*

X

Aprueba Obama ley para detener indefinidamente, torturar y negar el juicio a ciudadanos de EEUU

Política

Por: pijamasurf - 01/02/2012

Barack Obama aprobó la Ley de Autorización de la Defensa Nacional (NDAA), con la cual las autoridades militares pueden detener a cualquier ciudadano estadounidense en cualquier parte del mundo, indefinidamente y sin juicio previo, alegando la sospecha de terrorismo.

El año nuevo comenzó en Estados Unidos, al menos en materia legal, con la aprobación por parte del presidente Barack Obama de una medida netamente totalitaria y dictatorial, propia de un gobierno represivo. Se trata de la National Defense Authorization Act (NDAA), una ley que, en términos generales, permite a las autoridades militares detener a cualquier estadounidense en cualquier parte del mundo sin especificar los cargos que se le imputan ni el tiempo de detención, basándose únicamente en la sospecha de terrorismo. Asimismo, la interrogación y persecución de los sospechosos también carece de límites precisos, por lo cual la tortura y otros procedimientos afines podrían volverse totalmente legales.

Aunque se dice que Obama quiso vetar la NDAA por el evidente abuso que implica a las garantías civiles más elementales de todo ciudadano, al final dio su beneplácito, aunque “con serias reservas”: “Quiero aclarar que mi administración no autorizará la detención militar indefinida y sin juicio de ciudadanos estadounidenses. De hecho creo que hacer en esto rompería con nuestras más importantes tradiciones y valores que tenemos como nación. Mi administración interpretará la sección 1021 [de la ley] asegurándose que cualquier detención autorizada se llevará a cabo conforme a la Constitución, las leyes de guerra y todas las leyes aplicables”, declaró Obama en un comunicado al respecto. El diario El País informa que el presidente tuvo que firmar la ley "porque la finalidad general de esa norma es financiar en parte a las tropas y la guerra de Afganistán".

Por otro lado, activistas y abogados en pro de las libertades civiles se mostraron decepcionados por la actuación del presidente Obama, pues creían que con él habían quedado atrás los excesos en que incurrió la administración Bush en su “guerra contra el terror”; confían además en que esta ley pueda derogarse por medio de otros recursos como la apelación ante la Suprema Corte.

[Infowars]

¿Por qué usamos eufemismos? El diccionario (y la honestidad) contra el manual de buenas costumbres (y la hipocresía)

Arte

Por: pijamasurf - 01/02/2012

El eufemismo va de lo bobo e involuntariamente irrisorio a lo políticamente perverso, en una actitud frente al lenguaje que prefiere al manual de buenas costumbres sobre el diccionario, a la hipocresía sobre la honestidad.

En años recientes el habla cotidiana se ha visto notablemente nutrida de eufemismos, esas expresiones que la corrección política (otra de las modas contemporáneas) ha impuesto para nombrar con tacto situaciones supuestamente delicadas. Así, por ejemplo, aunque hasta hace no mucho era muy natural (y lingüísticamente correcto) llamar “discapacitados” o “inválidos” a los ciegos, los lisiados, los impedidos, los paralíticos, los mancos, los rengos, los tullidos, etc., ahora sobre todo ese universo lexicográfico pesa un tufillo de insulto, malsonancia o dureza que se pretende disipar con la expresión “personas con capacidades especiales” u otras afines —porque no menos interesante es el recorrido que siguen dichas frases eufemísticas; esa, por ejemplo, pasó de inválido a discapacitado, a personas con capacidades diferentes a personas con capacidades especiales, dando tumbos y bandazos entre la precisión y la corrección, intentando evadir una dificultad en cierta forma inexistente: ¿De verdad es ofensivo llamar lisiado a un lisiado? ¿De verdad es mejor llamarlo “persona con capacidades especiales”? ¿En qué sentido?

Por otro lado, la manía de los eufemismos ha alcanzado extremos menos bobos y más bien perversos, sobre todo en el ámbito de lo político, donde se ha vuelto común disfrazar con una de estas expresiones realidades atroces. Uno de los ejemplos más claros de este disimulo siniestro es la “guerra preventiva” de George W. Bush, concepto a todas luces oximonórico que, sin embargo, por incluir la idea de “prevención”, se le intentó hacer pasar como un beneficio entre la opinión pública estadounidense. Orwell, en su célebre ensayo “Politics and the English Language” [“La política y el lenguaje inglés”], escribió que en política este tipo de lenguaje sirve “para lograr que las mentiras parezcan verdaderas y el asesinato respetable”.

En cualquier caso es evidente que los eufemismos ya están ahí, y parece que cada día en mayor número y con mayor presencia, de ahí que valga la pena preguntarse por el origen de esta actitud frente al lenguaje público. Hay quienes piensan que los eufemismos se originaron en la medicina y, particularmente, en el trato entre médico, paciente y enfermedad: conforme el entendimiento de la condición médica se afinaba, lo hacía también el temor por el padecimiento contraído, razón por la cual el enfermo prefería esquivar el nombre exacto de su mal y llamarlo por un más amable para sus oídos.

¿Un asunto meramente narcisista? Muy probablemente. Narcisismo que, además, se corresponde perfectamente con nuestra época y las muchas manifestaciones de enamoramiento hacia uno mismo que se ven por doquier.

Sin embargo, el origen médico de los eufemismos no pasa de ser una hipótesis, digna de tomarse en consideración si se atienden las expresiones que se refieren a enfermedades (decir, como los franceses, que “duele el hígado” cuando en realidad se tienen problemas estomacales). Pero si se advierte que otro raudal no menos abundante se encuentra en el terreno de lo sexual, la fuente de los eufemismos también podría encontrarse en la moral de una época y una sociedad, en las normas que ciertos sectores creían (pero quién sabe si seguían) a rajatabla y sin cortapisas.

Porque, dicho sea de paso, es evidente que los eufemismos también expresan otras cosas más allá de lo que intentan nombrar, con fortuna o sin ella. En los eufemismos es posible detectar los temores de una sociedad, los valores que sus miembros “más respetables” dicen observar, los que abominan y los que enaltecen; en los eufemismos se proyecta la sombra de esas regiones que el habla pública y cotidiana no se atreve a cruzar, una especie de lado oscuro en el que quienes se aventuran son tildados de groseros, zafios, rudos, indecentes o severos, a pesar de que el diccionario y no el manual de las buenas costumbres esté de su lado, la honestidad y no la hipocresía.

Vía io9