*

X

Video demuestra cómo la marihuana destruye células de cáncer

Por: pijamasurf - 01/30/2012

Video documental explica detalladamente las virtudes anti-cancerígenas de la marihuana.

beneficios medicos de la marihuana contra el cancer

A pesar de que el consumo de marihuana ha demostrado tener efectos pre-cancerígenos sobre el tejido animal, paradójicamente también se ha detectado que los fumadores habituales de cannabis son significativamente menos propensos a contraer un cáncer. De acuerdo con el Dr. Donal Tashkin, profesor emérito de la universidad californiana de UCLA, los índices de cancer pulmonar en los fumadores de marihuana es menor al de aquellas personas que no fuman ninguna sustancia.

Una de las hipótesis para explicar esta paradoja es que el alquitrán que se libera al fumar esta planta —sustancia que ingerimos al fumar en sí cualquier cosa— provoca un efecto negativo, mientras que el THC, la sustancia activa en la cannabis, los combate. En las últimas dos décadas, decenas de investigaciones han sugerido que la marihuana pudiese tener efectos defensivos ante la mayoría de los formatos de cáncer, entre ellos el dérmico, la leucemia, el pulmonar, el colónico, etc. Al parecer los químicos contenidos en esta planta, en particular los endocannabinoides, atacan directamente a las células cancerígenas al tiempo que dejan intacto el tejido celular que se encuentra en condiciones saludables.  

Resulta que el cuerpo humano tiene integrado una sustancia ligada a la composición química de la marihuana, dentro del sistema endocanábico, el cual tiene que ver con la absorción de energía, el metabolismo, y la transportación interna de nutrientes. Por esta razón, cada uno de nosotros estamos diseñados, de algún modo, para sintonizar a la perfección con los canabinoides contenidos en la marihuana. 

 

Prisión paradisiaca cuestiona el sistema penitenciario: La Isla de Bastoy

Por: pijamasurf - 01/30/2012

La Isla de Bastoy es una especie de resort penitenciario en el que, aparentemente, los reclusos logran una verdadera readaptación: tienen bibliotecas, saunas, canchas deportivas, cine, y bicicletas.

isla de bastoy, paradisiaca prision en noruega

Si te dijéramos que existe una pequeña isla ubicada a pocas millas de Noruega, impresa con decenas de senderos por donde caminar entre bosques de monumentales pinos, canchas de tenis, fútbol, sauna, sala de cine, una gran biblioteca, y hasta una sala de música para ensayar interpretaciones en vivo, ¿considerarías este lugar como una opción para tus próximas vacaciones? Si tu respuesta es afirmativa, lamentamos informarte que lo más probable es que no te permitan acceder a este, y no por que se trata de un exclusivo club solo para miembros, sino por que estamos hablando de la Isla de Bastoy, una prisión. 

Esta paradisiaca prisión alberga a 120 reclusos, quienes pernoctan en coquetas cabañas equipadas con televisión por cable. Bastoy es un controvertido experimento penitenciario del gobierno noruego, en busca de crear un óptimo centro de readaptación. Y si recordamos que, en esencia, ese es el fin explícito de cualquier prisión en el mundo, readaptar a los reclusos para que, eventualmente puedan reintegrarse,   a la sociedad, y desempeñar un rol productivo, entonces surge una interesante justificación para el experimento. 

"No te preocupes, esta prisión es distinta a cualquier otra que hayas visitado" advierte un guardia al reportero de el Daily Mail, que desembarca en Bastoy para realizar un reportaje. "Ves ese hombre ahí, es uno de los reclusos, un asesino" le dice el guardia apuntando a un tipo que toma el sol plácidamente en un camastro. Se trata de un sujeto que disparó a su dealer de metanfetamina por una deuda pendiente, y quien, tras pasar ocho años en una prisión ordinaria, de los 16 a los que fue sentenciado, ahora lleva 9 meses en Bastoy. "Ahora estoy mucho más feliz. En cuanto llegue, inmediatamente me empezaron a entrenar para trabajar en barcos, y acudiré a un curso de marina en la universidad. Quiero ser un capitán de buques comerciales cuando termine mi sentencia" afirma el prisionero.  

Curiosamente, y aunque en muchos países la gente está a a favor de endurecer las condiciones de los reclusos, en parte para economizar el gigantesco gasto que mantenerlos implica para un gobierno, si se toma en cuenta que la reincidencia delictiva es uno de los factores que más elevan el presupuesto penitenciario de un país, y luego confirmamos que el promedio de reincidencia de Bastoy es de solo 16% –siendo el más bajo de toda Europa–, entonces tal vez opciones como la de esta prisión se perfilan como ejemplares. Y lo anterior responde a dos tajantes argumentos: socialmente cumple la función original de una prisión, readaptando a los internos, y económicamente implica un ahorro, aunque parezca increíble, pues prácticamente nueve de cada diez reclusos no reinciden en hábitos criminales y, en cambio, se convierten en individuos productivos, con los beneficios que ello implica a cualquier sociedad.