*

X

¿Fue la maldición de Tutankamón un rito satánico de Aleister Crowley?

Arte

Por: pijamasurf - 11/12/2011

Detrás de las misteriosas muertes ligadas a la apertura de la tumba de Tutankamón ocurridas en la década de 1920 en Londres, podría encontrarse la venganza intelectual de “la Gran Bestia”.

Uno de los hitos arqueológicos más fascinantes del siglo XX fue la apertura de la tumba de Tutankamón en 1922 por parte de un grupo de egiptólogos ingleses comandados por Howard Carter. Y más allá del atractivo simbolismo por la fastuosidad funeraria que rodeaba al joven faraón, el hecho quedó impreso en la imaginaria colectiva por las misteriosas muertes sobrevenidas pocos después del descubrimiento en todos los involucrados. Se habló entonces de la llamada “maldición de Tutankamón”, según la cual todos los que hubieran violado el reposo último del faraón morirían de una muerte terrible.

Y aunque para explicar estos decesos se invocaron hongos, mosquitos y otras causas más o menos racionales y científicas, ahora un investigador inglés propone que las muertes de Carter, Lord Carnarvon y otros, podrían considerarse más bien asesinatos, cuyo autor sería nada menos que “la Gran Bestia”, Aleister Crowley.

De acuerdo con Mark Beynon, al menos seis de estas muertes asociadas a la maldición de los faraones (las ocurridas en Londres) habrían formado parte de un ritual satánico presidido por Crowley, a quien Beynon señala —luego de indagar en sus diarios, sus libros y los informes de investigación de las muertes— como el autor intelectual de estas: Crowley como un imitador obsesionado con la figura y la labor de Jack el Destripador.

Beyno asegura que los motivos de este que para algunos fue el último gran mago estarían relacionados con la mitología personal y la filosofía que Crowley elaboró tomando varios elementos de la antigua religión egipcia. Dado que se creía a sí mismo el profeta de una nueva era de libertad personal (dominada por Horus, el dios-halcón del panteón egipcio), Crowley probablemente consideró el proyecto arqueológico de Carter como un sacrilegio y buscó venganza, afirma Beyno.

El libro donde expone esto se titula London's Curse: Murder, Black Magic and Tutankhamun in the 1920s West End, y fue publicado esta semana por The History Press.

[Telegraph]

La Sábana Santa, ¿Una fotografía renacentista de Leonardo da Vinci?

Arte

Por: pijamasurf - 11/12/2011

A la luz de la reciente restauración de Salvator Mundi, una obra perdida de Leonardo da Vinci, un par de investigadores proponen una vez más que el sudario que supuestamente envolvió a Cristo al morir sea una falsa reliquia elaborada por el maestro italiano.

Aunque la alta jerarquía católica y muchos creyentes defiendan la autenticidad de la Sábana Santa, el supuesto sudario en el que se envolvió a Jesucristo luego de su muerte y en el que milagrosamente quedaron impresos y conservados los rasgos de su cuerpo, no han sido pocas las ocasiones en que se ha alegado, incluso con pruebas científicas, que se trata de un falsa reliquia, que su antigüedad no corresponde a la de la época de Jesús y que el manto que se venera en la Catedral de San Juan Bautista, en Turín, habría sido confeccionado en el Renacimiento.

Y justamente cuando se habla de esta época inmediatamente sale a colación el nombre de Leonardo da Vinci, sin duda una de las mentes más privilegiadas de la historia a quien se le imputa la responsabilidad de esta, según se vea, piadosa falsificación o ingeniosa broma de la santa reliquia.

Este asunto vuelve a adquirir relevancia pública por la reciente recuperación y restauración de una de las obras perdidas de Leonardo, un cuadro que ahora se conoce como Salvator Mundi y que representa a Jesús en una distribución iconográfica de Mesías triunfante: de frente, la mano derecha en alto haciendo un signo de bendición con los dedos y sosteniendo con la izquierda, pegado al regazo, un globo imperial coronado con una cruz o, en el caso de la pintura atribuida a Leonardo, solo un globo de cristal.

Tomando como referente este retrato, los investigadores Lynn Picknett y Clive Prince han notado el enorme parecido existente entre los rasgos del Cristo ahí representado y los trazos en la Sábana Santa. Y quizá, más que parecidos, podría hablarse de una exacta correspondencia entre ambos, como si uno fuera la continuación o el complemento del otro, acaso la copia.

Por otra parte, Picknett y Prince aseguran también que el procedimiento mediante el cual Leonardo pudo conseguir este efecto se asemeja a una especie de fotografía rudimentaria, tomas renacentistas logradas por el conocimiento magistral que Leonardo tenía en cuestiones de óptica y lentes. De hecho los investigadores sugieren que el globo de cristal que sostiene el Salvator Mundi —simple, sin la cruz que acompaña a estos objetos que también se conocen como orbes— podría ser una alusión encriptada del propio Leonardo a esas prácticas casi fotográficas que desarrolló y que pudiera haber aplicado en el Sudario de Turín (lo cual, de paso, también nos daría una idea del aspecto que tuvo el maestro en vida).

 

La hipótesis es arriesgada —y quizá por eso mismo posible.

[Daily Grail]