*

X

Fascinantes imágenes del Sol en ultravioleta y rayos X

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/02/2011

El Sol como nunca lo habías visto: observatorio espacial de la NASA capta la luz de nuestra estrella a diferentes longitudes de onda.

 

Desde el 2010 el Solar Dynamics Observatory ha estado capturando impresionantes imágenes del Sol, pero quizás estas últimas fotos son hasta el momento las más espectaculares.

El proyecto de 865 millones de dólares de la NASA que orbitó alrededor del Sol durante cinco años, estudiando minuciosamente a nuestra estrella, ha generado una serie de imágenes compuestas que registran la luz del astro en diferente longitudes de onda invisibles para el ojo humano.

Además de lo espectacular de estos hornos arremolinados de luz y plasma que psicodélicamente componen al Sol, las imágenes en rayos X y en ultravioleta permiten a los científicos estudiar la moción interna (es decir, la dinámica) de la inmensa bola de gas incandescente que es el Sol. 

[NASA]

 

La conciencia: el hoyo negro de la neurociencia

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/02/2011

En una comparación que parece un tanto sorprendente —o quizá no tanto— los hoyos negros y la conciencia presentan notables similitudes que los hermanan de algún modo secreto y enigmático para el conocimiento que el ser humano tiene del universo y de sí mismo.

Quizá no lo parezca, pero los hoyos negros y la conciencia guardan enormes similitudes entre sí que los hermanan de algún modo secreto y enigmático para el conocimiento que el ser humano tiene del universo y de sí mismo.

Particularmente, desde la perspectiva de la neurociencia, el asunto de la conciencia encuentra imprevisibles correspondencias con algunas de las características conocidas de los hoyos negros.

De entrada, destaca la incapacidad que ambos de ser aprehendidos cuantitativamente: si un hoyo negro es una región en el espacio-tiempo donde ninguna luz se refleja y nada escapa y la conciencia es una propiedad de la mente que absorbe muchísimas cosas pero pone atención solo a un puñado de ellas, resulta sumamente difícil establecer una cifra precisa sobre qué tanto se pierde y qué tanto retienen cada uno. Por esto, tanto un hoyo negro como la conciencia dan la impresión del infinito: los rodea el infinito pero ellos mismos tienden también a lo infinito.

Por otra parte, es casualmente curioso cómo ambos conceptos, además de ser relativamente recientes en el vocabulario especializado, han compartido durante su corta historia científica cierta misteriosa elusión que los ha resguardado de la comprensión última.

Sin embargo, una posible e importante diferencia estaría en la manera de acercarse a cada uno de estos fenómenos por separado: hay quienes dice que los hoyos negros, sin ser un problema sencillo, es comparativamente más fácil de resolver porque es un fenómeno externo, uno en el que la observación se hace en tercera persona; en cambio la conciencia es inherente a nuestra naturaleza, el ser humano está directamente involucrado en eso que intenta dilucidad y despojar de sus secretos. Un poco a la manera de Gödel, esto sería como intentar arreglar una herramienta dañada con la misma herramienta que tenemos que usar para arreglarla.

Sin duda se trata de dos de los que se antojan más complicados para la ciencia contemporánea. Y, en este caso, de una comparación —entre la naturaleza de los hoyos negros y la naturaleza de la conciencia— que suena sorprendente. O quizá no tanto: como arriba es abajo.

[Big Think]