*

X

Millonario árabe inscribe su nombre en el desierto de forma que puede ser leído desde el espacio

Buena Vida

Por: pijamasurf - 07/22/2011

El jeque Hamad, uno de los hombres más ricos del mundo árabe, labró ostentosamente su nombre en el desierto a escala extraterrestre.

Nombre desde el espacio HAMAD.

Trabajadores inscribieron en la arena de Abu Dabhi la palabra "HAMAD" por órdenes del jeque Hamad bin Hamdan Al Nahyan. Este delirio megalomaníaco es característico de la opulencia de Dubai y Abu Dhabi y de la artificialidad de las fortunas descomunales. El nombre HAMAD puede ser visto desde el espacio, como si fuera una de la grandes maravillas del mundo con sus  dos millas de ancho y letras de un kilómetro de largo cada una, algunas de las cuales han sido convertidas en canales de agua.

El jeque Hamad, de 63 años, es parte de la clase gobernante de Abu Dhanbi y cuenta con una fortuna de 14 mil millones de dólares, la segunda más acaudalada en la zona después de la del rey de Arabia Saudita. En su casa, una pirámide, tiene una flota de más de 200 automóviles de lujo.

Su nombre fue dibujado sobre su propia isla, Al Futaisi.

[Disinfo]

 

Máximo placer en el abismo: entusiastas se suspenden en un jacuzzi a 150 m de altura

Buena Vida

Por: pijamasurf - 07/22/2011

El proyecto de ocupación termal efímero llevo el arte del "jacuzzing" a un nuevo límite, al suspenderse a 150 metros de altura colgando de un puente en Suiza para disfrutar de una vertiginosa sensualidad.

Entre el deporte extremo y el placer sensual, un grupo de entusiastas de los jacuzzis se suspendió 150 metros de altura, colgando del puente Gueuroz en Suiza. Los 25 participantes de esta tina caliente construida in situ y calentada a 38 grados pasaron una mañana soleada con vista a un abismo arborescente tomando champagne, comiendo tarta y disfrutando de un sexy vértigo entre dobles burbujas.

Estos radicales aficionados al jacuzzi busca llevar estas plataformas a los lugares más remotos del mundo para pasar un buen rato. Una de sus hazañas anteriores más celebrada fue montar un jacuzzi en la cima del Mont Blanc a 4807 metros de altura, donde también descorcharon botellas de champagne y disfrutaron en traje de baño de un espectacular vapor en medio de la majestuosa nieve de los Alpes.

El proyecto de "ocupación termal efímera" con sus jacuzzis extremos puede consultarse aquí.