*

X

Feminista realiza experimento de vivir un año siguiendo la Biblia al pie de la letra

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/16/2011

Rachel Held Evans se impuso la obligación de vivir durante todo un año de acuerdo con los preceptos bíblicos, un extraño experimento en el que intentó conjuntar dos de sus creencias mayores: la religiosidad y el feminismo.

La tradición judeocristiana tiene fama de no conceder un lugar honroso al género femenino. Más allá de las vírgenes o las mujeres sumisas, en los textos bíblicos es común encontrar que las mujeres son objeto de los más crueles castigos o se les adjudica la más despreciable reputación.

Un poco para probar esa idea, para saber hasta qué punto es verdad o en qué momento se convierte en prejuicio, Rachel Held Evans, una mujer de 30 años residente en Dayton, Tennessee, se impuso la obligación de vivir durante un año tan apegada como pudiera a las reglas de comportamiento que contiene la Biblia, desde las más triviales hasta las que tocan aspectos importantes de la cotidianeidad.

Su disciplina la llevó a no recortar su cabello, fabricar sus propias ropas, aprender a cocinar, llamar a su esposo “Señor”, dormir en una tienda de campaña fuera de su casa en tanto durara su periodo menstrual, rehuir del cotilleo, preocuparse por los pobres, “alabar a su esposo en las puertas de la ciudad”, no tener autoridad sobre ningún hombre y algunas otras conductas igual de extravagantemente anticuadas, cada una sustentada por su correspondiente pasaje bíblico (aunque prefirió no abrazar la poligamia). Además, dice Evans que cada mes encaminaba sus esfuerzos a practicar una de las muchas virtudes que ensalza la Biblia en las mujeres juiciosas: la gentileza, la mansedumbre, la obediencia, la sumisión, el recato y otras siete más.

Curiosamente, pese a lo que muchos podríamos pensar, la intención de esta mujer nunca fue “menospreciar o burlarse de la Biblia” y parece que ni siquiera evidenciar el atraso moral y ético de algunas de las recomendaciones del llamado “libro sagrado”, aunque tampoco “glorificar sus elementos patriarcales”. Al embarcarse en este proyecto personal, Evans quiso dar pie a un debate sobre el lugar que los preceptos bíblicos pueden tener en la vida de cualquiera.

Evans, que se dice cristiana y feminista, asegura que a lo largo de su experiencia aprendió a conocer mejor la Biblia, sobre todo en sus contradicciones. Por otro lado se dio cuenta de que aun con estas reglas lo común, ya en la práctica, es que la persona escoja y elija cuál seguir y cuál no (aunque esto es dicutible).

“Entre más conozcan las mujeres sobre la Biblia, más podrán ellas responder cuando intenten silenciarlas”, afirmó.

[Guardian]

“Estudia y desobedece”: ¿qué pasa con las protestas estudiantiles en Colombia?

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/16/2011

Luego del primer triunfo de los estudiantes colombianos, al conseguir que el presidente Santos retirara su proyecto de reforma a la educación superior, la situación educativa de Colombia debe discutirse en un contexto democrático y no de imposición autoritaria.

El pasado 11 de noviembre Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, anunció el retiro de su proyecto de reforma a la Ley 30 que regula la educación superior en dicha nación sudamericana. Santos cedió ante el movimiento estudiantil que desde el anuncio de estas reformas, en marzo de este año, se levantó en contra de las medidas que pretendían imponerse en la educación universitaria, particularmente las que atañían al financiamiento de las universidades, el endeudamiento de los estudiantes y la autonomía de las instituciones educativas. Sin duda entre las protestas más impresionantes está el monumental paro que involucró a la mayoría de las 32 universidades públicas del país, iniciado el 12 de octubre y levantado este 16 de noviembre.

En este primer triunfo de los estudiantes sin duda tuvo algo que ver el movimiento chileno, cuya vehemente autenticidad ha puesto al presidente Sebastián Piñera en una situación verdaderamente incómoda e impopular, con un desprestigio que va en picada al mismo ritmo que el movimiento estudiantil gana simpatía. En el caso colombiano es probable que Santos no quisiera repetir la experiencia y prefiriera renunciar, acaso provisionalmente, a sus intenciones.

Pero seamos justos: nada de esto habría sucedido si los estudiantes colombianos y otros sectores de la educación superior hubieran aceptado sin rechistar el proyecto del gobierno, si no se hubieran organizado tan eficiente y rápidamente como lo hicieron y, sobre todo, si no hubieran dado a sus protestas un matiz novedoso, fresco, casi inédito (a no ser por el ejemplo chileno) que sorprendió a las autoridades colombianas, impidiéndoles reaccionar según las prácticas acostumbradas y otorgándoles a los estudiantes la pausa dubitativa necesaria para tomar la iniciativa en las negociaciones.Reinaldo Spitaletta, en el diario colombiano El espectador, describe así este atractivo fenómeno:

Ahora, los símbolos de las manifestaciones contra la reforma a la Ley 30 abundan y poco tienen que ver con actitudes violentas. Pero sí efectivas. Uno de ellos, una muchacha, quizá no tan bella como la chilena Camila Vallejo, con un cartelito en sus manos que, con una flecha y una leyenda, señala a un grupo de policías antimotines: “ellos también querían estudiar”.

Jóvenes que reparten flores a los policías. O los besan. Muchachas que van marchando con sus senos recientes al aire. Caras maquilladas. Pintores universitarios que  estampan corazoncitos de colores en los escudos de aquellos a los que antes se les recibía con coros como “policías y reclutas son los hijos de las putas”. La multitudinaria resistencia pacífica de los estudiantes colombianos a la intentona del gobierno de Santos de reformar la educación pública, ha dado resultados.

Sumada a esta frescura contestataria se encuentra la conciencia que tienen los estudiantes de que las cosas, al menos en la educación superior, tienen que cambiar por el bien del futuro colombiano. Pero saben también que estos cambios deben proponerse, discutirse y en su caso aprobarse en un contexto democrático y no de imposición autoritaria, en el que participen todos los sectores directamente afectados por las posibles reformas al estado que guarda actualmente la educación universitaria.

Por lo pronto, además del regreso a las aulas, la Mesa Amplia Nacional Estudiantil (que agrupa a los disidentes y opositores al proyecto educativo del gobierno) convocó a una reunión para el próximo 3 de diciembre, en la cual se discutirá una nueva propuesta que será entregada al Ministerio de Educación.

Sin duda hay que estar atentos a los logros que consigan los estudiantes colombianos, quienes quizá prueben que ha llegado el momento de tomar por nosotros mismos las decisiones que afectan directamente nuestro desarrollo personal y social —y no delegar dicha libertad en representantes frecuentemente pervertidos por otros intereses.

Con información de El espectador