*

X

El hecho más asombroso del universo: somos polvo de estrellas (VIDEO)

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/07/2012

Un épico video insemina la conciencia de ser polvo de estrellas en nuestras células (una resonancia cósmica).

El físico Nel DeGrasse Tyson comparte en este inspirador video lo que considera es el hecho más asombroso del universo --nuestra propia esencia cósmica. Una especie de experiencia religiosa científica:

El hecho más asombro  [del universo] es saber que los átomos que constituyen la vida en la Tierra, los átomos que componen el cuerpo humano, son rastreables al crisol que cocinó y transformó elementos ligeros en elementos pesados en su núcleo bajo temperaturas y presiones extremas. Estas estrellas, las de mayor masa, se volvieron inestables al final de su existencia, colapsaron y luego explotaron y desperdigaron sus entrañas enriquecaidas a lo largo de la galaxia, entrañas hechas de carbón, nitrógeno, oxígeno y todos los ingredientes fundamentales de la vida. Estos ingredientes se convierteron en nubes de gas que se condensaron y colpasaron y formaron la siguiente generación de sistemas estelares. Estrellas con planetas en órbita y estos planetas ahora tienen los ingredientes para la vida. Asi que cuando volteo a ver la bóveda celeste... y sé que somos partes de este univero y estamos en este universo, pero quizás más importante que esos hechos, es que el universo está dentro de nosotros... mis atomos vinieron de esas estrellas, hay un nivel de conexion.

Tal vez un poco demasidado empalague astral en el video --especialmente por la música. Pero no hay duda que la conciencia de este solo hecho nos otorga un sentido de pertenencia tan hermoso como misterioso. Entendemos literalmente la frase crística: "El reino de los cielos está dentro de vosotros". Especialmente si jugamos a especular --y podemos hacerlo justo porque somos polvo de estrellas y nuestras mismas neuronas son herederas de esa luz original. ¿Podría existir un efecto de entrelazamiento cúantico debil que permanece más allá del paso del tiempo? Puesto que de haberlo, ya que cada partícula que ha estado en contacto entre sí es parte de un sistema de interconexión que transmite estados físicos, podríamos estar cuasi eternamente entrelazados con todos lo átomos del universo: y lo que sucede en las estrellas estaría fluyendo por nuestro cuerpo, en este instante.  Por otro lado si existe una memoria en la materia, que no depende exclusivamente del ADN (el cual sería sobre todo un sintonizador de esa memoria que los hinduistas llaman Akasha) es posible (aunque esto es una especulación seudo científica: con la libertad de ser polvo de estrellas e imaginación) que nuestros átomos almacenen aún la información de aquel crisol prístino en el que se cocinó lo que sería la vida en un estallido de luz. Memoria, en suma, de todo el universo, de todos los instantes: en la conciencia inaccesible de un electrón.

Para terminar con esta reflexión recordamos aquella frase de Shakespeare, dicha por el mago Prospero "We are such stuff/ As dreams are made on". Y me preguntó si no hay una conexión entre ese ser sustancia de sueños y ser polvo de estrellas. Un enigma profundo sobre la ontología compartida de todos los seres de este universo. Una última frase:

"Los iroqueses tienen, propiamente hablando, una sola Divinidad --el sueño", Father Jacques Frémin, 1669-70

[Daily Grail]


Los fundamentos físicamente psicodélicos de las lámparas de lava

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/07/2012

Las lámparas de lava, aunque parecen un ornamento o un entretenimiento sencillo, funcionan con base en interesantes fundamentos físicos y químicos.

Muchos conocemos las llamadas “lámparas de lava”, objetos de adorno en los que una burbuja se mueve pesadamente en un líquido denso que parece simular el espeso magma que puede escurrir de un volcán cuando este hace erupción.

Esta curiosidad posee fundamentos físicos bastante interesantes, pues, de entrada, requiere de la presencia de dos líquidos al interior del recipiente que los contiene, cada uno con distintas polaridades, opuestas entre sí. Por un parte el agua, una molécula polar en cuyos átomos los electrones y los protones se alinean en lados distintos; por otra, el aceite, una molécula no polar cargada por todos lados. La interacción de ambas tiene como resultado su oposición recíproca.

Asimismo, en este fenómeno también interviene la gravedad, pues sin esta fuerza los líquidos también se confundirían irremediablemente. Se trata particularmente de la noción de “gravedad específica”, que revela qué tan denso es un líquido con respecto al agua (la cual siempre tiene el valor 1.0). Con la inclusión del tercer elemento, la cera coloreada que sube y baja y constituye el centro de este entretenimiento, dicha densidad se ve afectada por la temperatura: cuando esa gotas se calientan, sus moléculas se sacuden hasta adquirir una configuración menos densa y, por lo tanto, emergen sobre el líquido más denso que las contiene, aunque después vuelven a enfriarse y retomar su estructura original, con el consecuente descenso en su posición.

Por último tenemos el fenómeno conocido como tensión superficial, necesario para mantener dicha gota de cera más o menos íntegra y uniforme, en un gran globo que a ratos se extiende pero sin perder del todo su cuerpo original —salvo, claro, por la superficie caliente en la parte superior que rompe con la tensión.

Y si bien se desconoce la composición química exacta al interior de una lámpara de lava, por razones comerciales, es muy probable que se trate de agua salina.

En suma, un espectáculo sencillo solo en apariencia.

 

[io9]