*

X
Entre los extravagantes "manjares" que se pueden consumir en China, el Urechis unicinctus, mejor conocido como Pez Pene, es uno de los visualmente más impactantes.

 el pez pene que se come en china

China es famosa, entre otras cosas, por la exuberancia gastronómica a la que se enfrentan residentes y turistas. Lejos de los platillos que habitualmente consumimos en la versión pop de la cocina china, muy popular en casi todo el mundo, los platillos que se consumen local y cotidianamente pueden implicar un verdadero reto para la cultura visual de los foráneos.

Y sin duda uno de los platos protagónicos de este fenómeno es el Urechis unicinctus, popularmente conocido como el Pez Pene. De inquietante color rosáceo y una forma que destaca por su fálica flexibilidad, esta lombriz marina goza de enorme popularidad para el paladar de los habitantes de China. 

El Urechis unicinctus se consume de diversas maneras,  siendo una de las más comunes conservarlo seco y posteriormente hidratarlo antes de comerlo. También se prepara cocido al vapor o frito. Y para complementar la experiencia, resulta que su textura recuerda a la viscosa suavidad de las almejas.

 

 

 

Hombre salva la vida quemando los dólares que llevaba consigo

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/19/2012

Excursionista de 66 años resulta sorprendido por una tormenta de nieve y para conservar la vida no dudó en quemar los dólares y otros objetos personales que llevaba consigo.

El dinero solo sirve para sobrevivir y Yong Chun Kim, un sudcoreano nacionalizado estadounidense, se topó con el sentido literal de esta frase.

Kim, de 66 años, realizaba una excursión en las inmediaciones de Mount Rainier, un parque nacional situado en el estado de Washington que toma su nombre del inmenso volcán homónimo que lo domina. Sin embargo, por las condiciones climáticas de esta época, el sudcoreano se extravió a causa de una tormenta de nieve que lo tomó por sorpresa, separándolo del grupo que conducía.

El hombre perteneció en su juventud al ejército sudcoreano cuando este combatió en la Guerra de Vietnam, y sin duda dicho entrenamiento fue decisivo para su supervivencia, pues además de no dejar que el pánico se apoderara de su entendimiento, impidiéndole pensar con claridad, utilizó lo que tuvo a la mano para preservar su vida hasta la llegada de los rescatistas.

Como portaba un encendedor, Kim no dudó en iniciar una pequeña fogata y echar en ella todo lo combustible que llevaba consigo y frenar así el efecto de las bajas temperaturas y los fuertes vientos que azotan la región. Entre las cosas que echó al fuego estuvieron calcetines, mochilas y dinero que llevaba en su cartera.

“Soy un hombre afortunado, realmente afortunado”, declaró Kim luego de que lo rescataran, además de asegurar que estuvo pensando en su esposa y tomando fotografías para dejar de pensar en la situación dolorosa que atravesaba.

En cuanto a si por esta experiencia Kim piensa volver a Mount Rainier, el hombre afirmó rotundo: “Oh, sí, claro, cada sábado”.

[Guardian]