*

X

Mundo Maya 2012: El programa de turismo apocalíptico del gobierno mexicano

Por: pijamasurf - 12/18/2011

El gobierno mexicano no quiere desaprovechar todo lo que genera la fecha del 21 de diciembre del 2012 y desarrolla un programa de turismo new age para capitalizar este mito moderno.

El 21 de diciembre del 2012 es muchas cosas diferentes para muchas personas --el fin del mundo, la ascensión planetaria, un  fraude gigantesco, un hoax, un programa de control mental, un día más, etc.-- y dentro de esta confusión de significados a veces es fácil sacar provecho y hacer negocio con las creencias de las personas. El gobierno de México, como en su momento Hollywood, no quiere quedarse atrás y ha formulado un programa de turismo que busca capitalizar la fiebre milenarista que provoca esta mítica fecha relacionada con el fin de una cuenta del calendario maya.

El programa Mundo Maya 2012 contó en su inauguración con la presencia del presidente Felipe Calderón y de los gobernadores del sureste del país en los que se afincó la cultura maya.  Entre las bondades de este programa se prevé que más de 52 millones de turistas visitarán esa región y generarán un gasto turístico de más de 270 mil millones de pesos en 2011 y 2012, lo cual podría propiciar que el país se ubique como la quinta potencia del sector. 

Para asegurar esta multimillonaria derrama de capital, el gobierno de México está empleando una estrategia de marketing apocalíptico, en el que si bien no se habla del fin del mundo tal cual, sí se menciona que el 21 de diciembre del 2012 iniciará una nueva era, suscribiendo de esta forma --con usura- a los supuestos del movimiento new age, más que a las admoniciones de los antropólogos y etnólogos especialistas.

Una de las primeras manifestaciones de este programa, que contribuye a generar excitación en torno esta mítica fecha, ocurrió hace un par de días cuando las autoridades turísticas de Tapachula instalaron un reloj digital que empezará la cuenta regresiva para el solsticio del 21 de diciembre del 2012.

Si bien Tapachula no tiene gran importancia dentro del mundo maya, cerca de ahí se encuentra el sitio arqueológico de Izapa, donde se encontró la estela del Árbol de la Vida, que juega un papel importante en el trabajo de John Major Jenkins, uno de los divulgadores de esta fecha como reveladora de una nueva era, y quien difundió que el 21 de diciembre del 2012 nuestro planeta se alineará con el centro de la galaxia, algo que ha sido puesto en duda por otros especialistas.

Este 21 de diciembre sacerdotes mayas realizarán una ceremonia en Izapa en convenio con el gobierno del estado, que seguramente estará más interesado por contar con la aprobación de los dioses del dinero.

Manolo Alfonso Pinot, delegado regional de la Secretaría de Turismo en Chiapas, dijo sobre esta fecha “Hay que verlo como una oportunidad de renacimiento". No sabemos si refiriéndose a un renacimiento económico o espiritual.

Más allá de que exista un proceso histórico acelerando hacia un cambio paradigmático en la conciencia del planeta o no, el oportunismo del gobierno mexicano para lucrar con la espiritualidad, es digna de los mejores prestidigitadores y chantajistas. Y aunque el dinero recavado y la inversión propuesta sirva también para la investigación y el cuidado de las zonas arqueológicas, no hay duda que la motivación fundamental de este programa es hacer negocio -- en buena medida manipulando el estado mental de las masas--, algo que pervierte la intención y no justifica los beneficios colaterales que pueda tener un programa que borra la fontera entre el dinero y lo sagrado, y todo es ya del Cesar.

[ABC]

 

Te podría interesar:

McDonald's fracasa en Bolivia: documental explora las causas

Por: pijamasurf - 12/18/2011

El documental "¿Por qué quebró McDonald's en Bolivia?" de Fernando Martínez examina este triunfo de la diversidad cultural sobre la globalización.

Hace unas semanas se estrenó un documental que lleva el título ¿Por qué quebró McDonald's en Bolivia?, en el cual su director, Fernando Martínez, explora las razones que llevaron al fracaso de dicha trasnacional de comida rápida en el país andino.

McDonald's se asentó en Bolivia en 1997 y durante 5 años intentó hacer lo que hace en todos los países donde llega: vender hamburguesas, papas y refresco. Sin embargo, desde sus inicios y a pesar de comenzar con tres sucursales en las ciudades bolivianas de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, se enfrentó a serios obstáculos para conquistar (o pervertir) el paladar de los lugareños.

Es cierto, como afirma Martínez, que uno de los obstáculos más evidentes que la empresa tuvo que sortear tuvo que ver con la economía de los bolivianos, para quienes los precios de McDonald's resultaban altos en comparación con lo que se puede comprar, por ejemplo, en un mercado local. Según Martínez, el menú más barato costaba en McDonald's unos 25 pesos bolivianos (aproximadamente 3 dólares), mientras que en un mercado un almuerzo competo rondaba los 7 pesos (menos de un dólar). Eso sin mencionar las muchas opciones de alimentación que superan por mucho el reducido menú de cualquier franquicia de comida rápida.

Pero esta razón, aunque importante, no explica completamente la derrota de la trasnacional. "Es fácil atribuirlo a la economía, pero detrás de ella están las personas, la sociología y los aspectos culturales", declaró el director.

Y es que visto desde otra perspectiva, tanto o más importante que la económica, el fracaso de McDonald's también puede considerarse un fracaso de la globalización y el proceso de homogeneización cultural que esta implica, el triunfo de la diversidad cultural y la identidad colectiva, en este caso expresadas en la gastronomía original. En este sentido resulta irrisorio que McDonald's haya intentado revertir sus malos números introduciendo en sus así llamados restaurantes la llajwa, salsa con la que los bolivianos aderezan sus alimentos, y música folclórica.

McDonald's salió de Bolivia en 2002, ante el evidente y plausible desinterés de los bolivianos por los alimentos que ofrecía.

 

[BBC]