*

X

Feminista realiza experimento de vivir un año siguiendo la Biblia al pie de la letra

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/16/2011

Rachel Held Evans se impuso la obligación de vivir durante todo un año de acuerdo con los preceptos bíblicos, un extraño experimento en el que intentó conjuntar dos de sus creencias mayores: la religiosidad y el feminismo.

La tradición judeocristiana tiene fama de no conceder un lugar honroso al género femenino. Más allá de las vírgenes o las mujeres sumisas, en los textos bíblicos es común encontrar que las mujeres son objeto de los más crueles castigos o se les adjudica la más despreciable reputación.

Un poco para probar esa idea, para saber hasta qué punto es verdad o en qué momento se convierte en prejuicio, Rachel Held Evans, una mujer de 30 años residente en Dayton, Tennessee, se impuso la obligación de vivir durante un año tan apegada como pudiera a las reglas de comportamiento que contiene la Biblia, desde las más triviales hasta las que tocan aspectos importantes de la cotidianeidad.

Su disciplina la llevó a no recortar su cabello, fabricar sus propias ropas, aprender a cocinar, llamar a su esposo “Señor”, dormir en una tienda de campaña fuera de su casa en tanto durara su periodo menstrual, rehuir del cotilleo, preocuparse por los pobres, “alabar a su esposo en las puertas de la ciudad”, no tener autoridad sobre ningún hombre y algunas otras conductas igual de extravagantemente anticuadas, cada una sustentada por su correspondiente pasaje bíblico (aunque prefirió no abrazar la poligamia). Además, dice Evans que cada mes encaminaba sus esfuerzos a practicar una de las muchas virtudes que ensalza la Biblia en las mujeres juiciosas: la gentileza, la mansedumbre, la obediencia, la sumisión, el recato y otras siete más.

Curiosamente, pese a lo que muchos podríamos pensar, la intención de esta mujer nunca fue “menospreciar o burlarse de la Biblia” y parece que ni siquiera evidenciar el atraso moral y ético de algunas de las recomendaciones del llamado “libro sagrado”, aunque tampoco “glorificar sus elementos patriarcales”. Al embarcarse en este proyecto personal, Evans quiso dar pie a un debate sobre el lugar que los preceptos bíblicos pueden tener en la vida de cualquiera.

Evans, que se dice cristiana y feminista, asegura que a lo largo de su experiencia aprendió a conocer mejor la Biblia, sobre todo en sus contradicciones. Por otro lado se dio cuenta de que aun con estas reglas lo común, ya en la práctica, es que la persona escoja y elija cuál seguir y cuál no (aunque esto es dicutible).

“Entre más conozcan las mujeres sobre la Biblia, más podrán ellas responder cuando intenten silenciarlas”, afirmó.

[Guardian]

Hallan la supuesta arma homicida de Jack el Destripador

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/16/2011

Sobrino lejano de un cirujano galés asegura que su antecesor se encuentra detrás de uno de los primeros multihomicidas seriales de fama internacional: Jack el Destripador; su evidencia: el bisturí con que el médico acostumbraba practicar abortos.

Hay quienes encuentran censurable la curiosidad que con mucha frecuencia se pone en los asesinos seriales, ese supuesto morbo malsano de quien se acerca a su vida y sus detalles para indagar más sobre los motivos, el modus operandi, los instrumentos empleados en esa labor que en algo refleja el pathos de una sociedad.

Y si bien asesinos seriales ha habido varios en la historia reciente (algunos piensan que son exclusivos de la modernidad y los trastornos que provoca en los individuos), quizá ninguno tan legendario como Jack el Destripador, el homicida múltiple que aterrorizó los suburbios londinenses en la época victoriana, hacia finales del siglo XIX, sin que nunca llegara a descubrirse identidad.

Parece, sin embargo, que el arma con que cometió sus crímenes sí ha sido por fin descubierta e identificada. Se trata de un viejo bisturí de casi 15 centímetros hallado entre las pertenencias de un cirujano galés de nombre Sir John Williams, quien era el cirujano oficial de la reina Victoria y vivió en Londres en la época de los asesinatos, para después volver a su tierra natal justo después de que los crímenes cesaran.

El hallazgo fue anunciado por un pariente distante de Williams, un sobrino suyo que recién publicó Uncle Jack-A Victorian Mystery, un libro en el que además de someter a juicio la posible arma homicida, explora la posibilidad de que su ancestro haya estado detrás de las acciones de Jack el Destripador.

“Es ampliamente conocido que la persona que cometió los asesinatos debió haber tenido conocimiento médico significativo. Sir John Williams fue un cirujano reconocido y efectuaba abortos rutinariamente. Llevaba a cabo cirugías por todo Londres en la época de los homicidios”, declaró Tony Williams. Agregó, además, que la navaja se ajusta perfectamente a la descripción obtenida de una autopsia realizada a una de las víctimas.

“Creo que quera un tipo de personalidad Jekyll-Hyde que tal vez lo llevó a incurrir en el asesinato porque su esposa no pudo tener hijos. Se sabe también estuvo trabajando en una cura para este problema de su mujer”, dijo Williams.

Pero quizá lo más interesante en asuntos como este sea que, más allá de la veracidad de los hechos, la evidencia o las identidades reales, su impacto es tal en la imaginaria colectiva que incluso muchos años después siguen provocando fascinación (o repulsión) en muchísimas personas.

[Telegraph]