Pijama Surf

En algún contexto distante regalar una cabeza humana hubiese sido ideal para San Valentín

Entre la tribu taiwanesa de los atayals era costumbre ganarse el favor de una doncella y demostrar el amor que se le tenía ofreciéndole la cabeza cercenada de otra persona, acaso un ritual que difiere solo en grado de lo que muchos realizaremos este día.

Por: pijamasurf - 14/02/2012 a las 15:02:36

En pruebas de amor, dirán algunos, no hay nada escrito, y aunque ahora la especie humana puede presumir cierto grado de refinamiento en sus expresiones amorosas, alguna vez regalar el fruto de una decapitación al ser amado se consideró la demostración última e incuestionable de dichos sentimientos.

Esto sucedía entre unos aborígenes taiwaneses, los atayals, hasta bien entrado el siglo XIX e incluso en las primeras décadas del XX. Según los testimonios epistolares de ciertos exploradores ingleses, el ritual amoroso consistía en matar a alguien y después ofrecer la cabeza del difunto a aquella a quien se deseaba unirse en matrimonio.

En 1903 el escritor y cónsul James Davidson describió la práctica llevada a cabo entre esta tribu que consistía en ganarse el favor de una doncella ofrendándole la testa cercenada de otra persona (aunque también para atraer la fortuna y la protección).

Y quizá todo esto no sean sino diferencias etnológicas y de gradación similares, en esencia, a lo que muchos acostumbramos realizar en este día.

[Independent]

 


Comentarios

  1. o_O dice:

    Habría… habría sido ideal.

  2. Pagliacho dice:

    Amor sería que le regalara la cabeza de felipe changoleón, o de peña bisnieto, eso es proteger a la familia!



Comenta

Tu email no será publicado. Datos Obligatorios*