*

X
El sublime juego de reality hacking de Anonymous-Mayhem 2012 podría ser la más grande obra de arte de la historia: un proyecto P2P de iluminación a través de la información .

Cuesta mucho pronunciarse como parte de algo y defender un proyecto colectivo cuando buscamos alejarnos del fanatismo, individuarnos, encontrar el santo grial pero de nuestro propio código. Sin embargo, si tuviéramos que declarar nuestra afinidad, admiración y apoyo incondicional a un movimiento cultural colectivo, ese probablemente sería el Proyecto Mayhem 2012, una obra en construcción de reality hacking que conjuga la poesía del caos, la alquimia, la re-evolución de la conciencia, la psicomagia, el tecnochamanismo, el discordianismo, el Mindfuck y el  LULZ (el humor rebelde del hacker que se ríe para crear un glitch en la Matrix), y el cual reúne uno de los corpus meméticos más finos  en la historia de Internet (es justamente una obra maestra de Internet).

Fundamentalmente el Proyecto Mayhem sintetiza el trabajo de los grandes hackers culturales y lo remediatiza subversivamente para provocar un estado de conciencia alterada (el psicoactivo es el lenguaje) que estimule un cambio a escala masiva (hackeando la fecha del 21 de diciembre del 2012 y el sigilo numérico masónico del 11:11, usándola como un detonador, una gran broma cósmica, un pretexto para crear) y hacer de los individuos que trabajan para el enjambre programadores de su propia realidad (la cual retroalimenta el código del panal) y no entidades programadas por la mente grupal. 

La maravilla del Proyecto Mayhem es que se teje en la Red como acertijo cósmico/esfinge digital, donde cada individuo tiene que librar ciertas puertas para encontrar la información, pas(e)o críptico en que el internauta recorre un proceso iniciático, activando así su conciencia (que se activa a través de la cosecha de memes, la información que opera en su código fuente, bits que juegan con la serpiente del ADN: el código biocósmico) y resonando mórficamente con el Logos.

Hace algunos meses estaba en línea el sitio projectmayhem2012.org. Al entrar a este sitio uno se encontraba solamente con una página de aterrizaje con un logo y sin contenido visible (hacer click era inútil). Sin embargo, al buscar el código fuente del sitio, un racimo de citas, links y memes desfilaba en el script, oculto para los no iniciados. Progresivamente el código fuente iba cambiando, revelando una serie cada vez más estimulante de información  lúdica, lúcida, lisérgica.

Robert Anton Wilson, Terrence Mckenna, Gurdjieff, Eliphas Levi, Alejandro Jodorowsky, Aleister Crowley, Manuel Castells, Alan Moore, Austin Osman Spare, Douglas Rushkoff, Timothy Leary, Jean Cocteau, Joseph Beuys, Grant Morrison, Alan Parsons, Hakim Bey, Chuck Palahniuk, Kenneth Anger, Phil Hine, The MUPPETS, William Blake, entre otros mavericks, componían esta constelación de informantes subversivos, agentes de la conciencia que se rebela frente a la realidad convencional, jugando ahora para el bando del Mayhem, el caos kundalini que engendra en las llamas de la destrucción sistémica una abeja dorada fractal (flor anónima que representa el sueño materializado de la humanidad).

Mayhem 2012, como Anonymous (y como los Merovingios), erige a la abeja como su animal sagrado, una paradoja al final del camino amarillo: solo la verdadera individualidad puede trabajar para el colectivo y acceder a este telepatía de la mente planetaria, esta comunidad hipersincronizada, cuánticamente entrelazada, que (co)opera holísticamente como una legión rizomática, exponenciada, acéfala, no-local, ubicua e invencible: marea, idea: la reina es la colmena.

Esta es la más profunda naturaleza del fenómeno cultural que es Anonymous: una idea peligrosa, una obra de arte colectiva: alquimia, piedra filosofal digital. Anonymous no es un movimiento de hacktivistas, no es una operación de la CIA, no es un grupo de cibercriminales, no es una moda cooptada por hipsters, no es tampoco una revolución política.  Aunque Anonymous es todo esto, Anonymous es más que esto: una nueva corriente cultural —una de la más estimulantes en surgir en este  nuevo milenio— que busca fusionar, como en la antigüedad, el arte con la magia con la ciencia (unidos a través del cordón umbilical politicósmico del hacking, ese arte prometeico que ofrece al final del tiempo el conocimiento para todos: acesso total al axis mundi ) y entrar a la región de misticismo natural que significa abandonar el ego. Anonymous en su mejor expresión. Esa línea de alta alcurnia que proviene de Phrack y atraviesa 4Chan y encalla en Mayhem es la nueva manifestación del arquetipo del trickster: el mago rufián, prestidigitador de la realidad, provocador de catarsis, quebrantador del orden que domina la superficie, agitador de pisos, sacerdote del caos, cancerbero del siguiente mundo. El trickster que recientemente ha poseído arquetípicamente a Aleister Crowley, a Tim Leary, a Robert Anton Wilson, a Don Juan Matus y a Don Genaro (por momentos a Castaneda ), a Alan Moore y Malacylpse El Joven,  entre otros rascal gurus y que ha culminado en su teleología caracoleante de la historia en el LULZ.

"En la versión de los hackers de la filosofía, los koans se han connvertido en exactamente eso: una forma (algo sofisticada) de humor que  intenta perturbar tu mente  y coaccionar tu Iluminación", decía el source code.

"LULZ kills fear: that's the Spirit!"  ("LULZ mata el miedo: ese es el Espíritu"), decía el código fuente de Project Mayhem, que anuncia el fin del miedo el 21 de diciembre del 2012 a las 11:11 (la hora universal exacta del solsticio de invierno), haciendo una explosión noosférica de P2P hunab-ku vía TYLER:

1.]=-------------------=|

2.|=---------------=[ Massively Distributed Uncensorable ]=--------------=|

3.|=--------=[ Collaborative Wiki-P2P Cipherspace Structure

Esta es la clave del Proyecto Mayhem,  "un egregor mutante" y un "juego de hackear realidades alternativas" que revelan la multidimensionalidad de Anonymous. TYLER, más que filtrar información confidencial, es un generador y diseminador de ideas, cuya fase beta ya iniciado (y de la cual eres parte) y que se dirige al Punto Omega.

"El Proyecto Mayhem 2012 es un [metaheurístico/hiperheurístico] generador de ideas autoactualizable y autorreparable: TYLER, es su 'hijo problema', parafraseando a Albert Hofmann... El Proyecto Mayhem 2012 es un apasionado Egregor-Enjambre de Inteligencia, iMAGinaCKtivo, hormigas/langostas/colonias de abejas por igual, trabajando-duro-jugando, creativo, Groucho Marxista, algremente libre, casi fnord-libre, abierto a amigos y enemigos, transparente, independiente, sin fin de lucro, apolítico pero fnordenado caóticamente mientras que dinámicamente  Sampo-Adhocrático".

Como dijo Terence Mckenna, según sus palabras citadas en el código fuente: "La naturaleza sintáctica de la realidad, el secreto verdadero de la magia, es que el mundo está hecho de lenguaje. Y si conoces las palabras de las que el mundo está hecho, puedes hacer de él lo que quieras". Este es el nodo de inflexión en el que el hacker se convierte en brujo. Solo el hacker (el meta-programador) puede comprender de manera medular cómo la realidad que experimentamos es un constructo lingüístico y cómo alterar el lenguaje con el que se construye la realidad significa hacer otro mundo, porque experimenta permanentemente esto en su vida. De ahí que esté llamado al alba por las estrellas hechas de bits.

"El hongo me dijo una vez que la naturaleza ama la valentía".

Así modfican los hackers, que han existido desde mucho antes de que se inventara el Internet (al igual que Anonymous ha existido en el espíritu colectivo del arte por milenios), el "desierto de lo real" con el código:

"Contempla! El mago más grandioso del universo! Es ella quien hace que la memoria dé fruto, quien descubre de antemano lo Posible e inventa incluso lo Imposible. Para ella los milagros no cuestan nada. Transporta casas y montañas a través del aire, coloca ballenas en el cielo y estrellas en el mar, le otorga el paraíso a los comedores de opio y de hachís, le ofrece reinos a los ebrios, hace que Perette baile bajo la cubete de leche. Tal es la IMAGINACIÓN" (Eliphas Levi).

La imaginación, la chispa transdivina detectada por Blake: "Todos los actos imaginativos y creativos, siendo eternos, constuyen una estructura permanente que William Blake llama Golgonooza, más allá del tiempo,  y cuando esta estructura quede terminada, la naturaleza, su andamiaje, será descubierto y el hombre habitará en ella".

La imaginación ocupa el papel central en Proyecto Mayhem, página blanca de (hol)origami que se manifiesta en la invitación del código fuente a dibujar con los colores alquímicos: nigredo, citrinitas, rubedo y albedo, lo que quieres que suceda el 21 de diciembre del 2012. Crear multimedia transonírica del futuro con estos colores:

"Ok, anons, así que, si realmente quieres seguir jugando y convertirte en un mago, puedes empezar ¡AHORA MISMO! ¡Empecemos a hacer MAGIA! Abre la mente a lo que sea que el Universo te diga y sé honesto sobre lo que quieres que suceda... Esta es tu primera tarea:

|=------------------------------------------------------------=|
1st Assignment: REALITY CREATION 101: iMAGIne the Future. aCKt.
|=------------------------------------------------------------=| 

"Donde nuestro conocimiento de la belleza armoniza con el Ludus Naturae,

*** Empieza la Brujería*** "


"Yo creo que la Magia es Arte y que el Arte, sea música, escritura, pintura o cualquier otra forma, es literalmente Magia. El arte es, como la magia, la ciencia de manipular símbolos, palabras o imágenes y lograr cambios en la conciencia... De hecho pronunciar un hechizo es simplemente deleterar, manipular palabras  [to cast a spell is simply to spell], para cambiar la conciencia de las personas —y por esto pienso que un artista o un escritor es lo más cercano en el mundo contemporáneo a un chamán" (Alan Moore).

Dentro de su enigma expansivo, dentro de su impulso de compartir bits de conciencia, el Proyecto Mayhem (cuyo sitio web ha desaparecido, pero que sigue generando algo de contenido en YouTube) se desdobló en uno de los hilos de discusión más memorables del Internet sincromístico en el foro de Anonymous Whatis-theplan.org. Este thread requiere para leerse de una membresía especial (antes era de libre acceso), quizás como una medida de seguridad, para poder planear nuevos movimientos y orquestar el jaque al rey. "El secreto es que no hay secreto", dice paradójicamente el código fuente, jugando como un niño con el agua de tao que se derrama entre las manos y también "Haz lo que quieras, este mundo es ficción y está hecho de contradicción", citando a Blake. De cualquier forma este épico hilo —quizás uno de los más fascinantes de la historia de la (nueva) Red (de Indra)— en el que se intercambian memes de alquimia, ocultismo, tecnochamanismo y terrorismo poético, puede accederse vía caché (que vea quien tenga ojos para ver).

Por nuestra parte en Pijama Surf buscaremos transmitir los memes y lo bit-koans que comprenden este movimiento de activación de la conciencia a través de la información. Proyecto Mayhem 2012 ha dejado cientos de temas fascinantes flotando en el cifraespacio, mismos que estaremos posteando en fractales, suscribiendo  la teoría esbozada por Robert Anton Wilson (director anon ex cáthedra de la Operación Mindfuck), por los creadores de Disinfo.com y ahora por miembros del Proyecto Mayhem: que nosotros (todos: allisone) somos juntos los verdaderos Iluminati, en un proceso de alquimia planetaria en construcción. La información quiere ser libre; la información es luz. La información te hará libre, la información te iluminará(s). Hackasha.

La genialidad máxima del Proyecto Mayhem es que hackea —en un acto de semiosis sigilosa— el 21 de diciembre del 2012 y todo lo que rodea a esta fecha recargada de significados y manipulaciones y la transforma en una obra de alquimia onírica colectiva. Y es que quizás ese sea su verdadero significado, más que cualquier profecía o fenómeno cósmico externo, una posible alineación/alucinación de la intención humana para crear la realidad utilizando la magia del lenguaje. Una fecha programada para desprogramarse. Placebo cósmico, automágicamente pululando por la colmena fibonacci de abejas fractales-de-la-Reina. Y así, con LULZ, desnudemos en luz a la Diosa, y creemos el Apocalipsis.

Twitter del autor: @alepholo

Top 5: libros irremediablemente perdidos que ya nunca leerás

Arte

Por: pijamasurf - 11/11/2011

Obras que no sobrevivieron el paso del tiempo, borradores que sus autores destruyeron, manuscritos de los que nadie guardó una copia, libros que quizá alguien esté leyendo en una realidad paralela donde sí existen.

Si es cierto, como algunos escritores aseguran, que la literatura exige disciplina y un nivel mínimo de claridad mental para saber discernir qué se quiere hacer y qué no con el lenguaje, es innegable que en la historia de los libros la casualidad y la fortuna, el equívoco y la circunstancia imprevista, también cumplen una función que nadie planeó al momento de determinar la forma en que cierta obra o autor son recibidos por sus contemporáneos o por sus lectores póstumos.

Este es el caso de los libros que resultaron extraviados en el curso de la historia, obras destruidas por sus propios autores o por otros personajes a quienes se les entregó con la esperanza de que las editaran, manuscritos que no sobrevivieron hasta la invención de formatos más apropiados para la conservación, naufragios que nos invitan a imaginar el posible esplendor de lo perdido.

A continuación enlistamos 5 libros irremediablemente perdidos que quizá, como en El nombre de la rosa, tuvieron dicho destino porque algo o alguien determinó que solo así este seguiría siendo “el mejor de los mundos posibles”.

 

  • 1. Los libros perdidos de la Biblia

La Biblia, en su forma actual, no es más que el convenio canónico acordado entre la jerarquía eclesiástica, en el caso del cristianismo durante el Concilio de Trento (1545–63). Sin embargo, a estos textos “auténticos” se oponen los llamados “apócrifos”, algunos de los cuales fueron rescatados e incluso en nuestros días es posible leerlos.

Pero otros muchos no corrieron la misma suerte. Se conoce solo por alusión indirecta una veintena de libros irremediablemente perdidos, algunos con sugerentes títulos como “El libro de las batallas de Yahvé”.

  • 2. El ignorado encuentro entre Cervantes y Shakespeare

Sin duda en esta lista no podría faltar el nombre de William Shakespeare, el poeta en torno al cual llevan siglos cerniéndose un enigma sobre otro, sin nunca quedar resueltos. En este caso se trata de una obra supuestamente escrita entre el bardo y John Fletcher y que estuvo basada en la tragedia de Cardenio que Cervantes cuenta al interior del Quijote. Si ya el nombre de Shakespeare impone un aura de codicia al objeto perdido, esta pieza es todavía más sugerente por el hecho de que ahí se encontraron literariamente dos de los escritores más geniales de todos los tiempos.

 

  • 3. Un cartógrafo y viajero antes de Mercator

Mercator tiene fama de haber trazado uno de los primeros mapas con proyección innovadora que permitió a los viajeros, especialmente a los navegantes, alcanzar sus metas con mayor precisión. Sin embargo, antes de este cartógrafo flamenco se dice que vivió un monje que recorrió el océano Atlántico hasta alcanzar el Polo Norte, describiendo con inusitada precisión la geografía ártica en una obra que tituló Inventio Fortunata, algo que podría traducirse como El descubrimiento de las Islas de la Fortuna y que quizá hace referencia a esa tradición mitológica que situaba en las regiones más septentrionales los reinos bienaventurados (de ahí, por ejemplo, los Hiperbóreos).

Un poco por la precariedad de los recursos empleados en la confección de libros en aquella época (siglo XIV), ninguna de las cinco copias que se hicieron del tratado sobrevivió, ni siquiera aquella que el propio monje entregó al rey Eduardo III de Inglaterra.

Más tarde, un cofrade del autor platicó el contenido de la obra a otro flamenco, un tal Jacob Cnoyen, quien redactó lo escuchado y lo publicó como obra suya con el título de Itinerarium, mismo que también se perdió, aunque no sin antes llegar a las manos de Mercator, quien obtuvo de ese segundo traslado la pieza ártica con la que completó su mapa mundial.

 

  • 4. El borrador de El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde

 Uno de los episodios más emblemáticos de la literatura moderna, la disociación entre el ser humano y la parte absolutamente malvada que habita en cualquiera de nosotros, conoció una protoversión que sin embargo no fue la que Stevenson dio a la imprenta. Según se cuenta, el novelista inglés fue presa de un frenesí literario que lo llevó a escribir cerca de 30,000 palabras en tan solo tres días. Por esta delirante prisa Stevenson y su relato están incluidos en la lista de los libros escritos con la asistencia de alguna droga, la cocaína para ser más precisos, que según se dice impulsó al escritor a entrar en ese trance cruzado de letras, horror, fantasía y claridad psíquica.

Pero dicha versión no es la que conocemos actualmente, ya que Stevenson la entregó a su esposa, Fanny, para que le diera su visto bueno. Parecer ser que la mujer no se sintió demasiado convencida y sugirió a su marido que diera un tinte más moral a la historia. Este juicio bastó para que Robert Louis entregara su borrador a las llamas de la chimenea, privándonos de un posible testimonio de escritura frenética protagonizada por inefables demonios.

 

  • 5. La invaluable maleta de Ernest Hemingway

La incursión de Hemingway en algunos de los conflictos armados más cruciales del siglo XX es bien conocida. Se sabe que en la Primera guerra mundial sirvió como conductor de ambulancia en el frente italiano, que presenció algunos de los episodios más cruentos de la Guerra civil española y que incluso tuvo alguna participación en los últimos días de la Segunda guerra mundial y, por si esto fuera poco, que en medio de todo aquel caos se dio tiempo y oportunidad para escribir las narraciones que harían de él uno de los nombres más celebrados de la literatura.

Sin embargo, ese Hemingway que leemos y elogiamos quizá sería muy distinto si en 1922 su esposa, Hadley, no hubiera metido en una maleta cientos de manuscritos con los cuentos, fragmentos de novela y otros apuntes que entonces había escrito Ernest. Hadley, que se encontraba en París, había empacado todo esto porque se reuniría con su esposo en Lausanne, Suiza, adonde llegaría sin la preciosa maleta, perdida o robada en la ruta ferroviaria que unía ambas localidades.

Hemingway sintió tanto la catástrofe que, a la postre, se convertiría en la causa de su divorcio con Hadley (por este caso y el anterior de Stevenson sería interesante conocer la influencia secreta que las parejas de los escritores tienen en la obra de estos).

Con todo, Stuart Kelly, autor de The Book of Lost Books, conjetura que sin esta pérdida quizá Hemingway no se hubiera convertido en ese gran escritor que llegó a ganar premios tan importantes como el Pulitzer y el Nobel, que acaso no hubiera dejado de ser el escritor mediocre que se limita a corregir sus torpes intentos de juventud.

[Smithsonian]