*

X
En un hobby que algo tiene de enternecedoramente anacrónico, un canadiense de 58 años lleva un par de décadas arrojando botellas al mar con mensajes de amistad en su interior, acaso un método mucho más efectivo y sincero que las actuales redes sociales.

Para Harold Hackett, un canadiense que habita en la isla Prince Edward, en la costa atlántica, la expresión “arrojar una botella al mar” es más que una metáfora, es una realidad ritual cotidiana que ha hecho de él un personaje singular.

Durante casi veinte años Hackett se ha dedicado a confiar sus solicitudes de amistad no a Facebook, sino al vaivén y el humor de las aguas océanicas, esperando que su modesto pero resistente transporte llegue hasta la persona indicada —quienquiera que esta sea.

Desde 1996 ha arrojado 4800 botellas y recibido más de 3100 respuestas (algunas incluso varios años después de que hubiera lanzado su botella), más de 3000 desconocidos destinatarios de todo el mundo que repentinamente se convirtieron en remitentes, comenzando así a establecer con el canadiense una relación única y enternecedoramente anacrónica en estos tiempos en que la comunicación global se consigue con unos cuantos clics y los dispositivos apropiados.

“Nunca creí que tendría tantas de regreso”, dice Hackett, “Simplemente adoro hacerlo al viejo estilo”.

Pero si ya es, de alguna manera, recompensa suficiente saber que alguien allende el mar y las fronteras será feliz por un momento al recibir unas cuantas palabras suyas, Hackett confiesa que también ha obtenido de esto que él considera un hobby algunos beneficios adicionales: “Usualmente me llegan unas 150 tarjetas navideñas, regalos navideños, souvenirs”.

Quién sabe, quizá rescatar algunos de esos viejos métodos de comunicación nos acarrearía más y mejor compañía que las redes sociales que tanto nos han fascinado en los últimos años.

[BBC]

Facebook y Twitter, sin duda las dos redes sociales más populares y exitosas hasta el momento, ofrecen una buena vía para tomar el pulso a la opinión pública global y conocer los temas en los que pone su incesante atención.

Teniendo en cuenta que una buena parte de la población mundial tiene acceso a las redes sociales y las utiliza frecuentemente (en algunos casos incluso se han convertido en una especie de apéndice o sucedáneo de eso que todavía llamamos, con cierto anacronismo, “vida real”), vale la pena conocer sus tendencias y tomar el pulso digital de los temas que interesan a sus usuarios.

En este sentido, sin duda las dos redes sociales más populares y exitosas son Facebook y Twitter, los tentáculos de la opinión pública en Internet que apresan con fuerza los temas más importantes en cierto momento, lo mismo por su trascendencia histórica (como los sucesos de la Primavera Árabe), que por pertenecer a esa esfera de la cultura masiva a la que, en un contexto de globalización indudablemente fomentado en Internet, pertenece casi cualquier población del orbe.

Así, las cosas, los 10 temas más populares en Facebook fueron los siguientes:

1. La muerte de Osama bin Laden

2. Los Empacadores ganan el Super Bowl

3. Se declara a Casey Anthony no culpable

4. Charlie Sheen

5. Muerte de Steve Jobs

6. La boda real en Inglaterra

7. Muerte de Amy Winehouse

8. Call of Duty: Modern Warfare 3

9. Comienzan operaciones militares en Libia

10. Huracán Irene

Como vemos, este top está un tanto inclinado hacia los intereses de la población estadounidense promedio y, aunque aparentemente diverso (pues lo mismo va de eventos políticos al entretenimiento o la tragedia ambiental), de alguna manera es posible comprender su eclecticismo estructurado por esa perspectiva mainstream del manejo de la información.

Por otro lado, en Twitter los hashtags más utilizados fueron estos ocho:

1. #egypt

2. #tigerblood

3. #threewordstoliveby

4. #idontunderstandwhy

5. #japan

6. #improudtosay

7. #superbowl

8. #jan25

#tigerblood alude al affaire Charlie Sheen y #jan25 al día en que Mubarak dejó la presidencia de Egipto.

Al menos a primera vista parece claro que los usuarios de Twitter o están más distribuidos en el mundo o tienen, en promedio, intereses distintos a los de Facebook. Resalta, por ejemplo, que en Facebook la catástrofe natural y después nuclear de Japón no haya trascendido a los 10 temas más populares del 2011, mientras que en Twitter este mismo alcanzó un quinto lugar en el interés común, superando incluso esa celebración de la masculinidad prototípica estadounidense que es el Super Bowl (que en Facebook fue el segundo acontecimiento más comentado).

Sea como fuere, sin duda estos datos nos permiten darnos una idea de las preocupaciones en las que está puesta la atención de ese argos proteico que llamamos opinión pública.

Con información de Mashable y PcMag.