*

X
"Weightless", obra del trío británico de ambient, Marconi Union, ha sido considerada, tras un estudio científico, como la canción más relajante que jamás haya sido compuesta.

El tríó británico Marconi Union, por cierto uno de los más refinados proyectos de música ambient de la última década, aprovechó el 2011 para acuñar una pieza que ha sido considerado como el track más relajante que jamás haya compuesto un ser humano. Apoyándose en terapeutas sonoros, sumergiéndose en un arduo estudio de diversas teorías del sonido, y aprovechando su innegable talento para tejer atmósferas con sintetizadores, estos chicos de Manchester crearon Weightless, la cual ha sido considerada como la canción "perfecta" para relajarse. Incluso, esta pieza se incluyó entre los mejores 50 inventos del 2011 por parte de la revista Time. 

Los 8:16 minutos que dura la canción resultan en una disminución del ritmo cardiaco, la presión sanguínea, y la presencia de la hormona cortisol, la cual esta asociada con el estrés. Durante un estudio científico en el que participaron cuarenta mujeres, los investigadores concluyeron que Weightless es, por lo menos, 11% más relajante que cualquier otra pieza musical (neutraliza el 65% de la presencia de ansiedad y relaja un 35% más a las personas que en su estado habitual de descanso). Durante la prueba se evaluaron los ritmos cardiaco y sanguíneo, la respiración, y la actividad cerebral. 

Para su composición, Marconi Union recurrió a sonidos generados con guitarra, piano, y sampleos electrónicos de atmósferas naturales. Al inicio de la canción el ritmo corresponde a 60 beats, y va gradualmente disminuyendo hasta 50. Además, los intervalos armónicos, es decir los silencios que separan cada nota, fueron minuciosamente elegidos para generar una sensación de comodidad. "La canción recurre a múltiples principos musicales que probadamente implican un efecto calmante en las personas. Y al combinar estos elementos, de la manera en la que Marconi Union lo logró, dan vida a la canción perfecta para relajar" afirma Lyz Cooper, fundadora de la Academia Británica de Terapia con Sonido. 

Y pues que mejor herramienta aural para acompañarnos en este excitante 2012 que esta angelical composición, la cual nos invita, irremediablemente, a practicar la ligereza. 

* Mira aquí el video oficial que realizó el fotógrafo Richie Johnson, con drones, para esta canción

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

Cuentas claras: ¿En qué debería gastar Occupy Wall Street sus 300 mil dólares?

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/02/2012

¿En qué han usado el dinero de las donaciones los miembros del movimiento Occupy en Nueva York? ¿En qué usarán 300 mil dólares aún sin gastar de su presupuesto colectivo?

El dinero tiene fama de ser motivo de discordia: quebranta familias, amistades e incluso movimientos sociales pensando en un principio para oponerse a esa lógica de la ambición y la ganancia.

De ahí que uno de los principales recursos para conjurar este mal sea la rendición de cuentas, sobre todo cuando se trata de las finanzas de una entidad pública que se sostienen de donativos e ingresos no del todo habituales.

Este es el caso del Movimiento Occupy, que recientemente hizo públicos sus estados de cuentas, el debe y el haber en relación con el dinero que han recibido de generosos simpatizantes de su causa.

Sus ingresos fueron de casi 686 mil dólares, todo por concepto de donaciones, y los gastos principales fueron en alimentos, higiene y alojamiento. También hubo otros un tanto extraños pero totalmente comprensibles dadas las circunstancias. Por ejemplo, en multas y fianzas de aquellos sancionados por las autoridades judiciales se gastaron 6,100 dólares, en lavandería $3,837, en tabaco $410 (porque en Occupy se tiene la política de que cada quien se haga su propio cigarrillo, “roll-your-own cigarette”), en tambores 100 dólares y $3,000 en “materiales para títeres de Halloween”.

Por otra parte, en sus finanzas colectivas Occupy Wall Street tiene aún 300 mil dólares cuyo uso se discutió hace unos días. Algunos propusieron emplear el dinero en establecer una fundación, quizá de comercio justo, que asegurara el sustento del movimiento, otros dijeron que sería mejor utilizarlo para excarcelar a algunos de sus compañeros, otros más quieren destinarlo a encontrar y pagar un nuevo sitio de acampada, esta vez permanente.

Porque el dinero, como dice Dostoievski en Memorias de la casa muerta, sus recuerdos de los años pasados en Siberia, el dinero no es sino un medio para realizar otras cosas, no un fin en sí mismo —¿y qué es este sistema sino un enorme lugar de presidio en el que es necesario, urgente, realizar otras cosas?

Con información de RAW y Metro.