*

X

Relámpagos cristalizados: secreta fractalidad de la naturaleza

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/01/2011

Relámpagos arborescentes eternizados, las “figuras de Lichtenberg” revelan la secreta fractalidad en los fenómenos invisibles de la naturaleza.

Georg Christoph Lichtenberg fue una de las figuras más notables del siglo XVIII en Europa. Cercano a los ideales enaltecidos por la Ilustración, dedicó su vida a indagar en tantas áreas de conocimiento como su curiosidad lo impulsara. A Lichtenberg podría comparársele un poco con el hombre renacentista por antonomasia, Leonardo da Vinci, sobre todo por su lúdica inquietud que lo llevó de la física a la literatura y la invención mecánica. Sus aforismos, admirados y celebrados por personajes como Nietzsche, Freud, Tolstoi y Wittgenstein, casi siempre son pequeñas obras maestras de la sátira más refinada, de esa inteligencia jovial y crítica que resuelve con un solo trazo cierto misterio para dejar al lector con más dudas de las que tenía antes de abrir el libro.

Sin embargo, uno de los descubrimientos más notables de este sabio alemán no pertenece a la literatura, aunque no por ello es menos estético. Se trata de las llamadas “figuras de Lichtenberg”, patrones fractálicos nacidos del instante en que una descarga eléctrica es congelada para siempre entre los límites de un material aislante.

Estas figuras, relámpagos arborescentes del instante eternizado, las descubrió Lichtenberg casualmente mientras realizaba otro tipo de experimentos con la corriente eléctrica en placas cubiertas de resina. Sin que lo notara, sobre esta resina se había acumulado una delgada capa de polvo que bastó para que por efecto de la electricidad se formaran esos extraños dibujos tan similares a los rayos de una buena noche de tormenta. Lichtenberg se sintió atraído por este fenómeno y siguió investigando al respecto hasta que encontró que la electricidad, en tanto no atravesara el aislante, se bifurcaba en regiones de carga positiva y negativa, efecto que se volvía completamente visible esparciendo polvo de sulfuro y óxido de plomo (minio) sobre la superficie. Estos materiales también revelaron una inclinación distinta con resultados sumamente diferentes entre sí: el sulfuro y la carga positiva se atraían mutuamente, formando figuras similares a una estrella; mientras que el óxido de plomo, más cercano a las cargas negativas, dejaba a su paso pequeños e imperfectos círculos parecidos a un abanico.

 Por supuesto que entre mayor sea el voltaje de la corriente eléctrica, el diseño final resulta más impresionante y acabado. Sin embargo, no siempre se necesita un generador de proporciones gigantescas para conseguir un buen ejemplar de estas figuras. En el siguiente video Todd Johnson, físico adscrito al Fermi National Accelerator Laboratory, consigue una figura de Lichtenberg de bolsillo utilizando la energía de unos cuantos “electrones verdaderamente enojados”:

Pero una figura de Lichtenberg no se dibuja únicamente en un acrílico que sirva como original adorno de tu hogar. Si tienes la desgracia de ser golpeado por un rayo pero la fortuna de sobrevivir a su impacto, puede ser que en tu mismo cuerpo se grabe uno de estos diseños, un tatuaje completamente natural adquirido en condiciones inigualables.

Por último cabe destacar que las figuras de Lichtenberg se consideran fractales porque si bien en su aspecto superficial parece que carecen de las características que distinguen a estos, se cree que los patrones de ramificación provocados por la ruptura dieléctrica iteran y se extienden hasta un nivel molecular.

Técnicamente cualquiera de nosotros podría hacer su propia figura de Lichtenberg. Solo basta tener a la mano un buen pedazo de acrílico, una punta metálica (incluso un clip extendido serviría) y tóner del que se usa en las fotocopiadoras. El pedazo de metal se sitúa de tal modo que solo una de sus puntas toque el acrílico, el otro extremo servirá como contacto para la corriente eléctrica. Esta a su vez podrá provenir de al menos dos fuentes: si cuentas con un generador de electricidad, este es el momento de utilizarlo; si no, tú mismo tendrás que cargarte de energía (literalmente) frotando tus pies sobre una alfombra o pasándote un gato por todo tu cuerpo hasta quedar completamente electrizado, entonces toca la punta de metal. Ahora, para hacer visible el diseño, esparce con cuidado un poco del tóner y admira cómo las partículas siguen los patrones de la electricidad como si obedecieran un mandato secreto. Si deseas conservar el dibujo presiona una hoja de papel contra la tintura, como si se tratara de un sello o una impresión. Ahí lo tienes: un árbol nacido de la luz de un instante.

[io9]

Te podría interesar:

Ejército de Estados Unidos implantará sueños digitales a soldados traumatizados

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/01/2011

Ejército de Estados Unidos desarrolla experimento para programar imágenes mentales benignas en soldados acosados por las pesadillas de guerra.

Como si fuera una escena sacada de la película Inception, un soldado intenta dormir, pero no está a salvo en sus sueños; sacudido por una pesadilla, el veterano de combate tienta la oscuridad buscando sus goggles de 3D. Se los pone. Alrededor de él flotan cándidos rostros en los que tiene confianza absoluta. Luchan contra la oscuridad con él.  El soldado revive la escena en su cabeza y en el laboratorio una y otra vez: se vuelve apaciguadoramente familiar. El soldado sabe que sus amigos digitales lo llevarán lejos de sus sueños perturbadores. Cuando la escena termina, se quita sus goggles y ve a su alrededor. El soldado ha llegado a casa.

Wired informa que el Ejército de Estados Unidos está invirtiendo en un experimento llamado "Power Dreaming", a realizarse en el Hospital Naval Bremerton, en Washington State. La idea es tratar a soldados que sufren de trastornos post-traumáticos con imágenes sanadoras personalizadas digitalmente. Ese lugar que todos tenemos, como suelen decir en su programación los terapeutas, en el que nos sentimos bien, cálidos, cómodos: un paraíso mnemotécnico.

El 52% de los veteranos de guerra que sufren del trastorno de estrés post-traumático reportan pesadillas comunes.  Estas víctimas de la gran máquina bélica estadounidense pueden ocultarse de sus recuerdos en el día, alejarse de los engendros que los acechan, pero en la noche no hay nada que puedan hacer para distraerse de estas improntas.  

Para esto se ha delineado un proyecto terapéutico de "creación de imágenes sanadoras personalizadas  para contraatacar el impacto de las pesadillas". La idea es que estos "sueños de poder" sean vistos por los veteranos de combate en sus laptops, con goggles  y aparatos de neurofeedback para "reforzar nuevas imágenes neurológicas". Es decir, los soldados aprenderían a superponer estas nuevas imágenes sobre sus pesadillas y recuerdos, al recibir retroalimentación de los efectos que tienen en sus ondas cerebrales.

Los soldados construirán su nueva imaginaria con un software similar al usado en Second Life, en el que diseñarán sus secuencias oníricas para desarrollar "estados físico-emocionales que contrarresten la respuesta reactiva de estrés inherente a las memorias del trauma".

Esto es programación mental pura. Es fascinante y aterrador imaginar hasta dónde puede llegar esto, con el Ejército capaz de meterse en los sueños —ese supuesto fuero íntimo impenetrable. Aunque por ahora con una finalidad sanadora, no queremos luego ver esos aparatos en las escuelas "como recurso educativo." Por otra parte, poder diseñar tus propias imágenes, paisajes oníricos de alta definición, sincronizados y sintonizados con tu arquitectura neurobiológica, en concordancia con tus patrones cerebrales, podría ser una poderosa herramienta de entrenamiento (un poco como la que usa Morpheus con Neo en Matrix). Aunque todo esto evidentemente podría ser mejor usado con el mero poder de la imaginación, la realidad es que, como en el caso de los soldados traumatizados, no todas las personas tienen el control suficiente de sus propias imágenes para convertirse en "arquitectos" de mundos mentales.

Tal vez este proyecto se conecte con la investigación que hace DARPA sobre la influencia de las narrativas en la neurobiología humana. ¿Veremos pronto tecnología para implantar sueños profundamente en las redes neurales bajo una construcción narrativa estratégica?

[Wired]