*

X

Sinestesia y creatividad: más que una relación directa, una ventana a cómo percibimos estéticamente

Arte

Por: Andrés Cota Hiriart - 12/14/2011

La fusión de los sentidos al percibir es una condición neurológica con una fascinante relación con la creatividad: la sinestesia es también puente de la hiperestesia; científicos estudian este fenómeno aún no explicado cabalmente

La sinestesia es una condición neurológica hereditaria en la que se da un puente entre sentidos. Las personas que la presentan experimentan reacciones sensoriales reales cuando perciben estímulos físicos que no corresponden a dicho sentido. Es decir: se registran efectos cerebrales en un sentido cuando se perciben los detonadores físicos de otro; por ejemplo: colores cuando se escuchan tonos musicales, sabores para sonidos o colores para letras y números. Bajo el efecto de algunas drogas alucinógenas, como el LSD y la mezcalina, se puede llegar a experimentar una especie de sinestesia temporal, pero las asociaciones no son iguales a la condición porque no son consistentes ni cubren todo el rango del sentido involucrado. Para un sinesteta las asociaciones son involuntarias, inmediatas, constantes, totales para todos los estímulos del sentido en cuestión y consistentes durante toda la vida. Esto es que sí para una persona la letra A, por ejemplo, es roja, siempre lo ha sido y siempre lo será, y no solo es roja, sino un tono particular de rojo; además de que el resto de letras del alfabeto tendrán también su color propio y tono particular. Se puede hacer una prueba de ello pidiéndole a esa persona que, de entre una paleta de millones de colores, asigne el color y tono con que ve cada letra; veinte años después repetimos la prueba y elegirá exactamente el mismo tono para cada una.

Hasta cierto grado las asociaciones sinestéticas están involucradas en procesos mentales comunes para todos. Tal es el caso de la formación de metáforas, por ejemplo, decir que un coche “es amarillo chillón” estrictamente hablando no tiene mucho sentido, ya que se está utilizando un carácter auditivo para describir un color (o sea que se está haciendo un puente intersensorial); sin embargo, la mayoría, exceptuando a la gente con esquizofrenia, entiende a qué se refiere uno cuando lo hace. De ahí que se haya sugerido que quizás exista una relación entre la sinestesia y la creatividad, relación basada también en un sesgo histórico, pues muchos de los primeros pacientes reportados eran artistas (Nabokov, Kandinsky, Messiaen, Victor Hugo, Sid Barett, Stevie Wonder, entre otros). Sin embargo, al día de hoy dicha relación no ha podido ser comprobada. Lo que sí se ha probado es que existe un fuerte vínculo entre la condición y la manera en la que todos percibimos estéticamente.

Jamie Ward, uno de los científicos líderes en el campo, y la artista Samantha Moore elaboraron una serie de animaciones basadas en las asociaciones que un grupo de personas con sinestesia de colores y formas para sonidos experimentaban ante ciertos tonos musicales. Estas animaciones fueron luego mostradas a un grupo de gente normal. En el experimento se mostraron las animaciones tal cual como los sinestetas las vivían y rotadas noventa grados. Se pidió a la gente que evaluara qué tan afines eran las animaciones a los sonidos; cuál de las dos versiones sentía que era más correcta u orgánica. El 99% de la gente entrevistada eligió la manera en que los sinestetas percibían los sonidos como la más adecuada. Lo cual sugiere que al parecer existe una relación entre la sinestesia y la manera en la que percibimos artísticamente, ya que, aunque no se tenga la condición, se prefiere la experiencia estética de los que sí la tienen.

El campo de estudio de la sinestesia es relativamente joven, pues hasta hace poco tiempo las experiencias subjetivas no eran tomadas en cuenta por la ciencia. Sin embargo, la condición nos puede decir muchas cosas sobre la manera en la que funcionamos, porque basta tener un cerebro que no lo haga normalmente para poder asomarnos al de toda la especie. 

Exactly Like Breathing from I science.

Muere el conocido ateísta Christopher Hitchens

Arte

Por: pijamasurf - 12/14/2011

Uno de los polemistas contemporáneos más célebres, Christopher Hitchens, murió ayer a los 62 años víctima del cáncer.

Ayer se anunció la muerte de Christopher Hitchens, uno de los polemistas en lengua inglesa más reconocidos de los últimos años, periodista desde los años 70 y recientemente autor de varios títulos de resonancia mundial, especialmente el controvertido Dios no existe y el que marcó su camino hacia el éxito, The Trial of Henry Kissinger.

Hitchens nació en Portsmouth, Reino Unido, en 1949, y se graduó en la Universidad de Oxford en 1970. Comenzó su carrera como periodista en Inglaterra, mudándose después a Nueva York, donde se volvió uno de los co-editores de Vanity Fair hacia finales de 1992.

En su juventud Hitchens estuvo bastante cercano al espíritu contestatario y radical del 68, de donde sin duda obtuvo el sustento ideológico que lo distinguiría en sus labores posteriores pero del cual, según algunos, terminó alejándose con el paso de los años, llegando a su punto extremo en ocasión del 9/11 y los sucesos que de este ataque se derivaron: tanto la ofensiva militar a Irak como la reelección de George W. Bush en 2004, iniciativas que Hitchens apoyó públicamente.

Sin embargo, siendo justos, casi siempre resulta difícil juzgar a rajatabla a personalidades como Hitchens, uno de los mejores representantes contemporáneos de esa estirpe de prosistas ingleses sedienta de controversia, de escándalo en un buen sentido de la palabra: ese escándalo de índole más bien intelectual que no nos deja indiferentes, que nos obliga a tomar posición a favor o en contra y a defender nuestras ideas. Recordemos además que parte esencial del estilo ensayístico de este hombre fue mirar los sucesos, los personajes, las creencias, desde una perspectiva distinta a la que dicta el sentido común y el juicio convencional, descubrir el lado oculto del mundo para aquellos que no lo conocen o se niegan a mirarlo, corroerlo hasta desnudarlo con el ácido inclemente de la ironía ingeniosa.

Ya en 2010 Hitchens recibió el diagnóstico de cáncer de esófago, condición que compartió sentidamente con sus lectores y que a la postre, por complicaciones derivadas de este padecimiento, le causó la muerte. 

Algunas frases lapidarias de Hitchens: 

El terrorismo es la táctica de pedir lo imposible, y pedirlo a punta de pistola.

El único radicalismo real de nuestro tiempo vendrá como siempre lo ha hecho: de las personas que insisten en pensar por sí mismas y rechazan el pensamiento sectario.

Me hice periodista porque no quería obtener de los periódicos la información.

La fe es la derrota de la mente, es la derrota de la razón, es la derrota de la única cosa que nos hace distintos a otros mamíferos. Es nuestra necesidad de creer y de renunciar a nuestro escepticismo y nuestra razón, nuestro anhelo de descartar estos y poner toda nuestra confianza en alguien o algo —esto es para mí lo siniestro. De todas nuestras supuestas virtudes, la fe debe ser la más sobrevalorada.

La religión termina y la filosofía comienza, justo como la alquimia termina y la química comienza y la astrología termina y la astronomía comienza.

La gente tiene miedo a la muerte y la mentira central de todas las religiones es que hay un remedio para esto y que una excepción se hará en tu caso: se te ofrece una vida eterna si haces las propiciaciones y las abyecciones correctas. Bueno, lo siento. Pienso que mentirle a la gente de ese modo es la mayor de las inmoralidades. Así es como [la religión] sobrevive.

 

Mira en Pijama Surf el documental de Christopher Hitchens sobre la Madre Teresa de Calcuta, Ángel del Infierno.

[BBC]