*

X

Vórtices interdimensionales hechos de miles de cuerpos desnudos (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 11/29/2011

La obra de Angelo Musco, marcada por un nacimiento traumático, reflexiona en torno a los conductos intrauterinos intradimensionales que conectan la vida y la muerte.

Los túneles o nidos interdimensionales que conectan la muerte con la vida --y viceversa-- como una especie de útero cósmico son permanencia reminiscente en la obra de Angelo Musco. Este artista italoamericano se vio marcado por un oneroso proceso de nacimiento; al cruzar el umbral Angelo pesó 6.7 kilos causando que él y su madre estuvieran al borde de la muerte. Este evento fundacional en el que la primera luz se vio envuelta todavía en telerañas ultraterrenas, es una constante fuente creativa en su obra.

Según el Libro Tibetano de los Muertos cuando una persona muere se enfrenta con una serie de alucinaciones fantasmagóricas en su proceso de reencarnar --al menos de que logre seguir la Luz Pura del Vacío del Bardo--; el momento de regresar al canal de la vida en este mundo suele suceder cuando un alma se identifica con una pareja teniendo sexo en la oscuridad: sus padres.

Los vórtices revolventes del karma, cuevas y nidos de desnudas familias energéticas, son representadas en la obra de Musco: una mucosa cósmica de almas.

Así nadando hacia la siguiente dimensión con el cuerpo-proyectil-de-la-mente, escuelas de peces en el mar de la (ir)realidad. Los cuerpos desnudos en el limbo, surcando hacia una luz que podría ser la más grande ilusión.

[Oddity Central]

Tu cadáver convertido en una batería (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 11/29/2011

Reducir el cadáver del difunto a la energía química necesaria para alimentar una batería que, dicen algunos, podría emplearse para operar desde un avión a control remoto hasta un juguete sexual.

Hace unos días publicamos en Pijama Surf una lista con algunas formas alternativas para hacer del descanso eterno algo distinto al tradicional ataúd o incineración.

Este video que ahora presentamos podría sumarse a esas opciones, pues su objetivo es reducir el cadáver del difunto a la energía química suficiente y necesaria para nutrir una batería común y corriente.

El proyecto Afterlife es original de los diseñadores británicos James Auger y Jimmy Loizeau y si bien se adhiere a una postura más bien conceptual y quizá incluso artística (en la medida que confronta nuestras creencia y prejuicios), sin duda habrá quien la considere una opción viable tanto ecológica como poblacionalmente.

Por cierto, a algunas personas a las que se les preguntó qué harían con sus baterías Afterlife una vez que las tuvieran a su disposición, dieron respuestas variadas, desde algunas que las destinarían a operar un avión de control remoto hasta otras que las reservaban para sus juguetes sexuales.

 

Afterlife from Auger-Loizeau on Vimeo.

[Gajitz]