*

X
"Weightless", obra del trío británico de ambient, Marconi Union, ha sido considerada, tras un estudio científico, como la canción más relajante que jamás haya sido compuesta.

El tríó británico Marconi Union, por cierto uno de los más refinados proyectos de música ambient de la última década, aprovechó el 2011 para acuñar una pieza que ha sido considerado como el track más relajante que jamás haya compuesto un ser humano. Apoyándose en terapeutas sonoros, sumergiéndose en un arduo estudio de diversas teorías del sonido, y aprovechando su innegable talento para tejer atmósferas con sintetizadores, estos chicos de Manchester crearon Weightless, la cual ha sido considerada como la canción "perfecta" para relajarse. Incluso, esta pieza se incluyó entre los mejores 50 inventos del 2011 por parte de la revista Time. 

Los 8:16 minutos que dura la canción resultan en una disminución del ritmo cardiaco, la presión sanguínea, y la presencia de la hormona cortisol, la cual esta asociada con el estrés. Durante un estudio científico en el que participaron cuarenta mujeres, los investigadores concluyeron que Weightless es, por lo menos, 11% más relajante que cualquier otra pieza musical (neutraliza el 65% de la presencia de ansiedad y relaja un 35% más a las personas que en su estado habitual de descanso). Durante la prueba se evaluaron los ritmos cardiaco y sanguíneo, la respiración, y la actividad cerebral. 

Para su composición, Marconi Union recurrió a sonidos generados con guitarra, piano, y sampleos electrónicos de atmósferas naturales. Al inicio de la canción el ritmo corresponde a 60 beats, y va gradualmente disminuyendo hasta 50. Además, los intervalos armónicos, es decir los silencios que separan cada nota, fueron minuciosamente elegidos para generar una sensación de comodidad. "La canción recurre a múltiples principos musicales que probadamente implican un efecto calmante en las personas. Y al combinar estos elementos, de la manera en la que Marconi Union lo logró, dan vida a la canción perfecta para relajar" afirma Lyz Cooper, fundadora de la Academia Británica de Terapia con Sonido. 

Y pues que mejor herramienta aural para acompañarnos en este excitante 2012 que esta angelical composición, la cual nos invita, irremediablemente, a practicar la ligereza. 

* Mira aquí el video oficial que realizó el fotógrafo Richie Johnson, con drones, para esta canción

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

Anonymous vuelve a responder frente al cierre de MegaUpload por parte del FBI poniendo el catálogo de la disquera Sony para descargarse gratuitamente, el lulz también incluye las películas distribuidas por la empresa entre 2000 y 2011.

Como parte de la reacción al cierre de Megaupload por parte del FBI, el colectivo Anonymous puso a disposición del público el catálogo de Sony, tanto en su vertiente musical como en la fílmica.

Las descargas gratuitas incluyen discografías completas de los artistas que esta compañía de origen japonés tiene bajo su tutela, entre los que podrían citarse los nombres de Bob Dylan, David Gilmour, George Michael y bandas como AC/DC, Franz Ferdinand, Pink Floyd, entre muchos otros. Asimismo, esta bufonada se completa con las películas que Sony estrenó entre 2000 y 2011 (MIB II, Seven Pounds, The Girl with the Dragon Tattoo, etc.).

Por su parte la empresa no ha hecho declaraciones al respecto, salvo por un correo electrónico que cita el periódico El País en el que un miembro de Sony se limitó a escribir: “No comentamos rumores sobre supuestas amenazas a la seguridad”.

Sin embargo, parece ser que este lulz no se agota aquí. Paralelamente se anunció una propuesta denominada “Black March” (“Marzo negro”), con la que se invita a iniciar un boicot contra la industria del entretenimiento y cultural dejando de consumir sus productos durante dicho mes: no comprar discos ni libros ni películas ni videojuegos, no descargar canciones (ni siquiera gratuitamente) y, en general, implementar un cerco contra las corporaciones que apoyan medidas de censura contra el libre flujo de contenidos en Internet.

Este es la dirección donde Anonymous colgó el catálogo de Sony.

[El País]