*

X

Historias de niños que han sido criados por animales salvajes

Por: pijamasurf - 12/15/2011

Increíbles historias, fuera de la mitología y el folclor, de niños que en pleno siglo XXI fueron criados por animales salvajes.

En la mitología y el folclor, incluso en los modernos, es más o menos iterativa la figura del niño criado por un animal. Los más célebres son sin duda Rómulo y Remo, amamantados por una loba, pero también Zeus abandonado en Creta y criado por la cabra Amaltea y por la miel que le proporcionaban las abejas (y aquí podríamos establecer un paralelismo y reparar en relación entre el poder político y su crianza salvaje). 

Asimismo, en la imaginaria moderna, quizá los ejemplos más conocidos sean los de Mowgli, en The Jungle Book de Rudyard Kipling, y Tarzán, original de Edgar Rice Burroughs, ambos popularizados por la industria hollywoodense.

Sin embargo, existen casos reales, ya en el siglo XXI, de niños que por un extraño destino comenzaron sus días en compañía de un animal, tomando de este sus primeras enseñanzas.

Uno de ellos es el de este niño ruso cuya madre tuvo la singular idea de llenar su casa de pájaros trinantes, decenas de jaulas apretujadas en un pequeño departamento de solo 2 habitaciones y, encima, sin mediar palabra entre madre e hijo. En 2008, cuando el niño fue hallado a la edad de 7 años, era incapaz de hablar y se comunicaba, especialmente con las aves, solo silbando y agitando sus brazos como si se tratara de un par de alas.

Otro caso que en su momento llamó poderosamente la atención pública fue la de un niño, también ruso, que en 2007 se encontró entre una manada de lobos en Kaluga, una región de Rusia Central.  Al niño se le calcularon entonces unos 10 años de edad y sorprendió por sus rasgos notoriamente parecidos a los de un lobo: dientes fuertes y afilados, largas uñas en sus pies que semejaban garras y un andar lobuno, además de comportamiento agresivo. El niño, llamado entonces Lyokha, escapó del hospital donde lo atendían apenas un día después de su hallazgo.

[io9]

 

Te podría interesar:

Conviértete en un delfín humano con este jetpack que te permite nadar por el aire

Por: pijamasurf - 12/15/2011

El Flyboard de Frank Zapata permite elevarse por el aire y sobre el agua como un delfín biónico.

La rebosante alegría acrobática de los delfines (que se expresan lúdicamente saltando del mar al cielo) que tanto has deseado al observarlos —ser delfín, por fin— está relativamente al alcance gracias a Frank Zapata. El Flypack de este enorme aficionado de los deportes acuáticos absorbe agua y la expulsa a propulsión. A diferencia de otros aparatos de propulsión hidráulica, en el Flyboard el agua sale de los pies, convirtiendo al usuario de esta forma en un delfín humano, menos grácil que el cetáceo pero con la capacidad "biónica" de elevarse a mayor altura.

Este cinturón cohete acuático cuesta 6500 dólares, si bien un precio que no muchas personas pueden costear, no parece tan caro para la diversión que ofrece, aunque es necesario tener un potente jetski para adherir una manguera y conducir al delfín-humano.

Zapata, de origen francés, incluso ha logrado realizar una serie de piruetas y maromas en el aire que evocan delfines superanturales con sus vuelos de espirales océanicas.

[Daily Picks]