*

X

El documental de la hija de Stanley Kubrick sobre 'The Shining'

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/22/2011

Documental grabado por Vivian Kubrick a los 17 años de edad, antes de que se convirtiera a la Cienciología, muestra la intimidad de unos los grandes directores en toda la historia del cine en un hipnótico escenario.

Con tan sólo 17 años de edad Vivian Kubrick, la hija consentida del gran cineasta, realizó un notable documental sobre la filmación de The Shining (1980), una de las películas más influyentes en la historia del cine de horror basada en la novela de Stephen King. Por 33 minutos nos convertimos en la mosca intrusiva que rodea la factura de la angustiante aura supernatural de este film en el que Jack Nicholson  pierde la cabeza entre la fantasmagoría, el aislamiento, un río metafísico de sangre y una poderosa tormenta de nieve que se fusiona con la luz liminal.

Stanley Kubrick se mantuvo aislado de los reflectores, con discreta magnificencia, pero en este documental alcanzamos a entrever los detalles (donde está el diablo de su maestría) que lo llevaron a ser uno de los más grandes directores de cine de la historia.  Tanto Jack Nicholson como la actriz Shelley Duval mencionan que Kubrick gustaba de jugar juegos con sus actores para llevarlos más allá de sus límites y que si bien los empuja psíquica y emocionalmente, ellos aceptan esto porque Stanley manifiesta siempre total confianza y genera el respeto que les permite caminar sobre el abismo. Duvall incluso señala que solo en el rodaje de The Shining aprendió más que en toda su carrera como actriz.

 Vivian Kubrick, además de este documental, compuso la banda sonora de  Full Metal Jacket (1987) y su padre le había pedido que compusiera para la que iba ser su última película, Eyes Wide Shut (1999), pero Vivian rompió con él y no volvió a hablar con Kubrick ya que se había convertido a la bizarra religión de la Cienciología, la cual exige que sus miembros corten los lazos con sus familias y el pasado. Vivian fue al funeral en Inglaterra acompañada de un miembro de la Cienciología, lo que se conoce como un manejador: el hombre no hablaba con la familia solo se sentaba ahí. Vivian se quejaba de un dolor en la espalda de hace 10 mil años (según su media hermana). La familia no sabía cómo responder antes esta situación sumamente extraña. Hace dos años, cuando murió su hermana, Vivian no acudió al funeral y, tristemente, esta talentosa mujer no tiene ya contacto con su familia.

 

Gelatina hecha en China con ADN humano (¿es el canibalismo el futuro de la alimentación?)

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/22/2011

Científicos chinos producen gelatina combinando genes humanos con una cepa de levadura; afirman que esta gelatina es superior a la obtenida habitualmente con huesos y piel de otros animales.

La gelatina es uno de esos ingredientes que, sin mucho renombre, son básicos en la elaboración de alimentos más refinados. En platillos salados o dulces, como postre o como parte fundamental de varias golosinas, dicha sustancia derivada del colágeno animal ha cobrado cierta relevancia en la industria alimentaria desde hace ya muchos años.

Parece, sin embargo, que el procedimiento habitual y casi ancestral con que se ha obtenido la gelatina durante tanto tiempo, cociendo huesos, piel y todo tipo de cartílagos animales (preferentemente del ganado vacuno y porcino), pudiera sustituírsele pronto por uno mucho más eficiente que requiera una infraestructura menos engorrosa.

La propuesta proviene de la Universidad de Tecnología Química de Pekín, en donde un grupo de científicos consiguió inyectar genes humanos en una cepa de levadura, generando así grandes cantidades de gelatina humana recombinada. Se estima que este método podría usarse, con mejores resultados, en vez de las 300,000 toneladas de tejidos animales que se destinan anualmente a la producción de gelatina en el mundo.

“Hay un nivel muy alto de parecido entre la gelatina que viene de una vaca, de un cerdo y de un ser humano, así que, por estas similitudes, no veo por qué tendría que haber un riesgo de salud. Es una proteína bastante parecida a la que la gente ha estado consumiendo por años”, declaró el Dr. David Olsen, investigador de los laboratorios Fibrogen, intentando tranquilizar al público sobre la posibilidad de incurrir en canibalismo al comer de esta gelatina humanoide.

Asimismo, se dice que otra de las ventajas de la gelatina humana sobre la de los otros ganados es que reduciría el riesgo de reacciones alérgicas o el contagio de enfermedades tan severas como el llamado “mal de las vacas locas” (encefalopatía espongiforme bovina).

Quién sabe, quizá, con tal de abaratar costos y eficientar procesos, una forma sutil de canibalismo sea el futuro de la industria alimentaria o la farmacéutica.

[Telegraph]