*

X

Hombre robó 21 millones de dólares en rocas lunares para cumplir fantasía de tener sexo en la Luna

Por: pijamasurf - 08/08/2011

Thad Roberts robó a los 25 años de edad 21 millones de dólares en piedras lunares de la NASA para tener sexo con su novia de tres semanas simulando la superficie lunar en una cama de un motel; un libro cuenta su fascinante historia.

Un hombre robó 21 millones de dólares en piedras lunares cuando trabajaba como interno en la NASA para que él y su novia pudieran ser los primeros en copular "en la Luna". Esta fabulosa historia de amor y calor cósmico ha sido documentada en un libro de reciente publicación: Sex on the Moon: The Amazing Story Behind the Most Audacious Heist in History. Su autor, Ben Mezrich,  también escribió el libro que luego se convirtió en The Social Network.

Hace un par de años Thad Roberts, enamorado de su novia de tres años (no sabemos si estaba también en una precoz luna de miel de crack o qué)  decidió mostrarle su romanticismo robando rocas lunares para que pudieran estar juntos en una simulación de la Luna. Roberts trabajaba en la NASA, por lo cual el hurto fue más fácil, pero de cualquier forma tuvo que burlar la seguridad de la agencia espacial. Roberts logró perpetrar esta épica travesura y concretó su opus magnum colocando las piedras de la Luna debajo de un colchón en un motel y bajo esa tierra metafóricamente ingrávida, él y su novia materializaron el coito lunar.

Después de una cacería humana, el FBI finalmente atrapó a Roberts —las rocas costaban 21 millones de dólares. Según Mezrich, Roberts no tenía idea de lo que estaba haciendo, era solamente una travesura colegial, incluso pensaba que si lo descubrían solo lo separarían del programa de entrenamiento, nunca dimensionó las consecuencias —siete años en prisión.

El libro registra la historia de Roberts, desde su infancia creciendo como un mormón en Utah, su tempestuoso amor lunar y su sueño de ser un astronauta.

Roberts actualmente está completando su doctorado (su tesis es sobre el espacio cuántico y la geometría fractal del espacio-tiempo)  en espera de cumplir su sueño de explorar el espacio, y aunque está vetado en la NASA, confía que tal vez pueda hacerlo en el sector privado.

[CTV]

Viuda genera adicción por comer las cenizas de su difunto esposo

Por: pijamasurf - 08/08/2011

Casey vive un peculiar y compulsivo luto tras enviudar a los 26 años: no puede dejar de comer las cenizas de Shawn, su difunto esposo.

mujer cargando urna de cenizas de su esposo

La muerte de un ser querido sin duda es una de las experiencias más fuertes que puede enfrentar una persona. De ahí que esa etapa emocionalmente ritual que conocemos como "guardar luto" sea un proceso tan importante para aquellos que han experimentado una perdida sensible, por ejemplo, la de un cónyuge. Sin embargo, también es cierto que estos procesos pueden llegar a generar, debido a la intensidad con que se viven, ciertos trastornos o incluso brotes psicóticos.

Tal es el caso de Casey, una joven de 26 años que perdió a su esposo luego de un fatal ataque de asma. El evento fue comprensiblemente traumático para la joven, aunque ella nunca imagino en qué derivaría el luto que guardaba. Todo comenzó cuando la imposibilidad de Casey por desapegarse de la figura de su amado se manifestó en una extraña práctica: llevar a todos lados la urna con las cenizas de Shawn, incluyendo restaurantes, tiendas  y compromisos familiares.

Pero pronto las cosas comenzaron a tomar un tinte más surreal. Un día Casey derramó una pizca de funestas cenizas en su mano y en lugar de simplemente desecharlas decidió, como un supuesto gesto de respeto a la memoria de su esposo, lamerse el dedo para evitar tirarlas. "No quería tirarlas porque son mi esposo y no quiero eliminarlo. Así que solo lamí mi dedo", confesó la joven viuda. Y desde entonces, en un acto de psicótica y compulsiva melancolía, Casey no ha podido evitar seguir consumiendo las cenizas de Shawn. De hecho calcula haberse ya comido poco menos de medio kilo.

Curiosamente Casey describe el sabor de su tétrica botana como una mezcla entre "huevos podridos, arena y lijas", no obstante lo cual su adicción por el polvo de la muerte (en este caso empleando el adjetivo de manera literal) se ha consolidado.

[Daily Mail]