*

X
Ritmos oníricos y coquetas ensoñaciones, cortesía del maverick japonés de la música electrónica, Susumu Yokota; los 12 tracks incluídos en el álbum te llevarán de paseo a risueñas transiciones sonoras.

portada de dreamer, el nuevo disco de susumu yokota

Música para coquetear telepáticamente. Esta frase es una de tantas que podríamos emplear para describir el nuevo disco de Susumu Yokota. A lo largo de los doce tracks que lo componen, este maverick japonés nos deja en claro que luego de 22 álbumes y más de 18 años de carrera –y a diferencia de la mayoría de proyectos electrónicos, que suelen ser efímeramente virtuosos– su pulso creativo mantiene una admirable lucidez, mientras que su gusto por la exploración sonora no cesa.

Tal vez la mayor virtud de Dreamer es su versatilidad, pues es este un álbum exquisitamente maleable. Por momentos nos recuerda a una especie de diálogo sinóptico, en el que están participando simultáneamente una decena de interlocutores. Y en este sentido un ejercicio bastante recomendable sería dedicarle una sesión, con ojos cerrados y palpable silencio, a escucharlo de principio a fin, tratando de detectar cada uno de los binomios entidad/atmósfera que desfilan a lo largo de su flexible transitar.

Desde hace años no escuchábamos un disco del señor Yokota, que fusionará con tal agilidad las dos principales vertientes de su obra: el ambient, acompañado como suele suceder en el caso de este autor, de elegante introspección, y que en está ocasión es representada por tracks como "Legendary Stream", y el lucid house, que en manos de Susumu destaca por su pro-pulsante sutileza, y cuyos embajadores dentro de este álbum, serían "Inception" y "Animiam of the Airy". Pero no contento con esta comunión, la ensoñación sonora a la que invita Dreamer incluye también atisbos de oniricidad étnica, como en el caso de "Human Memory" y "Quiet Room", que terminan por forjar en esta obra un esperanzador manifiesto  musical.    

En lo personal, consideró que Dreamer podría ser el más fino lanzamiento de Yokota en los últimos años, tal vez desde Grining Cat (2001), y creo que fácilmente estaré  volviéndolo a reseñar en nueve meses, cuando nos encontremos preparando nuestra lista de los mejores discos del 2012. 

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Lucio Montlune

Brixels: el movimiento de arte urbano que pixelea la realidad (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 03/19/2012

En la ciudad de Detroit tiene lugar un movimiento de arte urbano conocido como Brixel: una subversión del aspecto citadino que convierte los bloques de las edificaciones en imágenes pixeleadas, resignificando la uniformidad propia de una metrópoli industrializada. Esta nota es presentada por Vans como parte de su auspicio de la cultura urbana en Pijama Surf

La industrializada ciudad de Detroit, como algunas otras pocas del mundo, se caracteriza en su arquitectura urbana por el uso de tabiques, bloques claramente identificables que se acumulan y amontonan uno sobre otro hasta formar gruesas paredes que son una especie de símbolo de la organizada vida metropolitana.

Quizá para restar un poco de esta uniformidad un movimiento artístico de nombre Brixel busca intervenir la grisura propia de una ciudad como esta transformando dichos bloques, coloreándolos de tal modo que a la distancia parecen los pixeles expuestos de una imagen computarizada —de ahí su nombre: brick, bloque en inglés, mezclado con pixel: brixel.

Así, el lema clásico según el cual “Detroit es un lienzo en blanco”, queda de esta manera subvertido, maculado con las nociones mucho más complejas que implican la diversidad, la individualidad, el hecho de que una ciudad la componen personas y no solo edificaciones.

Contenido cortesía de Vans México