*

X

La tela de una araña y la música están vinculadas en su estructura, según concepto matemático

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/10/2011

Matemáticos del MIT acuñan concepto matemático que podría revela la secreta conexión de todas las cosas en el universo.

La tela de una araña es una de las formas geométricas más perfectas de la naturaleza, creada, para sorpresa de nuestro entendimiento, sin ninguna intuición matemática aparente aunque, podía suponerse, con cierto conocimiento secreto de la armonía y la perfección.

Ahora científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts han descubierto que estos patrones guardan una relación íntima con las estructuras sónicas de una melodía.

Los investigadores analizaron una telaraña en su composición a nanoescala, en combinación con el concepto matemático de “olog” [ontology log], acuñado por David Spivak, uno de los participantes en el estudio, que permite categorizar abstractamente las propiedades generales de un sistema (sin importar de cuál se trate) y mostrar las relaciones inherentes entre la función y la estructura. Sobre estos, Markus Buehler, otro de los involucrados, explica:

Los olog nos permiten compilar información sobre cómo los materiales funcionan en un manera matemáticamente rigurosa e identificar esos patrones que son universales para una amplia gama de materiales. Su potencial para la ingeniería de construcción del entorno —en cuanto al diseño de nuevos materiales, estructuras e infraestructuras— es inmenso.

Además, este concepto permite “revelar nuevas relaciones entre ámbitos aparentemente disímiles con el objetivo de mejorar la ingeniería y el diseño de materiales”, agregó Joyce Wong, de la Universidad de Boston.

En este sentido la relación entre la tela de la araña y la música se refiere a que una telaraña es suficientemente robusta para evitar una falla catastrófica debido a los distintos materiales empleados en las fibras de sus hilos. En música, los teóricos han observado que, de manera parecida, al suprimir acordes sueltos de una secuencia armónica provoca un efecto menor en la calidad armónica de toda la secuencia.

Alguna vez se dijo que Dios hablaba el lenguaje de las matemáticas. Quizá, con este concepto del olog, el logos de la ontología, redescubramos que la divinidad, al igual que todas las cosas en el universo, caben en una especie de aleph matemático en el que todos convivimos interrelacionados secretamente.

[Science Daily]

¿Qué pasará cuando el Sol muera? Secuencia gráfica sobre el fin del universo

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/10/2011

En un ejercicio que combina talento artístico con conocimientos científicos, el dibujante Ron Miller nos ofrece una serie en la que retrata las etapas consecutivas que seguirán el Sol, la Tierra y el universo mismo en su camino a la muerte y el fin absoluto de toda actividad.

Como sabemos, la estrella que da sentido al sistema al cual pertenecemos como planeta se encuentra, como todo en el universo, en un proceso físico de reacciones y movimientos que algún día cesarán, terminando así con su actividad y, en consecuencia, modificando drásticamente las condiciones en todos los planetas que orbitamos en torno suyo. Particularmente en la Tierra, el deceso del Sol se traducirá en el fin de la vida tal y como la conocemos actualmente e incluso su faz cambiará a tal grado que se volverá irreconocible.

Este proceso ha sido ilustrado por el dibujante Ron Miller, quien nos ofrece una serie de 9 láminas en donde traza este camino de muerte y vacío absoluto que inevitablemente seguirán el Sol, la Tierra y, al final, el universo entero. La línea de tiempo comienza a partir de ahora.

 

1.1 mil millones de años: el Sol comenzará a crecer e incrementar su temperatura. La Tierra también se hace más caliente, el hielo en su superficie se derrite y los océanos hierven hasta consumirse. El planeta se vuelve totalmente seco.

 

3.5 mil millones de años: continúa el proceso de agrandamiento y calentamiento del Sol. La Tierra es un planeta muerto que guarda semejanza con el Venus de la actualidad.

 

El Sol es una estrella naranja gigante que domina el cielo y que con su calor comienza a derretir las montañas de nuestro planeta.

 

Convertido ahora en una roja gigante, el Sol envuelve las órbitas de Mercurio y Venus y su atmósfera exterior podría incluso alcanzar a la Tierra.

 

Plutón, alguna vez un punto frío e imperceptible en los cielos de la Tierra, se verá cuatro veces más grande que el Sol desde la superficie terrestre.

 

12.4 mil millones de años: el Sol ha perdido sus capas exteriores. Una nebulosa planetaria se expande como una burbuja de jabón en torno al pequeño y último remanente del corazón solar (visto aquí desde el Cinturón de Kuiper).

 

Todo lo que queda del astro es una enana blanca, probablemente no mayor que la Tierra: cenizas inertes sobre el cadáver de nuestro mundo.

 

Pero esto no es todo para el sistema solar. Los brazos galácticos de la Vía Láctea y Andrómeda colisionan, dispersando al enano solar y lo que queda de su séquito planetario.

 

Por último, cuando toda la energía del universo se acabe y este llegue a su fin, cuando todo esté a la misma temperatura y las reacciones químicas cesen, entonces todo se detendrá de una vez y para siempre. De aquí a 1 millón de millones de años no habrá nada en el universo más que oscuridad, vacío y un frío absoluto.

[io9]