*

X
Simon Posford, aka Halluciongen y parte de Younger Brother, platicó con MAPS sobre la influencia de las sustancias psicodélicas y particularmente el DMT en su música.

Algunos de nosotros vivimos el surgimiento del movimiento rave en la adolescencia y escuchamos el psychedelic trance como parte de nuestra educación psicoespiritual, y más allá de que para algunos está música actualmente se ha vuelto un poco obsoleta —al estar supeditada a un contetxo tecnológico y psiconáutico—, mantiene un lugar especial en el holograma de nuestra conciencia. Sin duda uno de las figuras más representativas del psy-trance es Simon Posford, el productor londinense que encabezó actos como Hallucinogen, con Raja Ram, el legendario Shpongle y actualmente  ha evolucioanado con Younger Brother, junto a Benji Vaughan de Prometheus. Haciendo una fusión entre sonidos orientales, sintetizadores, una acústica hiperdimensional con ecos extraterrestres y samples de personalidades como Terence Mckenna, los proyectos de Posford son de lo más interesantes, incluso desde su seminal álbum Twisted en 1995, que ha vivido la escena del trance y del ambiente psicodélico.

Posford fue entrevistado para el sitio de investigación de medicina psicodélica MAPS , para quien relato sus experiencias tempranas con sustancias psicodélicas como el DMT, recordándonos que quizás ninguna música esté más relacionada con el uso de poderosos psicodélicos que el psy-trance. Sobre el origen del nombre de Shpongle, Posford cuenta como este nació de la mente del veterano psiconauta Raj Ram.

"Raj estaba trippeando un día, y dijo 'Oh sí, me estoy sintiendo realmente muy shpongled'. Esta palabra es una mezcla de otras palabras que estábamos usando en ese tiempo —como spangled, stoned, monged y mashed [todas palabras para describir el estado alterado de las drogas]— y de estas surgió shpongled . Así que dije que esa era una gran palabra  y que tal vez podríamos usarla como el nombre de la banda o de un track, ya que capturaba la esencia del mensaje que tratábamos de mandar, sin una historia agotada de asociaciones y expectativas que las palabras existentes encapsulaban".

Sobre la influencia de los psicodélicos en la música:

"Diría que masivamente y en un nivel profundo. De hecho, tan fundamentalmente que ni siquiera me gustaba el tipo de música que ahora hago antes de tomar psicodélicos... una vez que tomé psicodélicos solo quería escuchar los sonidos alienígenas, de otro mundo,  futuristas, de la música electrónica, y eso es lo que me inspiró a hacer la música que estoy haciendo ahora.  En cierta forma es fundacional de lo que estoy haciendo  ahora, ya que me llevó por este camino".

Y la primera vez que fumó DMT:

"En realidad  toda la experiencia arrojó más preguntas que respuestas —¿es la naturaleza de la conciencia puramente química?— y también me dio una serie de revelaciones sobre mi vida, incluyendo comportamientos que podría mejorar hasta el punto de la canción en la que estaba trabajando en ese momento. Podía ver la música saliendo de mi cabeza como un río de mercurio líquido con símbolos holográficos de colores, y estos 'elfos mecánicos' parecían alimentarse de ella. Estaban bailando, riendo y disfrutando de ella. Había un pequeño riff de flauta ahí. De repente se voltearon todos serios y me dijeron: 'Tienes que ir y encontrar este riff de flauta, es el riff divino y este es el que tienes que usar.

"Me afectó tan profundamente, en tantos niveles —desde lo que estaba trabajando en ese entonces hasta mis creencias medulares y todos los paradigmas del universo que había topado, desde el budismo, el cristianismo, la ciencia y diferentes interpretaciones que hacen las personas al intentar explicarse el mundo. Me dio un modelo del universo que podía entrar relativamente cómodo en un pequeño cerebro humano".

[MAPS]

Deslízate por el hiperespacio con esta animación del arte psicodélico de Adam Scott Miller

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 09/10/2011

Formidable animación de las pinturas psicodélicas de Adam Scott Miller (ASMocean) nos invita a un trance psiconáutico en un espejo líquido de visiones que se abre revelando los píxeles del diseño cósmico

 

Adam Scott Miller (ASMocean) es uno de los más destacados pintores psicodélicos de la nueva generación heredera de Alex Grey y Robert Venosa. En este video de 11:11 minutos se puede ver su obra condensada en un flujo visual que es, en su interacción con nuestras neuronas espejo, una sutancia psicoactiva en sí. Cintilante psicodelicatessen que avanza por el bosque de axones y dendritas, una nararativa "mítica y numinosa" que se coloca en la frontera liminal de la conciencia en donde brota el tercer ojo líquido de imágenes-reflejos de la totalidad implicada.

Un animación que se construye como una alucinación fractal, donde cada tejido y textura de pintura contiene un reducto interior, fuente mandálica y mandelbrótica de nuevas visiones psicodélicas (la mujer que en su mano tiene un ojo y en el ojo tiene un jaguar que en las manchas de su piel tiene una selva con una mujer soñando con el corazón del cielo...).

Explosiones de kundalini que llevan al hombre de meditar en el mar al cosmos --con estrellas chákricas-- elevándose como Shiva por los vórtices de la galaxia hacia la llama azul de Sirio.

Los infaltables paisajes holotrópicos de la ayahuasca, enramadas tribales de joyas, vientres caleidoscópicos de Gaia, serpientes genéticas pulsantes en el río de la muerte. O las dimensiones hiperespaciales del DMT,  donde la fisión del átomo es la explosión de luz fractal, el templo del crisántemo, el elfo pitagórico, Topus Uranus a través de túneles de realidad tranceleste, la vulva del código divino que se abre como el loto de los mil pétalos (sahasrara interdimensional). Y los ciberespacios de la Matrix, los secreensavers del demiurgo, el agua cristalina en la que se baña el Hacedor de Estrellas/Proyector de Hologramas. Siempre una insinuación o seducción a rasgar el velo de Maia, del mundo de las formas hacia la unidad prístina que subyace el mundo fenoménico. 

 [Sitio de Adam Scott Miller]