*

X

Hombre sobrevive 2 meses hibernando luego de quedar atrapado en su coche bajo nieve

Por: pijamasurf - 02/19/2012

Un hombre de 45 años permaneció atrapado dentro de su automóvil, bajo la nieve, durante ocho semanas y sobrevivió; la noticia ha causado conmoción en Suecia.

En una historia que es dificil de creer pero que al parecer fue cierta, un hombre en Suecia sobrevivió dos meses encerrado en su coche. El hombre de 45 años fue rescatado en estado cercano a la inanición, luego de haber desaparecido hace un par de meses cerca de su hogar, al sur del país. 

Un par de removedores de nieve encontraron el coche, sepultado bajo una gélida capa, y notaron movimiento al interior del automóvil. Su sopresa fue enorme cuando se encontraron a una persona, envuelta en una bolsa de dormir, en la parte trasera del vehículo. "Simplemente increíble que haya sobrevivido sin comida" afirmó uno de los rescatistas al diario local Vasterbottens-Kuriren. De acuerdo con la agencia Reuters, el hombre lleva pocos días recuperándose en el Hospital de la Universidad de Umea, y al parecer su condición es buena, considerando las circunstancias que atravesó. Según los doctores que le atienden, una persona podría sobrevivir, en promedio, cuatro semanas sin alimento –considerando que el hombre tenía a su alcance nieve para saciar su sed–. Sin embargo, el hecho de que esta persona acumulara ocho semanas, ha sorprendido también a los médicos quienes sugieren que debe haber entrado a un estado de somnolencia parecido al que experimentan los osos durante el invierno. 

"Similar a lo que ocurre con un oso cuando hiberna. Probablemente tenía una temperatura cercana a los 31 grados, y debido a la baja temperatura e inmovilidad, utilizaba muy poca energía" afirmó uno de los doctores. 

 

Francia busca prohibir maíz transgénico de Monsanto en toda la Unión Europea

Por: pijamasurf - 02/19/2012

Luego del escándalo en que se vio envuelta la empresa Monsanto al ser declarada culpable de envenenamiento químico en un agricultor francés, el gobierno de Francia busca que la Unión Europea prohíba el cultivo de estas semillas en todos los países de la comunidad.

Hace unos días una corte francesa juzgó culpable a la empresa estadounidense Monsanto por envenenamiento químico en perjuicio de un agricultor francés de 47 años, Paul François, quien aseguró haber desarrollado problemas neurológicos como pérdida de memoria, dolores de cabeza y tartamudez a raíz de que en 2004 inhaló un herbicida de Monsanto conocido como Lasso.

Esta decisión que el abogado de François consideró histórica, abrió la puerta a medidas más severas que el gobierno francés ha empezado a implementar en su territorio, el más importante en la Unión Europea en cuanto a producción agrícola se refiere.

Ya desde 2008 se buscó reducir en por lo menos un 50% del uso de pesticidas en los campos de cultivo, con un plazo de 10 años para alcanzar esta meta.

Ahora, sin embargo, la nueva propuesta es mucho más ambiciosa, pues el gobierno francés buscará que se prohíba en todos los países de la Unión Europea la siembra del maíz genéticamente modificado que desarrolló Monsanto, particularmente la variante MON 810.

El pasado lunes la ministra de Ecología de Francia pidió formalmente a los reguladores europeos que suspendieran la autorización para utilizar dicha semilla en los países de la comunidad, alegando los “riesgos significativos para el entorno” que varios estudios científicos han demostrado como consecuencia directas del uso de semillas genéticamente modificadas.

“Si la Unión Europea no actúa, podemos invocar la cláusula de salvaguarda”, dijo Nathalie Kosciusko-Morizet, con lo cual el gobierno francés tomaría por sí mismo la decisión de prohibir los cultivos transgénicos o la venta de estos productos en su territorio sin la venia de la Unión Europea.

Recordemos que hace unos años el gobierno húngaro emprendió una ofensiva realmente efectiva contra Monsanto al ordenar la destrucción de casi 400 hectáreas de cultivos de maíz que el gigante de los transgénicos tenía al interior de sus fronteras. Hungría es uno de los pocos países de la Unión Europea donde las semillas genéticamente modificadas de Monsanto están prohibidas.

Con información de The Guardian y AFP