*

X

La timidez es ya, oficialmente, una enfermedad mental

Salud

Por: pijamasurf - 02/13/2012

La nueva edición del tristemente célebre DSM —ese manual para inquisidores— hace de comportamientos como la timidez y la excentricidad síntomas dignos de atención psiquiátrica; pero si todos estamos locos, ¿quién necesita a estos médicos de la mente?

El DSM tiene fama de ser una especie de manual para inquisidores de las enfermedades mentales, una lista, las más de las veces polémica, que intenta agotar todos los signos que hacen de una persona candidata a la atención médica y la institucionalización.

Asimismo, con cada edición pareciera que los encargados de su redacción tienen la consigna de etiquetar a la humanidad entera, sujeto por sujeto, con algún trastorno mental, haciendo de condiciones y características inocentes e innegablemente humanas, signos casi demoníacos de un padecimiento imposible de pasar por alto.

Así, en la más reciente versión del Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, el DSM-5, que se publicará en mayo de 2013, está previsto que se incluyan como “problemas” comportamientos como la timidez, la aflicción o la excentricidad. Por otro lado el manual habla también de un “trastorno de oposición desafiante” para los niños que desobedecen y reduce a una depresión patológica la reacción humanamente previsible de alguien que ha sufrido la pérdida de un ser querido.

Ahora bien, si ya esto es alarmante desde cierta perspectiva no especializada, incluso psiquiatras reconocidos y experimentados ven con recelo la negligente ambición del DSM. Allen Frances, profesor emérito en la Universidad Duke, dice por ejemplo que esta nueva edición del DSM “amplía radical y temerariamente los límites de la psiquiatría”.

Por otro lado, otros campos como la criminología y el ámbito de lo judicial podrían verse transformados si delitos como la violación y el abuso sexual se amparan en la terminogía “trastorno parafílico coercitivo” que el DSM propone.

Sin embargo, también es cierto que, visto con malicia, esta desmesura de los psiquiatras puede volverse en su contra y socavar tanto su disciplina como su cuestionable autoridad basada en este conocimiento, pues si todos sufrimos algún tipo de trastorno mental, ese “todos” incluye también a los médicos de la mente supuestamente capacitados para curarnos —lo que sea que eso signifique.

[Yahoo]

Otro hombre embarazado que da a luz

Por: pijamasurf - 02/13/2012

Siguiendo los pasos de Thomas Beatie, el primer hombre en mostrar orgulloso una prominente barriga producto de su embarazo, ahora un congénere suyo en Inglaterra da a luz a un niño.

Algunos años atrás la opinión pública se vio sorprendida por las imágenes de un hombre que, no sin orgullo, mostraba su prominente barriga de embarazado. Se dijo entonces que el sujeto, de nombre Thomas Beatie, era el primer hombre capaz de llevar en su vientre a un hijo suyo. Y aunque técnicamente esto era cierto solo a medias —pues Beatie era originalmente mujer que cambió su sexo pero que con un tratamiento hormonal pudo quedar preñado ante la infertilidad de su pareja— dichas sutilezas no menguaban el impacto de las imágenes, el hecho, hasta entonces contradictorio, de ver un hombre embarazado.

El de Beatie, sin embargo, no es el único caso, y desde que este se dio a conocer han surgido otros hombres, en condiciones similares, que también han concebido a sus vástagos.

En estos días, por ejemplo, un hombre en Inglaterra está a punto de dar a luz a un niño, y aunque se conocen pocos detalles de su identidad —se dice que ronda los 30 años de edad, pero no se sabe ni su nombre ni el género de su pareja—, es evidente que en la cirugía de cambio de sexo conservó su útero y sus ovarios, por lo cual pudo concebir.

Joanna Darrell, de la Sociedad Beaumont con sede en Inglaterra que se apoya a la comunidad transgénero, asegura que el hombre se acercó a la organización en busca de consejo y sobre las implicaciones que tendría en su salud retener su útero. Seis meses después de esta primera visita, el susodicho regresó a la Sociedad a agradecer la asistencia recibida y comunicarles que había tenido al niño.

Según Darrell, este sería el primer hombre inglés en embarazarse y parir y el tercero en el mundo —después de Beatie y un segundo caso en España.

[Telegraph]