*

X

Parmenides 1, de Dev Harlan: el juguete geodésico de la divinidad

Arte

Por: pijamasurf - 11/09/2011

La obra del artista neoyorkino Dev Harlan es un vuelo astral de geometría sagrada, el juguete metamórfico de una divinidad abstracta que se proyecta en el tiempo en una esfera de colores.

Dev Harlan es un joven artista neoyorkino que lleva ya unos años jugando con medios físicos y virtuales, combinando luz, escultura y proyección.  Su más reciente obra "Parmenides 1" es probablemente la más lograda en su carrera; ya había construido pirámides multicromáticas con pantallas geométricas, vulvas aéreas de neón  y discoballs holográficas pintando de geometría sagrada salas de museo. Pero "Parmenides 1", parte de su exposición Astral Flight Hangar, conjura un metaobjeto —como aquel monolito de Kubrick, o el Rubik cube de un demiurgo que juega a la comogénesis y proyecta la estructura del universo: luz, geometría y movimiento— que mueve al espectador al hiperespacio de la estética donde los sólidos platónicos se disuelven en cristales líquidos oniridiscentes.

Terence Mckenna gustaba citar el fragmento 54 de Heráclito (justamente el filósofo presocrático que se opuso radicalmente a Parménides): “El Eón es un niño que juega con pelotas de colores". Esta es la sensación que nos deja la obra de Dev Harlan, solo que el Eón es él mismo la pelota de colores, de la misma forma que el tiempo es el espacio.

La escultura híbrida de Harlan utiliza la proyección de video junto con innovadoras técnicas de mapeo para controlar a detalle las formas que toma la imagen en alineación con la escultura ("una estrella geoide", un objeto imposible, astro y planeta en permanente metamorfosis).  El poliedro de video construye un diálogo cinético de formas primordiales, recordándonos un universo pitagórico donde las formas geométricas son los ladrillos de la creación, omnipresentes en toda la naturaleza como un sello del demiurgo. Hipnóticas gamas de colores llenan los vértices fluyendo con lúdicas flores de la vida o fugaces trompos que se encienden tejiendo  breves portales de luz.

Según el  filósofo griego Parménides, el cambio es una ilusión, el ser verdadero es inmóvil, increado y eterno. La obra de Dev Harlan refleja quizás las alteraciones ilusorias de la unidad del Ente, como por una magia de duendes, que proyecta el rostro informe de esta divinidad universal. Es un juego de adivinación circense, dibujar en el espacio aquello que no tiene forma -—abstracción pura geométrica que se desdobla en patrones armónicos, matemática que se materializa en una feria luminosa de formas. Un elegante y paradójico autotransformador que muestra los cambios de aquello que no cambia. 

[Dev Harlan]  

Narrando la realidad en la era digital: colectivo monochrom presenta Sierra Zulu

Arte

Por: pijamasurf - 11/09/2011

Proto-estética con actitud pop, ciencia subcultural, hackeo y activismo político son las trincheras desde donde el colectivo “monochrom” cuestiona la manera predominante en que se narra la realidad en la era digital.

“monochrom” es un colectivo no jerárquico surgido en Viena en 1993 que se define como una “mezcla impeculiar de trabajo proto-estético, actitud pop, ciencia subcultural, contexto de hackeo y activismo político”.

De momento su campo de acción principal es el cine, particularmente el desfase existente entre la manera en que se cuentan las historias de las películas y la realidad actual de dichas historias. Según Johannes Grenzfurthner, miembro fundador de monochrom, el cine sigue contando historias con los mismos recursos de la narrativa decimonónica, siendo que muchos de los protagonistas, temas e implicaciones de los relatos que podrían ser importantes han cambiado sustancialmente durante los últimos veinte años.

Abrevando de pensadores como Deleuze y Brecht, además de los teóricos de la llamada “sociedad de la información”, este colectivo intenta dar cuenta de esa nueva forma en que deberían contarse las historias en el cine en este ya más o menos avanzado siglo XXI: el drama, la acción, el movimiento (en el sentido deleuziano del concepto) no pueden ser los mismos ahora que muchos de los factores de cambio en el mundo tienen un carácter mucho más abstracto o muchos menos tangible que en épocas pasadas.

Para ejemplificar esto, monochrom se encuentra realizando —con tanto ahínco como sus limitados recursos se lo permiten— una película en torno a un ficticio poblado en el noreste de Austria al que llamaron Soviet Unterzoegersdorf, un falso y último resabio comunista que por alguna razón desconocida habría sido orillado a las márgenes de la historia, viviendo en una especie de paréntesis temporal, aislado del devenir europeo, incapaz de saber qué destino tomar luego de la caída de la URSS. El proyecto fílmico se titula Sierra Zulu y busca cuestionar las ideas convencionalmente aceptadas de pasado y presente como relatos históricos, además de indagar un poco en cómo se genera la información y el conocimiento en las sociedades occidentales contemporáneas.

En esta plática, Grenzfurthner explica con más detalle el proyecto Sierra Zulu:

 

Luego de escuchar a Grenzfurthner e indagar un poco sobre Sierra Zulu, pareciera que una de las cosas que intenta enunciar el colectivo monochrom con su trabajo es que, en nuestra época, difícilmente podríamos considerar algo verdadero o falso sin estar, en ambos y en cualquiera de los casos, totalmente equivocados.

Aquí el sitio de monochrom.

[Boing Boing]