*

X

“Legalizar las drogas para salvar a México”: Carlos Fuentes

Por: pijamasurf - 01/30/2012

En el marco del Festival Hay que se celebra en Cartagena, Colombia, el escritor Carlos Fuentes opina que la única salida a los problemas derivados del narcotráfico es la descriminalización de las drogas.

Carlos Fuentes es uno de los últimos intelectuales latinoamericanos que, a la manera de Octavio Paz o Mario Vargas Llosa, no duda en emitir su opinión al respecto de temas políticos y sociales de actualidad, casi siempre con notable lucidez en razón de su amplia perspectiva en torno al asunto. De ahí también que, se comulgue o no con sus ideas, atender su opinión es siempre necesario e incluso provechoso.

Recientemente, en el marco del Festival Hay de literatura que se celebra en Cartagena, Colombia, el escritor mexicano consideró que la legalización de las drogas es la única solución a los problemas que padecen México y otras naciones de América Latina derivados del narcotráfico.

“Enfrentar simplemente el narcotráfico mediante una guerra entre narcotraficantes y gobiernos, incluso con el Ejército, es un grave error”, declaró Fuentes en franca alusión a la estrategia del gobierno mexicano que ha causado más de 50,000 muertes, según algunos cálculos.

El también Premio Cervantes participaba junto con el escritor nicaragüense Sergio Ramírez y el director del diario El País, Javier Moreno, en la mesa redonda “Ideas para un mundo en transición”, moderada por el periodista colombiano Alejandro Santos.

“En el caso del tráfico de droga, la oferta es mexicana y es criminalizada. La demanda es norteamericana y nadie la criminaliza. Una vez la droga cruza la frontera, no sabemos quién la distribuye, quién la consume, no sabemos nada”, dijo, y agregó: “Ahí hay una obligación, si no para el actual Presidente, para el siguiente, pero algún Presidente mexicano tiene que enfrentar al Presidente norteamericano esos hechos y pedir ‘sentémonos a hablar de un problema que nos concierne a los dos, un problema común’”

“Creo que la política del presidente Calderón no es una política adecuada, porque se trata de un enfrentamiento directo con ellos (los narcos), que a veces ganan ellos, a veces gana el gobierno, pero hay 50 mil muertos y a los parientes de los 50 mil muertos no les importa de qué lado estaban las víctimas, simplemente dicen ‘mataron a mi hijo’, ‘mataron a mi padre’, ‘mataron a mi suegra’, lo que fuera, entonces están en una situación política extraordinariamente grave”, dijo el escritor, quien esperó también que el gobierno mexicano desarrolle pronto una nueva política para resolver esta situación de violencia, probablemente la descriminalización de las drogas.

[Telegraph]

Graffitero pidió que le pagaran con acciones de Facebook y ahora es millonario

Por: pijamasurf - 01/30/2012

Con el reciente anuncio de la apertura de Facebook como empresa cotizadora en bolsa, surgen también los primeros millonarios que apostaron a su favor desde el inicio.

Sin duda la cotización de Facebook en la bolsa de valores estadounidense tendrá repercusiones de las que ahora no se tienen más que débiles indicios.

Por lo pronto, sin embargo, mientras dura la eufórica embriaguez de los anuncios y las felicitaciones, de la transformación radical y acaso irreversible en una entidad de nuevos (pero conocidos) rasgos, salen a luz los casos de ciertos personajes que en las primeras etapas de Facebook decidieron arriesgarse por un proyecto de futuro todavía incierto por el cual, a pesar de todo, apostaron.

Tal es el caso —uno de los más curiosos— de David Choe, un graffitero que decoró con su talento las primeras oficinas que tuvo la empresa fundada por Mark Zuckerberg en Palo Alto, California. En 2005, Choe recibió de Sean Parker —entonces presidente de Facebook— una invitación para pintar las paredes del lugar, pero al momento del pago Parker le propuso elegir entre los doscientos dólares en efectivo que daría por su trabajo o un número de acciones equivalente. Choe eligió esto último y dicha decisión lo tiene ahora con cerca de 200 millones de dólares en la bolsa.

Y aunque quizá Facebook no sea el mejor ejemplo para esta moraleja ni la riqueza súbita la única recompensa válida, sin duda atreverse a creer en lo nuevo cuando nadie más lo hace puede ser, eventualmente, uno de los riesgos más gratificantes que pueden tomarse en la vida.

[NYT]