*

X

Informe anual de la ONU: ¿Cuáles son los países más desarrollados del mundo?

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/06/2011

Presenta la ONU su informe anual sobre desarrollo humano: aunque hay pocas sorpresas en los últimos y los primeros lugares, la creciente desigualdad reajusta esta clasificación.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) acaba de presentar su más reciente informe sobre desarrollo humano, al que subtituló “Sostenibilidad y equidad: Un mejor futuro para todos”, en el cual evalúa los avances y retrocesos que tanto a nivel general como en cada uno de los 187 países examinados se han tenido en rubros como el ingreso, la educación, esperanza de vida y equidad.

Como ya es costumbre, los países más desarrollados se encuentran en los primeros lugares del ranking: después de Noruega, en el primer sitio, están Australia, los Países Bajos, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Canadá, Irlanda, Liechtenstein, Alemania, Suecia y Suiza; en contraste, la última decena de la lista está dominada por naciones africanas: Guinea, la República Centroafricana, Sierra Leona, Burkina Faso, Liberia, Chad, Mozambique, Burundi, Níger y la República Democrática del Congo al final.

Esta clasificación corresponde al Índice de Desarrollo Humano (IDH) del informe, el cual se forma a partir de una combinación de «indicadores de esperanza de vida, logros educacionales e ingresos», a decir del propio PNUD.

Sin embargo, este mismo indicador se considera en perspectiva al introducir la noción de desigualdad. El reajuste que sufre entonces el IDH adquiere un valor mucho más objetivo. En el caso de Estados Unidos, por ejemplo, aunque se encuentra entre los 5 países mejor clasificados en cuanto a desarrollo humano, la brecha cada vez más creciente entre los distintos sectores de la población provoca que pase del 4° al 23° lugar del ranking. «Cuando existe desigualdad en la distribución de salud, educación e ingresos, el IDH de una persona promedio de cualquier sociedad será inferior al IDH general», se lee en el documento.

En América Latina, los 10 países con mejor desarrollo humano son Chile (44° lugar general), Argentina (45), Barbados (47), Uruguay (48), Cuba (51), Bahamas (53), México (57), Panamá (58), Antigua y Barbuda (60) y Trinidad y Tobago (62). A estos lugares medios de la tabla general se añade que la región sigue siendo, según la ONU, la más desigual del planeta.

El subtítulo de “Sostenibilidad y equidad: Un mejor futuro para todos” alude al hecho de que solo por medio de la sustentabilidad (entendida en un sentido amplio) será posible contrarrestar los oscuros pronósticos que se ciernen sobre nuestra especie.

«El Informe sobre Desarrollo Humano 2011 es un aporte considerable y a la vez novedoso al diálogo mundial en torno a este desafío, y demuestra que la sostenibilidad está íntimamente ligada al problema básico de la equidad, entendida como justicia social y mayor acceso a mejor calidad de vida. La sostenibilidad no es solo, ni en primera instancia, un tema ambiental, como se argumenta tan convincentemente en este Informe. Se trata, sobre todo, de la forma en que elegimos vivir nuestra vida, conscientes de que todo lo que hacemos tiene consecuencias para los 7.000 millones de habitantes del planeta, así como para los miles de millones que vendrán en los próximos siglos», escribe en el prólogo Helen Clark, administradora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Consulta aquí el Informe sobre Desarrollo Humano 2011 del PNUD

[Yahoo]

Te podría interesar:

Ateos y violadores, los menos confiables para las personas religiosas

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/06/2011

Las personas de firmes creencias religiosas consideran poco o nada confiables a los ateos, mérito que estos comparten solo con los violadores.

Investigadores de las universidades de British Columbia y Oregon publicaron recientemente un estudio en el que aseguran que las personas con firmes creencias religiosas tienden a desconfiar de los ateos mucho más que de otros grupos, religiosos y no, como seguidores de otros credos (judíos, musulmanes, etc.), feministas u homosexuales. Curiosamente, el único grupo del que los religiosos desconfían tanto como de los ateos es el de los violadores.

Del otro lado, sin embargo, los ateos se muestran más bien indiferentes hacia las personas religiosas si de juzgar su confianza se trata.

Estudiar estos prejuicios es importante en la medida en que afectan ámbitos particulares de la vida cotidiana, por ejemplo, la decisión de contratar o no a una persona, en la cual parece influir la impresión de confiabilidad que se tiene sobre ella pero que, en el fondo, obedece a una idea no necesariamente verdadera basada en sus creencias religiosas.

Will M. Gervais, el autor principal en la publicación, se sorprende de que los creyentes sientan esa aversión por un grupo que es, en términos generales, tan difícil de identificar, y piensa que quizá esto se deba a que estas personas se sienten cómodas conviviendo con otras que también crean en algún tipo de poder superior con la capacidad de evaluar sus acciones y premiarlas o castigarlas.

“Si crees que [Dios] observa tu comportamiento mostrarás tu mejor comportamiento. Pero esto no puede aplicarse en un ateo. Y esto permite a la gente utilizar las creencias religiosas como un signo de qué tan confiable es una persona”.

Aunque cabría preguntarse qué tan posible sería extrapolar las conclusiones de este estudio a otros contextos, sin duda es un buen motivo para reflexionar no solo sobre la manera en que las creencias de una persona moldean su manera de percibir y aceptar el mundo que le rodea, sino en general sobre cómo los prejuicios se esconden en lo más profundo de nuestro entendimiento, casi siempre disfrazados de certezas de las que nunca nos atrevemos a dudar.

El estudio íntegro Do You Believe in Atheists? Distrust Is Central to Anti-Atheist Prejudice, de Will M. Gervais y Azim F. Shariff se encuentra disponible en línea.

[Vancouver Sun]