Pijama Surf

Ars magica: el lenguaje del alma

¿Es el arte una operación mágica a través de la cual se revela el lenguaje del alma y el artista un puente entre el mundo visible y el mundo invisible, aquel de las ideas y del espíritu?

Por: Christian Bronstein - 07/02/2012 a las 22:02:51

 

“El arte es una especie de impulso innato que se apodera de un ser humano y lo hace su instrumento. El verdadero artista no busca sus propios fines, sino que permite al arte realizar sus propios fines por su intermedio.”

         Carl Gustav Jung.

 

Pocas palabras en la historia del lenguaje han dado lugar a tantas y tan diversas definiciones y acepciones como la palabra “arte”. Acaso la razón de esta singularidad resida en el hecho de que el arte es una expresión humana que no puede confinarse exclusivamente dentro de los limites del lenguaje. El lenguaje es abstracto, secuencial, racional, pertenece al dominio del hemisferio izquierdo del cerebro. El hemisferio derecho, en cambio, es irracional; en el tienen lugar las emociones, el reconocimiento de las imágenes y la apreciación de percepciones globales, como la mú­sica. El hemisferio derecho es también el hogar de los sueños, la residencia de nuestro inconsciente, así como la puerta a lo inconsciente colectivo. Un inconsciente que, siguiendo a Jung, no es un mero cajón de contenidos olvidados o reprimidos, sino que es creativo, autónomo, y está siempre presente. De él provienen los mitos, los símbolos, las imágenes arquetípicas de nuestra imaginación. De él, también, proviene la poesía.

“Cuando las personas creen necesario expresar en palabras una experiencia interior, como un sueño, una emoción o un sentimiento complejo, echan mano de un tipo especial de lenguaje llamado metáfora, que es la característica contribución del lado derecho del cerebro a la capacidad comunicativa del lado izquierdo” (Leonard Shlain, El Alfabeto contra la Diosa, 2000). Las metáforas, al utilizar palabras que evocan imágenes mentales no literales, permiten saltar el abismo de lo inefable, conduciendo al receptor a donde el lenguaje literal es incapaz de llegar. En otras palabras, toda metáfora es un símbolo creado para aludir a eso irrepresentable de lo que el mero signo no puede dar cuenta. ¿Y qué es la historia del arte y la literatura sino pura metáfora, sino una vasta, inmensa metáfora de la vida, un medio para imaginar y expresar la belleza y el drama de nuestra existencia, no solo de nuestra realidad evidente, la del mundo cotidiano y de los sentidos, sino de nuestras realidades psíquicas más profundas, nuestras emociones y nuestros anhelos, nuestras sensaciones y nuestros sueños, los símbolos que emergen de nuestra propia alma?

Para el mítico escritor de comics Alan Moore, el arte es literalmente magia. La magia, en palabras de Moore, es la práctica de manipular símbolos a través de palabras o imágenes para generar cambios de consciencia, y esto es lo que hace el arte. El arte puede entenderse como un movimiento que va de lo subjetivo (el mundo interno del artista) hacia lo subjetivo (el receptor). El artista es un creador de símbolos capaces de resonar en el mundo interno de los otros.

 El verdadero mago es un artista, nos dice Moore, y todo verdadero artista es un chamán, un salvador o re-vivificador de la cultura. “Creo que un artista o un escritor es lo más cercano que verás a un chamán en el mundo contemporáneo. Creo que toda cultura debe haber surgido de un culto. Originalmente todas las facetas de nuestra cultura, ya sea en las ciencias o las artes, eran territorio de chamanes. El hecho de que en la actualidad este poder mágico ha degenerado al nivel de entretenimiento barato y manipulación es, creo, una tragedia. Actualmente, la gente que usa el chamanismo y la magia para dar forma a nuestra cultura son publicistas. En lugar de despertar a la gente, su chamanismo es usado para drogar y tranquilizar a la gente, para hacerlos manejables.” (Alan Moore, El Paisaje Mental de Alan Moore , 2003).

Pero esta expresión de la subjetividad del artista no será verdadero arte, auténtica magia, sino se convierte en un medio para la revelación del alma colectiva. El verdadero arte, para Moore, no es un mero esparcimiento y distracción de la realidad cotidiana, sino que tiene una función trascendente. Su función es la de transformar el mundo y elevarlo, enriqueciendo y nutriendo la cultura. “En los últimos tiempos creo que los artistas y escritores han permitido ser vendidos a lo largo del río. Aceptaron la creencia predominante de que el arte y la escritura son simplemente formas de entretenimiento. No son vistos como fuerzas transformadoras que pueden cambiar a una persona y a una sociedad. Son vistos como simple entretenimiento, cosas con las que podemos rellenar 20 minutos cada media hora mientras esperamos morir. No es el trabajo del artista darle a la audiencia lo que la audiencia quiere. Si el público supiera lo que necesita, ya no serían el público, serína el artista. Es el trabajo de un artista darle al publico lo que necesita” (Ibid).

En este mismo sentido entiende Jung la función del arte, el cual parece ser un lenguaje misterioso y simbólico con el que nuestra alma nos habla, un lenguaje mágico que nace de la unión entre la cultura y su propio inconsciente. El arte se encuentra entre lo irracional y lo lógico. La actividad del artista consiste entonces en el trabajo y la elaboración de la fantasía creativa del inconsciente por parte de su consciencia. El artista moldea con las herramientas de su consciencia las ideas y las imágenes que su inconsciente elabora y manifiesta, sus sueños apasionados, sus verdades internas y sus emociones indescriptibles. Pero sus verdades internas son las verdades del mundo, y ese inconsciente suyo no es solo personal, sino colectivo. El gran artista es, así, un médium entre el mundo social de las ideas cotidianas y los vastos océanos creativos del infinito mundo de las ideas y de las imágenes arquetípicas del alma. En otras palabras, es un chamán.

 “Cuando la vida consciente se caracteriza por la unilateralidad y una actitud falsa, entonces entran en actividad estas imágenes, podría decirse que instintivamente, y surgen a la luz en los sueños y visiones de artistas y videntes, restaurando así el equilibrio psíquico de la época… el trabajo del poeta viene a llenar la necesidad espiritual de la sociedad en que vive, y por esta razón su trabajo significa algo más que su destino personal, se dé cuenta o no de ello. Siendo esencialmente el instrumento para su trabajo, está subordinado a él y no podemos esperar que lo interprete para nosotros. Ha tratado de darle forma lo mejor posible y debe dejar que los demás y el futuro lo interpreten. Una buena obra de arte es como un sueño: a pesar de su aparente realidad, no se explica por sí misma y siempre es verídica. Un sueño nunca dice: «usted debe creerlo» o «esta es la verdad». Presenta una imagen en la misma forma que la naturaleza deja crecer una planta, debiendo llegar nosotros a nuestras propias conclusiones… En el caso de una obra de arte, debemos dejar que ella actúe sobre nosotros así como actuó sobre el artista. Para comprender su significado debemos permitir que nos moldee como lo moldeó a él, entonces comprenderemos la naturaleza de su experiencia. Vemos que la ha extraído de las fuerzas curadoras y redentoras de la psiquis colectiva que subyace en la consciencia humana con su aislamiento y errores penosos; que ha penetrado en esa matriz de vida en la que todos los hombres están incrustados, la que imparte un ritmo común a toda la existencia humana y permite al individuo comunicar sus sentimientos y luchas a toda la humanidad.” (Carl Gustav Jung, “El Hombre Moderno en busca de su Alma”, 1933).

Otro extraordinario artista, otro mago, el reconocido pintor de dragones Ciruelo, defiende el valor universal del arte como una forma natural de expresión de todos los seres humanos, sin distinción. El concepto moderno de “artista”, entendido como “aquel que hace arte a diferencia de los que no lo hacen”, es para Ciruelo un síntoma de una sociedad consumista que ha separado el arte natural de la vida social “productiva”. El arte, nos dice, es la puerta a la creatividad del espíritu, creatividad que no requiere de un espacio o marco artístico especifico sino que puede expresarse en todos los ámbitos de nuestra vida, en cualquier situación. La expresión artística implica un retorno a la visión del niño (lo que Jung denominó el arquetipo del puer aeternus), la creatividad natural no condicionada por los conceptos y estructuras mentales que, cuando se han solidificado, oprimen la libertad del alma. “Todos somos potencialmente artistas, porque el arte tiene millones de facetas y cada uno de nosotros tiene al menos una faceta a la cual está naturalmente predispuesto para manifestarse artísticamente. Lo importante en la vida es descubrir esa faceta, esa cualidad artística que cada uno tiene, y desarrollarla y manifestarla, ya que es ahí en donde expresaremos nuestra personalidad más sinceramente… es necesario que cada uno descubra dentro de si esa gema y que la ponga a actuar.” (Ciruelo, El Arte es la Puerta, 2009).

 Videoconferencia- Ciruelo, el arte es la puerta 


Comentarios

  1. JebusChrist dice:

    Exelente el documental -The Midscape of Alan More-!

  2. Christian Bronstein dice:

    Muchas gracias, Delvale. Coincido plenamente con tus palabras y con el sentimiento que transmiten. :)

  3. Luke dice:

    Excelente nota chicos.
    Hay un buen texto de Giorgio Agamben. Profanaciones, en donde habla un poco de esto. y el retorno a la profanacion. Recuperar el arte al pueblo.

  4. Gabriela dice:

    Me gustó mucho el articulo, me pareció muy interesante.

  5. shark0 dice:

    Buenísimo, tienen que publicar mas artículos como éste. El tiempo pasa, tendrías que llevar a Pijamasurf más lejos.

  6. Delvale dice:

    Muy linda la nota. Me encantó lo de que la expresión artística implica un retorno a la visión del niño. Es cierto, cuanto uno más crece en la sociedad se imponen muchas barreras que no son solamente las “palpables”, son condicionamientos invisibles muchas veces, que inhiben y coartan la creatividad y la esencia misma del ser humano, ni que hablar de las manifestaciones meta-conscientes, si no estamos “autorizados” más que para ser maquinas bobas de producción qué podemos esperar que manifieste nuestra interioridad? Cuando vivís dentro de un cubículo social no podes esperar ver la complitud del universo y mucho menos de tu universo interior.

  7. JM dice:

    con el debido respeto que merece este texto, el Legitimo ARS MAGNA es la LAPIDAE PHILOSORUM (la piedra filosofal).

    • Christian Bronstein dice:

      Claro que si, amigo. No es la intención del artículo sugerir que el arte como expresión creativa/estética reemplace o sea equivalente a la totalidad del proceso alquímico, el cual (según entiendo) debería integrar todos los aspectos de la vida. Un saludo!

  8. Christian Bronstein dice:

    Parece que el enlace a la conferencia de Ciruelo no funciona, lo vuelvo a postear:

    http://vimeo.com/2893898

    saludos!

  9. naamalum dice:

    o creo que es error mio

  10. naamalum dice:

    “El arte puede entenderse como un movimiento que va de lo subjetivo (el mundo interno del artista) hacia lo subjetivo (el receptor)”

    Creo que objetivo es la palabra que quisiste escribir al definir el receptor.



Comenta.

Tu email no será publicado. Datos Obligatorios*

 
NULL