*

X

¿Qué géneros musicales provocan más accidentes automovilísticos?

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/07/2011

De acuerdo con una encuesta llevada a cabo entre conductores de Londres, escuchar rock y jazz aumenta las probabilidades de sufrir algún percance automovilístico.

El espectro de la música es amplísimo: lo mismo va de lo más frenético a lo más apacible, de la alegría a la tristeza y del impulso por salir y moverse a la más melancólica introspección. Además, aunque algunos puristas abominan de esta práctica, ahora es mucho más posible escuchar música en casi cualquier instante de nuestra vida cotidiana: desde el baño matutino hasta los rituales nocturnos (de todo tipo) antes de dormir, la rutina de ejercicio, el trayecto del hogar al trabajo, el periodo laboral, etc.

Y sin duda uno de los escenarios más usuales en que la música nos acompaña es cuando estamos arriba de un automóvil, sea este particular o colectivo. Quizá por esto una casa encuestadora quiso preguntarse qué tanto influyen en nuestro comportamiento la música que escuchamos mientras estamos frente a un volante. Y los resultados, aunque no son muy sorprendentes, dan una idea de este fenómeno.

Para el estudio se entrevistaron a 2000 conductores del Reino Unido a quienes se les hicieron preguntas sobre la música que escuchaban mientras manejaban y si se habían visto envueltos en algún incidente de tránsito: el 76% de los encuestado que acostumbraban escuchar rock admitieron haber insultado a otros conductores y el 31% de este mismo segmento sufrían con cierta regularidad accidentes menores. También el reggae distrae excesivamente a sus oyentes, quienes aceptaron que sus accidentes se debieron sobre todo a que habían restado atención al camino.

En el otro extremo se encuentran los aficionados al pop, de quienes solo un 13% compartió dicha suerte. Al respecto Victoria Williamson, psicóloga de la música por la Universidad de York, explica: “Dado que la música pop es simple, repetitiva y la gente tiende a saber la letra de memoria, ocupa menos espacio en la mente del oyente”.

Curiosamente quienes escuchan habitualmente jazz al manejar también corren el riesgo de sufrir un accidente porque tienden a aumentar la velocidad sin darse cuenta. Según Williamson, esto se debe a que el jazz "es una música más compleja e interesante. Probablemente distrae más a los oyentes, que no prestan atención a los límites de velocidad".

Por último se encuentra otro género también popular como acompañamiento automovilístico: la llamada música clásica, cuyas vibraciones se contagian a los conductores, quienes incluso llegan a considerar esta actividad “relajante” y, por ende, tienen menos probabilidades de exceder los límites de velocidad.

¿Tú qué música escuchas al manejar?

 

[BBC]

Te podría interesar:
Un simpático video parodia la frivolidad que caracteriza a las personas que se acercan al new age y a la espiritualidad como una moda más sin estar dispuestos a sacrificarse para obtener conocimientos: cayendo en las fáciles mieles (redes) de la creencia

Un video que circula por las redes sociales se mofa de la banalidad con la que, en la mayoría de las ocasiones, se adopta el new age  (como una espiritualidad de bolsillo). La búsqueda del sentido, de la profundidad de la existencia muchas veces, sin darse cuenta, encalla en aquello que más crítica: una frivolidad de la magia, un consumismo del bienestar: el mismo engaño sólo que supuestamente fuera del mainstream.

El video, que por ahora no tiene traducción al español, ha sido realizado por el colectivo Elevate (sus otros videos no parecen ser tan simpáticos). Muestra a una joven hippie (que a la vez no deja de ser fresa o pija; el hippie es el más fácil hipster) manifestando un endeble pensamiento mágico: mandando amor a distancia, diciendo recibir información del cosmos, canalizando a St Germain y su rayo violeta, preocupada por el porcentaje orgánico de su comida (y dónde dejó su espirulina) o por los efectos de los chemtrails en su humor de domingo, con gurú famoso y chamán personal (ahora con un nombre cósmico indígena más ad hoc a su personalidad transtemporal), basándose en la astrología para relacionarse con las personas que conoce, confesanado con todo el cool haber visto su primer OVNI en Burning Man y fan siempre de la física cuántica (ese fad)... Paganismo pop, chamanismo de fin de semana, sincretismo de froot loops con mescalina.

Ahora bien, por más que critiquemos el new age y la fácil espiritualidad, hay que reconocernos en el video, muchos de nosotros hemos buscado este tipo de filosofía (panacea express) y conocimientos como una moda, como un mecanismo de defensa ante la falta de aceptación o un tanto por la pereza y el miedo a afrontarnos con nuestra propia mente y cuerpo -a desarmarnos-- para entonces tal vez sí buscar el espíritu en la sombra. Creer es crear, dicen, ¿pero qué creamos cuando creemos algo que no sabemos, que solamente nos han dicho que es, que no hemos explorado por nosotros mismos sin creer, de entrada, que funciona?  Todos tenemos (o tuvimos) algo de hipsters, aunque hayamos ya interiorizado el rechazo a las modas y seamos capaces de leer los movimientos culturas que se asoman a la superficie desde un contexto histórico. Por esto posteamos el video, para reírnos de nosotros mismos y seguir pasando el espejo.