*

X

Aprueba Obama ley para detener indefinidamente, torturar y negar el juicio a ciudadanos de EEUU

Política

Por: pijamasurf - 01/02/2012

Barack Obama aprobó la Ley de Autorización de la Defensa Nacional (NDAA), con la cual las autoridades militares pueden detener a cualquier ciudadano estadounidense en cualquier parte del mundo, indefinidamente y sin juicio previo, alegando la sospecha de terrorismo.

El año nuevo comenzó en Estados Unidos, al menos en materia legal, con la aprobación por parte del presidente Barack Obama de una medida netamente totalitaria y dictatorial, propia de un gobierno represivo. Se trata de la National Defense Authorization Act (NDAA), una ley que, en términos generales, permite a las autoridades militares detener a cualquier estadounidense en cualquier parte del mundo sin especificar los cargos que se le imputan ni el tiempo de detención, basándose únicamente en la sospecha de terrorismo. Asimismo, la interrogación y persecución de los sospechosos también carece de límites precisos, por lo cual la tortura y otros procedimientos afines podrían volverse totalmente legales.

Aunque se dice que Obama quiso vetar la NDAA por el evidente abuso que implica a las garantías civiles más elementales de todo ciudadano, al final dio su beneplácito, aunque “con serias reservas”: “Quiero aclarar que mi administración no autorizará la detención militar indefinida y sin juicio de ciudadanos estadounidenses. De hecho creo que hacer en esto rompería con nuestras más importantes tradiciones y valores que tenemos como nación. Mi administración interpretará la sección 1021 [de la ley] asegurándose que cualquier detención autorizada se llevará a cabo conforme a la Constitución, las leyes de guerra y todas las leyes aplicables”, declaró Obama en un comunicado al respecto. El diario El País informa que el presidente tuvo que firmar la ley "porque la finalidad general de esa norma es financiar en parte a las tropas y la guerra de Afganistán".

Por otro lado, activistas y abogados en pro de las libertades civiles se mostraron decepcionados por la actuación del presidente Obama, pues creían que con él habían quedado atrás los excesos en que incurrió la administración Bush en su “guerra contra el terror”; confían además en que esta ley pueda derogarse por medio de otros recursos como la apelación ante la Suprema Corte.

[Infowars]

La unión de la luz y el poder en una fotografía de Kim Il-sung que se niega a morir

Política

Por: pijamasurf - 01/02/2012

El fotógrafo bosnio Damir Sagolj retrata el instante en que un anómalo rayo luminoso interrumpe la melancólica decadencia de un atardecer norcoreano, mostrando la perenne ubicuidad que los dictadores intentan imponer en las fronteras que gobiernan.

Hace unos días publicamos una nota sobre los ganadores del World Press Photo 2012, una laboriosa selección de lo mejor del periodismo fotográfico especialmente difícil por los muchos eventos ocurridos el año pasado.

Entre la catástrofe de Japón a causa del tsunami, las manifestaciones populares de la llamada “Primavera Árabe” y otras situaciones críticas que viven varios países alrededor del mundo, sin duda hubo material más que suficiente para conseguir instantáneas merecedoras de los galardones otorgados en dicho concurso.

Y en este sentido los sucesos en Corea del Norte —la muerte de Kim Jong-il y la posterior sucesión en el gobierno de su hijo Kim Jong-un— no podrían pasar desapercibidos.

El fotógrafo bosnio Damir Sagolj capturó un melancólico momento en un no menos decadente atardecer norcoreano en que la grisura de una uniforme construcción situada en Pyongyang se quiebra por un anómalo rayo luminoso que destaca de la penumbra  un retrato de  Kim Il-sung, el fundador del gobierno comunista de Corea del Norte.

Alexis Madrigal, editor en The Atlantic, compara la fotografía con esas viejas demostraciones que los gobiernos montaban para que los ciudadanos conocieran la energía eléctrica. “La tecnología, en la asociación específica con el poder, parece hacer de esto algo de otro mundo”, escribe Madrigal.

Y es que la imagen de Sagolj hace pensar también en esa ubicuidad que alimentan los dictadores al interior de las fronteras que gobiernan, esa multiplicación hasta la náusea de sus efigies, sus rostros, sus ademanes, en todo sitio y lugar, en los rincones más cotidianos y también los más insólitos, como una recordatorio perenne y que quisieran inmarcesible de su paso por esta ínfima parte del universo.

“La luz y el poder van perfectamente juntas cuando todo lo demás se vuelve oscuro”, concluye el periodista.

[The Atlantic]