*

X
¿Están acabando Google y Facebook con el refinado placer de surfear la web a la deriva y perderse por las calles digitales sin propósito definido, con la posibilidad de encontrar lo inesperado y, en el proceso, expandir la mente?

Pocos placeres más refinados que vagar por las calles de un lado a otro sin llevar una dirección establecida, siguiendo veleidosamente aquello que va surgiendo y nos llama la atención, con la curiosidad y la estética como únicas consignas. Deambular observando a las personas, las modulaciones de la luz, los objetos de los aparadores, la arquitectura en movimiento, escuchando los sonidos de la urbe y entrando en un estado de alerta atemporal, sin participar en el ritual cotidiano de aquellos que transitan las calles con un propósito definido, conmutando hacia su trabajo o hacia una cita con premura.

Este es el placer del flâneur, que Baudelaire y Walter Benjamin celebrararon con un linaje dandy de estimulación perceptual, haciendo un arte hedonista y hiperesteta de las caminatas citadinas. El deleite de dilatarse en la contemplación. "La gastronomía del ojo", según Balzac. Guy Debord amplía el concepto de flâneur con el de la deriva: una caminata que hace surgir el inconsciente —de la ciudad y de la mente. El flâneur que fluye por corrientes secretas, sin cauces determinados, se sumege en un espacio psicogeográfico: las calles son también estados mentales.

Curiosamente a finales de los años 90, en pleno apogeo del entusiasmo por el Internet (que explotara una burbuja), se trazó una notable analogía entre los flâneurs parisinos del siglo XIX y los ciberflâneurs que se veían arrastrados por los vientos de la información, divagando por las nuevas carreteras del ciberespacio, sin un rumbo fiijo, surfeando data, link tras link, activando un estado de conciencia en el que el tiempo —esa prisión o presión— se desvanecía. Y aquellos que despertaron al Internet a finales de los 90 podrán recordar estos vastos páramos digitales de HTML que nos conducían, como los pasadizos de un laberíntico palacio, a nuevos jardines etéreos. Una sensación de navegar por navegar, hasta donde nos llevara la corriente hipervinculada de este mar de información que se abría como un pórtico flamante. (Nostalgia se apodera del redactor de esta nota al evocar sitios como Fusion Anomaly  —tejidos como una red sináptica infnita—, Deoxy o el viejo Disinfo: emotivos apriscos de las primeras excursiones digitales que, en términos de Oscar Wilde, no obedecían a un imperativo utilitario, pero por ello se acercaban a la experiencia artística. Y podíamos ser entonces como el colibrí sibarita de ciberflores).

El crítico de la Web, Evgeny Morozov, escribe un artículo en el New York Times donde argumenta que estamos presenciando el ocaso del ciberflâneur ante un Internet que acaba con la libre divagación y aplasta el encantamiento original de los surfers nativos. Morozov cita un texto de 1998 en el que se celebraba la llegada de un artistócrata digital: "Lo que la ciudad y las calles eran al flâneur, son ahora el Internet y la Supercarretera  para el ciberflâneur".

Algunos lectores recordarán las viejas metáforas que construyeron el imaginario de la web. El ciberespacio era considerado un territorio que se extendía en un espacio alternativo , que no había sido colonizado por gobiernos y corporaciones, donde —siguiendo el término acuñado previamente por McLuhan— podíamos surfear ríos de información e incluso conquistar tierras vírgenes. Esto se refleja en los nombres de los primeros Navegadores Web como "Internet Explorer" y "Netscape Navigator" o en tempranos motores de búsqueda como "Magellan". Y uno "descubría" sitios web a los que era difícil que muchas personas pudieran llegar —al menos no de la manera masiva como hoy lo permite Facebook y Google.

En París fue la urbanización moderna lo que en alguna medida acabo con la divagación diletante de los flâneurs originales. En un principio fueron el alumbrado público y la demolición de las pequeñas calles medievales  —lo que daría luego paso a los automóviles y los centros comerciales— los que dificultaron este placer ambulante. Algo similar ocurre con la Web, según Morozov:

Algo similar le ha pasado al Internet. Trascendiendo su identidad lúdica original, ya no es un lugar para deambular —es un lugar para hacer las cosas. Ya casi nadie "surfea" la Web . La popularidad del paradigma de las apps, donde aplicaciones de tabletas y teléfonos móviles nos ayudan a a realizar lo que queremos sin tener que abrir un navegador o visitar el resto del Internet, ha hecho menos probable el ciberflânerie.

Sin duda Internet se ha vuelto más preciso y eficiente. Google es el equivalente de un sistema de autopistas de primer mundo, donde no se necesita atravesar pequeños poblados o calles para llegar al lugar que queremos. Estamos casi siempre a un clic de distancia. Lo cual seguramente significa para muchos un enorme progreso, pero también es verdad que nos hace perdernos el goce inesperado que pueden significar los detours y el sightseeing.

Empezamos a vivir en la web de tiempo real,  en la que cada tweet y actualización se indexa instantáneamente  y se despliega ante nuestras pantallas en cómodos bits que nos permiten recibir al mundo —o al menos  la representación del mundo— sin tener que aventurarnos fuera de sitios como Facebook o Twitter.

Google incorpora cada vez más a sus resultados información en tiempo real que permite satisfacer nuestras interrogantes sin tener que visitar a otros sitios —por ejemplo, los resultados de clima, del mercado bursátil y demás. La manera en la que consumimos información hoy en día nos permite escanear los titulares —o breves resúmenes— sin tener que navegar más allá de un homepage.

Pero quizás la mayor amenaza de este ciberflânerie es lo que Morozov llama "la tiranía de lo social", mejor ejemplificada en la visión de Facebook. El flâneur es esencialmente un individuo solitario, que no participa en las mareas comunales —se mantiene fuera del mainstream para atisbar los detalles que nadie observa. Algo que se opone diametralmente  al modelo de negocios de Facebook , en el cual la clave es la pérdida del anonimato y la exacerbación del compartir nuestras vidas —ya que lo que hacemos, si lo hacemos socialmente, genera mayores ingresos de publicidad y es más valioso para las agencias de marketing. A través de sistemas como Facebook Connect y de sociedades con otros gigantes de la web como Spotify y Netflix, no solo compartimos todo lo que hacemos en Facebook, sino fuera de esta red social. Y si bien es posible navegar de manera incógnita, Facebook hace que esto sea cada vez más difícil y más incómodo. Como si debiéramos rechazar la soledad por default, dice Zuckerberg: "se siente mejor estar conectado a todas estas personas, tienes una vida más rica".  En el mundo del  frictionless sharing de Facebook (compartir sin fricción) ya no es necesario que tengamos la voluntad de comunicar: el solo hecho de estar en un sitio y de ver algo lo hace público —lo que sería equivalente a tener una cámara que te siga por las calles de una ciudad y se transmita en una pantalla en esas mismas calles y en las pantallas de las personas que permanecen en sus casas.

Por otro lado esta proliferación del compartir reemplaza el encanto de mostrarle a alguien —a una persona o a un grupo especial— lo secreto, las joyas que encontramos en los rincones —de las calles o de la red. En cambio arrojamos cientos de links y de información en masa sin formar la complicidad de lo desconocido.

El blogger Robert Scoble explica:  "El nuevo mundo es: abres Facebook y todo lo que te importa desfila por la pantalla". A diferencia de ir a buscar, de una aventura secreta, Facebook nos coloca en la procesión, en el mercado sobre ruedas que llega a nosotros sin que tengamos que movernos y nos ofrece justo lo que queremos. 

Esto es lo que acaba con la ciberflânerie. Ya que la esencia de la divagación del flâneur es que no sabe lo que quiere. Según Franz Hessel, colaborador de Walter Benjamin, "para  poder practicar flânerie, uno no debe de tener nada muy definido en mente". 

Para ser justos habría que decir que sitios relativamente novedosos como Tumblr sí fomentan el placer artístico del ciberflânerie, llevándonos de blog en blog y enlace en enlace hacia rincones relativamente mariginales de la Web donde aún podemos encontrar las pequeñas maravillas que suelen encarnar los espacios intocados por el mainstream informativo y su característica recirculación de lo mismo. Tenemos por supuesto foros como 4chan o What is the Plan (el foro de Anonymous), los cuales captan aún la esencia prístina del Internet. Pero es indudable que existe una tendencia a que pocos sitios acaparen la gran mayoría del tráfico en avenidas que difícilmente conectan con calles oscuras y poco transitadas, donde quizás nos esperaría la radical otredad. Y en este sentido la estructura misma de la Web parece fomentar cada vez menos la ciberflânerie, de la misma forma que el urbanismo en algunas ciudades va en detrimento de los peatones o de los ciclistas.

Seguramente para muchos "la muerte del ciberflâneur" es un detalle insignificante y totalmente prescindible ante lo que el Internet permite hacer hoy en día. Pero ciertamente revela una cuestión de estilo —una preferencia utilitaria más que estética—, que nos modifica como entes que construyen su realidad, en gran medida, a partir de la información a la que nos exponemos. Y más allá de cierta superficie hedonista, la importancia del flâneur (y del  ciberflâneur) reside en que no solo es capaz de observar lo que los demás no observan —porque entra en otro estado de conciencia al salirse de la avenida principal y dejar que su mente fluya— también es, tradicionalmente, aquel que relata lo que nadie ve —nos ve desde fuera de la pecera. Si consideramos que el Internet es una especie de cerebro global, el ciberflâneur es el que explora esas partes del cerebro, como los psiconautas, que generalmente no exploramos. Algunos creerán que es mejor un mundo con menos personas viviendo estados alterados y otros creerán que es preferible un mundo con más personas alterando su mente y saliéndose de la caja. 

En sus inicios el Internet tenía un aspecto psicodélico que entusiasmó a personas como Tim Leary, Terence Mckenna o Douglas Rushkoff, quienes en numerosas ocasiones trazaron analogías entre un viaje de LSD (o de psilocibina) y surfear la Web: la información parecía canalizarse como una poderosa droga psicoactiva. Tal vez una de las consecuencias de la supuesta muerte del ciberflâneur, entendiendo que el medio es el mensaje, sea que el aspecto intrínsecamente psicodélico de la Red se esté perdiendo poco a poco.

[NYT]

Twitter del autor: @alepholo

Hat tip: David Metcalfe

¿Qué significa vivir sin dinero? Efusivo testimonio de Benjamin Lesage

AlterCultura

Por: pijamasurf - 02/15/2012

Directamente del correo de Pijama Surf ofrecemos a nuestros lectores el efusivo testimonio de Benjamin Lesage, joven francés que lleva un par de años experimentando una vida sin dinero, descubriendo en el camino la bondad del intercambio gratuito y generoso.

Un par de meses atrás dimos a conocer en Pijama Surf la noticia de una familia alemana que vive sin dinero y, por lo tanto, se ha convertido en uno de los ejemplos más icónicos de lo que sería vivir al margen del capitalismo, una existencia ajena a las cadenas de producción, consumo y desecho que más allá de sus implicaciones materiales o económicas, repercuten en el ánimo mismo del individuo y las sociedades, en sus patrones culturales y sus sistemas de valores, sus creencias, la idea que tiene de sus límites, la manera en que se relaciona con otros y la forma en que concibe el mundo.

Dicha nota encontró un eco considerable entre nuestros lectores, sin saber que uno de estos sería precisamente un protagonista de dicha experiencia, un joven francés de 25 años de nombre Benjamin Lesage que se dirigió a nuestro correo electrónico para ofrecernos una estampa de lo que significa, en este tiempo, vivir sin dinero.

Por supuesto accedimos a su petición y aunque con cierto retraso (una disculpa a Benjamin y a nuestros lectores por ello) ofrecemos ahora su testimonio, reproduciéndolo íntegro y, salvo por unas cuantas correcciones mínimas, tal y como llegó a nuestra dirección electrónica. Quizá, como el mismo Benjamin lo señala, la noticia de su experiencia aliente a otros no a seguir sus pasos ni el de sus compañeros de esta profunda aventura, sino a descubrir su propio y auténtico camino —indisociable de nuestro destino como comunidad.

 

19 de enero 2010. Tres jóvenes están en la carretera en La Haya, Holanda, los pulgares arriba y la sonrisa puesta en la cara. Nicola (26, Italia), Raphael (27, Alemania) y yo, Benjamin (25, Francia), tres europeos buscando su destino. Nos habíamos encontrado en la Universidad de La Haya y juntos habíamos empezado una asociación civil para promover soluciones ecológicas y convivencia intercultural. Y un día nació la idea de hacer un viaje para ir a México. Raphael y yo ya habíamos ido y Nicola lo quería conocer, y para no incrementar nuestra huella ecológica demasiado pensamos que era mejor no tomar avión y cruzar el charco con un barco. De repente pensamos que podríamos intentar viajar de la forma más sustentable posible: sin usar dinero, sin consumir, sin tomar agua embotellada, etc.

Nos fuimos entonces al final de enero con tres mochilas solares y un panel solar para no usar electricidad externa y cosechar la fuerza del sol, un filtro de agua, un poco de ropa y ¡una actitud positiva! La idea era solo movernos en ride —fueran en coches, camiones o barcos—, reciclar la comida en los restaurantes, mercados y dormir donde se pudiera Los primeros días eran difíciles por el frio, pero pronto llegamos al sur de España, luego cruzamos hacia Marruecos en un ferry con los choferes de tráileres y viajamos 5 semanas en Marruecos.

Los marroquíes fueron de lo más amables que se puede imaginar, con tanta fe en Allah todos se aplicaban en ayudarnos, dándonos de comer y un techo para dormir en cualquier lugar que nos encontráramos. Esa experiencia nos abrió el corazón y empezamos a entender que viajar sin dinero abre puertas desconocidas y que es una de la mejores formas para descubrir una cultura del hecho que necesitas a la gente: tienes que estar en contacto con ella todo el tiempo, tienes que aprender de ella.

Luego encontramos un chavo de Bélgica con su velero que aceptó llevarnos hasta las Islas Canarias, en España. El Puerto de Las Palmas en la isla principal es conocido por ser el último lugar de visita para los veleros que quieren cruzar el charco. Después de dos meses de esperanza encontramos finalmente dos italianos que aceptaron llevarnos hasta Cabo Verde y luego a Brasil. Durante la cruzada, teniendo tanto tiempo para pensar, Raphael y yo decidimos dejar el dinero por siempre. De repente entendimos que el dinero era una creación virtual y que sin ello se descubre un mundo más generoso, más amigable, más justo.

Llegando al norte de Brasil, Nicola, que no estaba tan de acuerdo con la idea de dejar el dinero, regresó a Europa y seguimos los dos hasta Guyana, donde Nieves(25, España), la novia de Raphael, se unió al viaje. De allá pasamos por Venezuela y Colombia, donde Camille(23, Francia), mi ex-novia, se unió también al viaje. Los cuatro cruzamos con otro velero para llegar a Panamá y subimos todo Centro América para llegar a México para la COP 16, que tendría lugar en Cancún.

Fueron como 30,000 kilómetros hechos en puro ride, sin usar dinero para nada (con la excepción de 4 veces en fronteras), durmiendo en todo tipo de lugar imaginable, viendo paisajes increíbles y descubriendo las culturas de un forma muy peculiar. Ese viaje nos permitió ver que la mayoría de la gente es buena y quiere ayudar, que todos buscamos las mismas cosas: felicidad, amor, paz, y que nada es imposible si realmente lo quieres.

Vivir sin dinero nos abrió la mente, el corazón y los ojos. Entendimos el valor (y la dificultad) de recibir y cuán necesario es aprender a recibir para poder dar con gratitud sin esperar nada en retorno. Vimos que lo único que el mundo necesita es amor y compasión, empatía hacia los demás y comprensión. Escuchamos muchas historias y vimos que mucha gente sueña con un mundo sin dinero, solo que con sus familias y situaciones no se lo pueden permitir. Con eso nos convencimos de que lo que hacíamos era algo valioso, que podía inspirar a la gente y más que todo permitir a muchos cuestionarse, reflexionar sobre el dinero, el sistema.

Cuestionarse es una parte importante de nuestra filosofía. Dejamos el dinero por eso. Cuestionándonos, preguntándonos porque usábamos dinero. Nuestra respuesta fue que la Tierra, la Naturaleza, el Sol, nos regalan sus frutos sin esperar nada a cambio. Todo nos fue regalado y lo injusto es acaparar recursos y venderlos como si fueran nuestros. Entendimos la injusticia inherente del dinero, el hecho de que en vez de compartir todo lo que hay en esta tierra (y hay suficiente para todos) lo vendemos con mucha avaricia. Es como un boicot: hemos dejado el dinero para nuestra propia felicidad, para seguir con nuestra armonía personal, congruencia entre lo que pensamos, sentimos y hacemos. Pero también vivir sin dinero es una manera de decir al sistema que no necesitamos eso, que hay otro camino. Y eso es algo que queremos compartir con el mundo: hay otro camino. Somos libres de cambiar si lo queremos.

Intentamos cuestionar todo, incluso usar o no el dinero. Cuestionamos cómo comemos —siendo veganos— para más paz con los seres vivos, menos contaminación y más salud. Cuestionamos la idea de tomar alcohol, drogas, etc.

Si vivimos sin dinero es porque creemos en el hecho de que si todos empezamos a compartir lo que tenemos, escuchando nuestras necesidades básicas, nadie se va a quedar sin comida o sin techo. Vivimos sin dinero porque dar y recibir sin intercambio es lo que hacemos todos naturalmente con nuestra familia —y en esta tierra somos todos hermanos. Vivimos sin dinero para romper con los esquemas, romper con esa cultura inculcada por el sistema, crear nuestra propia cultura, construir nuestra propia cultura basándonos en valores humanos como el compartir, el amor. Según nuestro punto de vista, el dinero es una barrera, nos impide liberarnos, tener dinero es tener seguridad, en otras palabras, no aceptar la realidad, no aceptar la ley de la naturaleza, tener miedo de lo que viene en vez de disfrutar del momento presente.

No decimos que es la solución o que todos deberíamos vivir así. Es un experimento, un camino, y esperamos que la gente se pueda inspirar en ello para buscar su propio camino.

Después de la COP 16, Nieves se embarazó y con Raphael regresaron a Europa, a Berlín, de ride, (¡hasta consiguieron un ride en avión!). Camille regresó también para estudiar y yo me quedé en México. Participé en varios proyectos en el Distrito Federal durante el 2011 y acabo de regresar de un viajecito en Estados Unidos de 3 meses donde viajé con dos mexicanas, Marissa (24) y Yazmín (26). Marissa está haciendo un documental sobre este viaje. Se puede ver el tráiler en su página web. Otra vez pudimos confirmar que la gente es buena y que un cambio está por venir, mucha gente se está levantando en los Estados Unidos para crear una cultura alterna. Visitamos a los movimientos Occupy y a Suelo, un hombre que vive sin dinero desde más de 10 años, en cuya cueva nos quedamos. De regreso en México estoy buscando un barco para regresar a Europa y unirme de nuevo con Raphael, Nieves, Camille y Alma Lucia, nuestro nuevo angelito, para buscar un terreno y crear una comunidad sin dinero.

Para más información: es.forwardtherevolution.net

El tráiler: http://vimeo.com/34648798

Ben