*

X

¿Qué pasa cuando un camión a 90 kmph impacta a un peatón? "La moderna Sábana Santa"

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/16/2012

Médicos forenses estudian un caso en el que el rostro de un pedestre que fue atropellado quedó impresó en el vehículo que lo golpeó revelando importantes claves sobre el accidente

En un extraño caso de ciencia forense, investigadores de la Universidad de Medicina Legal de Ginebra, Suiza, indagaron el caso de un hombre que salió disparado luego de ser atropellado por un camión que se movía a 90 km/h. Lo que resulta insólito del caso es que los investigadores no pudieron hacer un peritaje con el cuerpo, pero sí lo lograrón al analizar el rosro de este hombre que quedó impreso en el panel frontal de metal del camión. Curiosamente estos científicos llamaron al incidente "La Moderna Sábana Santa". Aquí el resumen de su investigación:

Testimonios revelaron que un peatón de 44 años fue golpeado en la cabeza por un camión mientras caminaba por la calle; al tiempo de la colisión, el camión viajaba a una velocidad de 90 km/h. En la segunda fase de la colisión, el peatón resultó proyectado unos 100 metros después de finalmente ser atropellado por el camión y otro coche. La autopsia mostró extensas mutilaciones, haciendo imposible verificar los testimonios de los testigos del impacto en lo que se refiere a la posición del peatón en el momento de la primera colisión. Sin embargo, los reportes producidos por el experto técnico y el patólogo forsense pudieron confirmar los testimonios, basándose en las marcas en la zona de impacto del panel frontal del vehículo, donde el rostro  del viandante fue reproducido como una "moderna Sábana Santa". 

[Def Shephard]

Increíble fotosecuencia de luciérnagas doradas en su frenesí copulatorio

Por: pijamasurf - 01/16/2012

Luciérnagas pulsando en la noche después de una tormenta eléctrica hambrientas de impresionar a las hembras con sus destellos: la calidad de su luz determinará si podrán reproducirse.

Tomadas entre el 2008 y el 2011, esta serie de imágenes capturan el frenesí  de las luciérnagas doradas japonesas que intentan aparearse después de una tormenta eléctrica.  Las imágenes fueron tomadas usando larga exposición en la Prefectura de Okayama, creando contrails: líneas de luz que marcan el movimiento de las luciérnagas como si fueran filamentos o signos de neón. 

Como casi cualquier acto espectacular en la biología animal, el resplandor masivo de las luciérnagas obedece a su deseo de impresionar a las hembras, aparearse y, por supuesto, transmitir sus genes. Las luciérnagas hembras son especialmente  difíciles de conquistar: una hembra puede iniciar diálogos de luz con hasta diez machos en una sola noche y mantener varias conversaciones a la vez. Pero al final se reproduce con uno solo, generalemente aquel al que le ha respondido más veces. En algunas ocasiones, no sin poesía, su apareamiento puede durar hasta el amanecer, cuando sus luces son devoradas por la luz del cielo. Miles de machos pueden competir por una sola hembra, enviando pulsos de luz toda la noche esperando que sus ritmos sean elegidos por la reina luminosa.

La selección de los destellos de luz por parte de las hembras podría tener que ver con una forma en la que averigua el tamaño del “regalo nupcial” que el macho tiene. Este regalo nupcial en las luciérnagas consta de paquetes de proteína inyectados de esperma, los cuales yacen dentro del abdomen del macho enredados en forma de espiral.  En el mundo de las luciérnagas el tamaño (de la luz) sí importa.

Vía This Is Colossal  y con información del artículo Seducción a través de la luz: la vida sexual de las luciérnagas