*

X
Ritmos oníricos y coquetas ensoñaciones, cortesía del maverick japonés de la música electrónica, Susumu Yokota; los 12 tracks incluídos en el álbum te llevarán de paseo a risueñas transiciones sonoras.

portada de dreamer, el nuevo disco de susumu yokota

Música para coquetear telepáticamente. Esta frase es una de tantas que podríamos emplear para describir el nuevo disco de Susumu Yokota. A lo largo de los doce tracks que lo componen, este maverick japonés nos deja en claro que luego de 22 álbumes y más de 18 años de carrera –y a diferencia de la mayoría de proyectos electrónicos, que suelen ser efímeramente virtuosos– su pulso creativo mantiene una admirable lucidez, mientras que su gusto por la exploración sonora no cesa.

Tal vez la mayor virtud de Dreamer es su versatilidad, pues es este un álbum exquisitamente maleable. Por momentos nos recuerda a una especie de diálogo sinóptico, en el que están participando simultáneamente una decena de interlocutores. Y en este sentido un ejercicio bastante recomendable sería dedicarle una sesión, con ojos cerrados y palpable silencio, a escucharlo de principio a fin, tratando de detectar cada uno de los binomios entidad/atmósfera que desfilan a lo largo de su flexible transitar.

Desde hace años no escuchábamos un disco del señor Yokota, que fusionará con tal agilidad las dos principales vertientes de su obra: el ambient, acompañado como suele suceder en el caso de este autor, de elegante introspección, y que en está ocasión es representada por tracks como "Legendary Stream", y el lucid house, que en manos de Susumu destaca por su pro-pulsante sutileza, y cuyos embajadores dentro de este álbum, serían "Inception" y "Animiam of the Airy". Pero no contento con esta comunión, la ensoñación sonora a la que invita Dreamer incluye también atisbos de oniricidad étnica, como en el caso de "Human Memory" y "Quiet Room", que terminan por forjar en esta obra un esperanzador manifiesto  musical.    

En lo personal, consideró que Dreamer podría ser el más fino lanzamiento de Yokota en los últimos años, tal vez desde Grining Cat (2001), y creo que fácilmente estaré  volviéndolo a reseñar en nueve meses, cuando nos encontremos preparando nuestra lista de los mejores discos del 2012. 

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Lucio Montlune

Narco bienvenida: "Los Caballeros Templarios" se hace presente para recibir al Papa Benedicto XVI en México

Por: pijamasurf - 03/19/2012

El cartel de narcotraficantes, "Los Caballeros Templarios", inicia tregua de violencia para recibir al máximo pontífice, Benedicto XVI, en su visita a Guanajuato, México; el anuncio se hizo mediante narcomantas.

narcomanta que anuncia bienvenida a papa benedicto XVI a mexico de los caballeros templarios

Haciendo gala de su religiosidad, el cartel michoacano de narcotraficantes, que surrealmente se autodenomina "Los Caballeros Templarios", ha ofrecido un cese a la violencia durante la visita del Papa Benedicto XVI, para honrar la visita del máximo pontífice al estado vecino de Guanajuato, México. El anuncio fue transmitido, a la usanza de estos grupos criminales, a través del uso de mensajes impresos en grandes telas, las llamadas "narcomantas". "Sí, fueron puestas las mantas", aseguró a la agencia de noticias AFP un funcionario del gobierno local que prefirió guardar el anonimato.

"Los Caballeros Templarios se deslindan de cualquier acción bélica, no somos asesinos, bienvenido el Papa", señala uno de los anuncios.

Las "narcomantas" fueron desplegadas en siete puntos alrededor de Guanajuato, un pequeño estado ubicado en la zona centro de México. Benedicto XVI arribará a la entidad el próximo 23 de marzo, como parte de su visita a este país, por cierto uno de los que más fieles aportan a la iglesia católica. La visita del Papa estará vigilada por mas de seis mil elementos de seguridad local, más los que el gobierno federal decida sumar. Al evento público en el que participará el líder de la religión de la cruz,  se calcula que asistirán cerca de 800,000 personas. 

Los Caballeros Templarios surgieron el año pasado en Michoacán, producto de la escisión del sanguinario cartel conocido como La Familia y, al igual que sus grupos contrincantes, no titubean en dosificar muerte y crueldad a cualquiera que ose oponerse en el desarrollo de su negocio, el tráfico de drogas.