*

X

Deslízate por el hiperespacio con esta animación del arte psicodélico de Adam Scott Miller

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 11/27/2011

Formidable animación de las pinturas psicodélicas de Adam Scott Miller (ASMocean) nos invita a un trance psiconáutico en un espejo líquido de visiones que se abre revelando los píxeles del diseño cósmico

 

Adam Scott Miller (ASMocean) es uno de los más destacados pintores psicodélicos de la nueva generación heredera de Alex Grey y Robert Venosa. En este video de 11:11 minutos se puede ver su obra condensada en un flujo visual que es, en su interacción con nuestras neuronas espejo, una sutancia psicoactiva en sí. Cintilante psicodelicatessen que avanza por el bosque de axones y dendritas, una nararativa "mítica y numinosa" que se coloca en la frontera liminal de la conciencia en donde brota el tercer ojo líquido de imágenes-reflejos de la totalidad implicada.

Un animación que se construye como una alucinación fractal, donde cada tejido y textura de pintura contiene un reducto interior, fuente mandálica y mandelbrótica de nuevas visiones psicodélicas (la mujer que en su mano tiene un ojo y en el ojo tiene un jaguar que en las manchas de su piel tiene una selva con una mujer soñando con el corazón del cielo...).

Explosiones de kundalini que llevan al hombre de meditar en el mar al cosmos --con estrellas chákricas-- elevándose como Shiva por los vórtices de la galaxia hacia la llama azul de Sirio.

Los infaltables paisajes holotrópicos de la ayahuasca, enramadas tribales de joyas, vientres caleidoscópicos de Gaia, serpientes genéticas pulsantes en el río de la muerte. O las dimensiones hiperespaciales del DMT,  donde la fisión del átomo es la explosión de luz fractal, el templo del crisántemo, el elfo pitagórico, Topus Uranus a través de túneles de realidad tranceleste, la vulva del código divino que se abre como el loto de los mil pétalos (sahasrara interdimensional). Y los ciberespacios de la Matrix, los secreensavers del demiurgo, el agua cristalina en la que se baña el Hacedor de Estrellas/Proyector de Hologramas. Siempre una insinuación o seducción a rasgar el velo de Maia, del mundo de las formas hacia la unidad prístina que subyace el mundo fenoménico. 

 [Sitio de Adam Scott Miller]

Monjes budistas plantan en Fukushima 8 millones de girasoles para combatir la radiación

Por: pijamasurf - 11/27/2011

Una épica y colorida hazaña es la que han concretado los monjes budistas del templo Goenji, ubicado cerca de Fukushima: plantar más de 8 millones de girasoles para absorber la contaminación nuclear en la tierras de cultivo.

En una acción que, vista desde cualquier perspectiva, resulta ciertamente inspiradora, un grupo de monjes budistas que residen en el templo de Goenji, ubicado en las proximidades de Fukushima, en Japón, región devastada por uno de los peores accidentes nucleares de la historia, se coordinó para llevar a cabo una labor ejemplar. Encabezados por Koyu Abe, líder del templo, los monjes se han dedicado a sembrar millones de girasoles, una planta que es famosa por su capacidad de absorber materiales del suelo, incluidos los radioactivos.

Hace unos días reportamos el caso de un conductor japonés de televisión quien comió, frente a toda su audiencia, unos vegetales crecidos en la zona de Fukushima con la intención de comprobar que estos no están contaminados. Sin embargo, a los pocos días de su temeraria demostración, el conductor contrajo leucemia. Luego del accidente registrado en la planta nuclear de Fukushima, tras el embiste del terremoto, la radiación liberada permeó, a pesar de los esfuerzos, los suelos de una extensa región agrícola. Alimentos como verduras, leche, carne, pescado, agua, te y el arroz, esté ultimo pilar de la canasta básica en Japón y muchos otros países, debieron ser desechados tras registrar niveles excesivos de contaminación, al contener cesio. 

“las raíces son las que actúan como mecanismo estabilizador. Realizan filtración, lo que significa que van a absorber y van a dejar cerca ellas tanto metales pesados como restos de uranio. Esto está siendo estudiado para saber cómo quedan estos elementos, pero lo que sí se sabe es que la planta es tolerante a altas cantidades de metales pesados y de uranio y también las ingresa en su metabolismo, por lo tanto, no pasan a las capas superficiales de agua y tampoco se trasladan en el terreno o el suelo” afirma la especialista argentina en bioquímica, Adalgisa Scotti, quien estudia este tema en el Centro Internacional de Estudios de la Tierra.

Y que mejor manera de contribuir al combate del catastrófico escenario que sembrar millones de flores, las cuales no solo ayudan a depurar las tierras afectadas, sino que, al menos en un plano simbólico, irradian esperanza a una población desmoralizada. 

[Radio UChile]