*

X
Simon Posford, aka Halluciongen y parte de Younger Brother, platicó con MAPS sobre la influencia de las sustancias psicodélicas y particularmente el DMT en su música.

Algunos de nosotros vivimos el surgimiento del movimiento rave en la adolescencia y escuchamos el psychedelic trance como parte de nuestra educación psicoespiritual, y más allá de que para algunos está música actualmente se ha vuelto un poco obsoleta —al estar supeditada a un contetxo tecnológico y psiconáutico—, mantiene un lugar especial en el holograma de nuestra conciencia. Sin duda uno de las figuras más representativas del psy-trance es Simon Posford, el productor londinense que encabezó actos como Hallucinogen, con Raja Ram, el legendario Shpongle y actualmente  ha evolucioanado con Younger Brother, junto a Benji Vaughan de Prometheus. Haciendo una fusión entre sonidos orientales, sintetizadores, una acústica hiperdimensional con ecos extraterrestres y samples de personalidades como Terence Mckenna, los proyectos de Posford son de lo más interesantes, incluso desde su seminal álbum Twisted en 1995, que ha vivido la escena del trance y del ambiente psicodélico.

Posford fue entrevistado para el sitio de investigación de medicina psicodélica MAPS , para quien relato sus experiencias tempranas con sustancias psicodélicas como el DMT, recordándonos que quizás ninguna música esté más relacionada con el uso de poderosos psicodélicos que el psy-trance. Sobre el origen del nombre de Shpongle, Posford cuenta como este nació de la mente del veterano psiconauta Raj Ram.

"Raj estaba trippeando un día, y dijo 'Oh sí, me estoy sintiendo realmente muy shpongled'. Esta palabra es una mezcla de otras palabras que estábamos usando en ese tiempo —como spangled, stoned, monged y mashed [todas palabras para describir el estado alterado de las drogas]— y de estas surgió shpongled . Así que dije que esa era una gran palabra  y que tal vez podríamos usarla como el nombre de la banda o de un track, ya que capturaba la esencia del mensaje que tratábamos de mandar, sin una historia agotada de asociaciones y expectativas que las palabras existentes encapsulaban".

Sobre la influencia de los psicodélicos en la música:

"Diría que masivamente y en un nivel profundo. De hecho, tan fundamentalmente que ni siquiera me gustaba el tipo de música que ahora hago antes de tomar psicodélicos... una vez que tomé psicodélicos solo quería escuchar los sonidos alienígenas, de otro mundo,  futuristas, de la música electrónica, y eso es lo que me inspiró a hacer la música que estoy haciendo ahora.  En cierta forma es fundacional de lo que estoy haciendo  ahora, ya que me llevó por este camino".

Y la primera vez que fumó DMT:

"En realidad  toda la experiencia arrojó más preguntas que respuestas —¿es la naturaleza de la conciencia puramente química?— y también me dio una serie de revelaciones sobre mi vida, incluyendo comportamientos que podría mejorar hasta el punto de la canción en la que estaba trabajando en ese momento. Podía ver la música saliendo de mi cabeza como un río de mercurio líquido con símbolos holográficos de colores, y estos 'elfos mecánicos' parecían alimentarse de ella. Estaban bailando, riendo y disfrutando de ella. Había un pequeño riff de flauta ahí. De repente se voltearon todos serios y me dijeron: 'Tienes que ir y encontrar este riff de flauta, es el riff divino y este es el que tienes que usar.

"Me afectó tan profundamente, en tantos niveles —desde lo que estaba trabajando en ese entonces hasta mis creencias medulares y todos los paradigmas del universo que había topado, desde el budismo, el cristianismo, la ciencia y diferentes interpretaciones que hacen las personas al intentar explicarse el mundo. Me dio un modelo del universo que podía entrar relativamente cómodo en un pequeño cerebro humano".

[MAPS]

El centro del ciclón del Dr. John Lilly (viaje al interior de tu propio mandala)

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 09/10/2011

El gran explorador de la mente humana, el Dr. John Lilly, nos guía hacia el centro del ciclón, esa zona calma donde se revela el alma holográfica del universo (nosotros).

El Dr. John Lilly, pionero en comunicación con delfines, con extraterrestres, en los campos de la neurociencia, la informática y la pisquiatría, es uno de los científicos que más profundo se internó en la mente humana (situándose él mismo como sujeto experimental).  A Lilly le debemos más que a nadie la noción de que el ser humano es un organismo programable (el cerebro una biocomputadora) que, de hecho, constantemente está siendo programado —y almacenando profundamente programas— por el entorno, el lenguaje, las conductas y la genética. En su exploración (similar a un Jaques Cousteau del cerebro), Lilly se adentró en viajes psiconáuticos —utilizando hipnosis, neuroprogramación, cámaras de aislamiento y grandes cantidades de drogas psicodélicas— que lo llevaron por la pequeña puerta de su mente a la inmensidad del espacio cósmico, desafiando la cordura y la realidad. Pese a estas sondas extremas enclavadas en el edificio del pensamiento moderno como bulldozers, Lilly siempre mantuvo  la calma, un acercamiento científico, una admirable objetividad  (hasta el límite que ser objetivo es posible), lo que él llamó el "testigo justo" que todos tenemos —como el viajero que se desprende de su cuerpo para observarse.

Por todo esto Lilly es una de las grandes autoridades en atravesar las tormentas de la mente y buscar la flor de luz mandálica que se teje al interior del más violento ciclón. Para todos aquellos que no han cejado en incursionar por las zonas más sombrías de su propia mente, en esa guerra perenne que es el autoconocimiento, aventurándose por terrenos que la psiquiatría tradicional considera un peligro para la sociedad, les ofrecemos las palabras de este valiente psiconauta que arriesgó todo por entregar las perlas centrales del código psíquico del hombre.

El centro del ciclón es ese centro quieto de baja presión en el que uno puede vivir, literalmente, para siempre. Justo afuera de este Centro yace la tormenta rotatoria de nuestro ego, compitiendo con otros egos en una furiosa danza circular  de alta velocidad. Cuando uno se aleja del centro, el alarido del viento en rotación ensordece más y más hasta que te unes con la danza.  El ser centrado sintente-pensante de uno, nuestros satoris, están sólo en el centro, no afuera. Los estados motivados, empujados y jaloneados,  los infiernos autocreados, están afuera del centro.  En el centro del ciclón uno se desprende del Karma, de la vida, alzándose para unirse con a los Creadores del Universo, nuestros Creadores. Aquí descubrimos que nosotros los hemos creado a Ellos que son Nosotros.

Leer texto de  The Center of the Cyclone en inglés