consumismo y ayudarnos a desasociar dos conceptos que jamás debieron de haberse entretejido: identidad y pertenencia material. 

Twitter del autor: @paradoxeparadis

 

Surf The Waveform Podcast 10 Splatter - Raw Days Live

Por: pijamasurf - 03/26/2012

Para la décima entrega de nuestro podcast de techno, presentamos a Splatter, oscuro e inexorable yucatechno que triunfa en Europa con una gran calidad sonora

 

En la 10 entrega del proyecto Surf the Waveform de Luca Ortega (Líneas de Nazca) para Pijama Surf, en el que rescatamos los mejores sonidos del techno que pasan desapercibidos, volvemos a tener el gusto de presentarles talento 100% mexicano: Frank Gonzalez aka Splatter,originario de Merida, Yucatán. Splatter es el invitado de honor con su muy especial forma de conceptualizar su sonido, el cual es para nosotros una muestra fiel de lo que están haciendo los artistas mexicanos en el extranjero.

Además de productor, DJ y live p.a. Splatter junto con Coeter One maneja su propio sello, Frucht, el cual está teniendo una gran aceptacion en la escena global de techno contemporáneo con un roster muy interesante de artistas que buscan y exploran su propia visión sin estar sujetos a modas o trends en la escena internacional.

El sonido de Splatter es de un corte mas oscuro, de grooves serios y sólidamente estructurado, sin duda un buen ejemplo de talento nacional de exportacion.

Esperamos que ustedes disfruten y conozcan mas de lo que México esta aportando a la escena contemporánea de musica electrónica...Con ustedes, Splatter

1.- ¿Cuándo empezaste a producir música electrónica?

Como hace 10 años.

2.- ¿Cuáles son tus herramientas favoritas para hacer música, software o hardware? ¿Cuál es tu secuenciador favorito?

Software, Ableton live.

3. ¿Cómo empieza un  track para ti? ¿Con un ritmo, una melodía, una línea de bajos o tal vez solo un sample? 

Bueno, usualmente empiezo con un concepto.


4. ¿Algún comentario sobre esta grabación? ¿Fue grabada en vivo o en un estudio?

Este es algo similar al live PA que estaba tocando an varias presentaciones en el 2011 y a principios del 2012, es un poco diferente de lo que estaba haciendo como live act, mucho más enfocado en el techno y bastante monótono y lento, muchos high hats lineales todo el tiempo y algunos elementos de dub techno, creo que está bueno, pero claro, ustedes decidan. La grabación es mayormente estructurda en vivo excepto los últimos 15 minutos que son improvisación libre. 

 5.  ¿En que lugares o venues has disfrutado más tocar? 

En distintos, desde bodegas industriales, algunos buenos clubs y algunas fiestas privadas con mis amigos.

 6. En otros temas, ¿qué piensas de una parte de la música mainstream, estilo el pop pegajoso hecho para las masas como el de Lady Gaga o Britney Spears? ¿Crees que está hecho como un tipo de control mental o para lavar el cerebro de las personas

Sí lo creo.

7. Cuéntanos sobre tus influencias. ¿Han influido las drogas psicotrópicas en tu música?  ¿Nos podrías hablar de la relación entre las sustancias psicoactivas y su proceso creativo?

Por un tiempo fueron una gran influencia, sobre todo en mis inicios como músico, ahora  estoy más influido por los patrones sociales, política, y situaciones personales.

8. En cuanto a influencias musicales, ¿qué han estado escuchando últimamente? ¿Qué artistas recomiendas? ¿Qué otros artistas fuera de la música te gustan?

Recomedaría a Amon Tobin, Plat, Kreng, Yagya, Brandt Bauer Frick, Exploiding Costumer, Sunn 0)), Floex, Hecq e Integral por decir algunos. Además de la música, me gusta el escritor Michel Houellebecq y el fotógrafo Nihil sty (http://leventre.net) quien por cierto hará la portada de mi siguiente álbum.

 9. Esto es algo que le estamos preguntando a todos: ¿has oído sobre esta onda del 2012, de la que se habla por todos lados, una especie de fin del mundo o evolución planetaria? ¿Qué piensas de esto?   

Sé que los mayas eran precisos en muchas cosas, pero no estoy seguro que las gente moderna sepa interpretar todo esto.

10. La música electrónica tiene una relación íntima, casi interdependiente, con la tecnología, ¿hacia dónde ves que vaya la música del futuro, al tiempo que la tecnología sigue acelerando?

Aunque la música electrónica está evolucionando rápidamente, creo que el futuro de la música electrónica será más sobre la aplicación directa de frecuencias sobre ciertas regiones del cerebro, causando una reacción específica en los humanos.

Splatter en la red:

 Frucht Label

Twitter

Sound Cloud

Luca Ortega/Líneas de Nazca:

 Soundcloud

 Facebook

 Twitter

 Surf the Waveform en Facebook