*

X

La misteriosa web 8-3-11 (la creación de un mito viral)

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/27/2011

Una misteriosa página viral en la que se daba a conocer la enigmática imagen de una niña ha sido explicada por su autor como un experimento social.

Desde hace unas semanas empezó a circular el meme de una misteriosa página de internet con el nombre de 8-3-11 (el 3 de agosto del 2011 en la datación inglesa) que no explicaba el significado de este número ni de la inquietante foto en blanco y negro de una niña identificada como Belle, cuya imagen se exhortaba a difundir. Aparentemente la niña estaba enferma pero no se pedía ayuda económica ni tampoco se pedía buscarla, como la distribución de afiches en las calles podría sugerir.

Cientos de personas empezaron a pegar esta imagen en calles de todo el mundo, sin tener la más vaga idea de cuál era el propósito de su difusión, acaso participando como autómatas fascinados por ser parte de un enigma.

Se empezó a especular que se trataba de una campaña viral en la que el marketing usaba la fuerza de la gente para activar una nueva película o producto —incluso se habló de Los Pitufos, cuya versión en 3D se estrenará en esa fecha.

Asimismo, dado que al nivel del marketing solo se encuentran la religión y el fanatismo, poco después se aseguró  que  el 8-3-11 aludía a una especie de profecía apocalítpica o mensaje religioso, citando el pasaje de la Biblia Juan 8, 3-11, donde puede leerse la conocida frase «El que esté libre de pecado que tire la primera piedra».

Otros creyeron que se trataba de una comunicación paranormal en la que la niña era un espectro interdimensional atrapado entre mundos.

No había duda que la campaña había funcionado con bastante éxito cuando su autor confesó de qué se trataba. Más interesante que las teorías anticipadas, al parecer todo fue un ejercicio epistemológico social, un experimento sobre cómo se viraliza la información en nuestra época siempre que exista un vacío atrayente. El autor señala que el hombre es un ser que, en las condiciones adecuadas, puede creer en lo que sea —y su experimento lo demuestra de manera brillante, como una conceptual novela de misterio que explota la viralidad desde una trinchera lúdica.

«Comenzó como un simple proyecto de verano. Una manera de divertirse un poco. Hay que reconocer que se volvió mucho más grande de lo que jamás podría haber imaginado. Honestamente, no pensé que saldría de Houston. Algunos de mis amigos y yo solo publicaríamos el folleto por la ciudad y eso sería todo. En retrospectiva, probablemente lo habría dejado allí.

»Cuando elegí la fecha, 8- 3 -11, fue totalmente al azar. Y entonces lo busqué en línea para ver si estaba relacionado ya con algo grande. Vi el versículo de la Biblia pero al principio no creía mucho en él. Luego, cuando empezó el verano, pensé que tal vez en 8-3-11 en realidad debería haber algún propósito, por lo que hice el crudo boceto de una escultura interactiva que era una especie de modelo de una lapidación. Esas fueron realmente las únicas dos cosas que nunca fueron intencionalmente relacionadas entre sí. Comenzó a ser una especie de cosa rara, conciencia de la lapidación, si se le puede llamar así.

»La idea en realidad nunca se desarrolló porque estaba ocupado con otras cosas.  Así que todo empezó a volar en línea y la gente pensaba que era un juego de realidad alternativa (ARG). Yo no sabía lo que era un ARG antes de todo esto y todavía no lo tengo claro. En cualquier caso, la gente estaba interesada en él y esto era interesante para mí, así que le di "pistas". Pongo esto entre comillas porque no tenía idea de a dónde iba con todo el asunto. Yo no soy mucho un contador de historias. En realidad iba a cerrar esta hace unas semanas (probablemente debería haber seguido mi instinto), pero fue muy interesante la lectura de las ideas, la gente venía con un montón, y muchos parecían estar realmente divirtiéndose. No parecía importarle que era posiblemente nada, así que seguí adelante.

»Eventualmente todo el asunto empezó a desmoronarse, porque nada tenía un sentido mayor (probablemente debido a que casi todas las "pistas" son bits al azar de la información). Mucha gente parecía pensar que yo estaba tratando de crear un juego para ellos, pero nunca pensé realmente que era un juego, por eso pienso que se trataba de un juego realmente terrible. Para la gente que piensa: 8-3-11 se supone que traiga un poco de tierra rompiendo noticias, lo siento. Quiero decir, es una niña y una fecha con algunos ruidos espeluznantes, ¿qué importancia puede tener realmente? Y tiene una cuenta Formspring... sí.

»En cuanto a que sea una campaña viral, fue muy bien hasta estrellar todo y quemando parte al final. Todo lo que hice fue poner 10 volantes en mi ciudad y dos días después el sitio tenía 1000 visitas... una bola de nieve a partir de ahí.

»Definitivamente fue interesante ver cómo algunas personas pueden llegar a concentrarse tanto en algo de lo que no sabían prácticamente nada. Que incluso inspiró una spin-off en algunos. Nunca estuve en esto para dañar a nadie. Yo nunca he dicho que algo realmente pasaría el 8-3-11. Lo siento si molesté. Esto nunca tuvo la intención de ser una broma o algo por el estilo.

»Ninguna de las chicas que encontraron tenía nada que ver con el proyecto y no debe molestarlas. Éramos solo yo y un amigo que trabajamos en esto juntos.

»Al final creo que lo que realmente querían era un misterio que resolver y lo hicieron. Para ser honesto creo que eso es muy bueno. Sé que es muy cursi decirlo, pero es muy salvaje para ver qué se puede hacer cuando trabajan juntos como lo hicieron en este sentido. Por lo tanto, buen trabajo. Supongo que en realidad tenía un poco de diversión exponerme.

»Por cierto, me di cuenta de que alguien puso una tienda CafePress con 8-3 -11 como marca de sus mercancías. Ese no era yo. Como he dicho antes, nunca estuve en esto por algún tipo de beneficio».

Burócratas se burlan de miles de indígenas colombianos cambiándoles su nombre

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/27/2011

En un abuso del poder burocrático que sobrepasa todo exceso imaginable, miles de indígenas colombianos pertenecientes a la etnia wayuu pierden su nombre original a cambio de otros como Cosita Rica, Alka Seltzer, Coito o Raspahierro.

Con la supuesta intención de registrar oficialmente a miles de miembros de la etnia wayuu, funcionarios del Registro Civil colombiano se acercaron a los indígenas para tramitarles su cédula de identidad, documento necesario para votar en las elecciones y que, al parecer, revela la intención secreta de estos censores: utilizar políticamente a los wayuu lucrando con la indiferencia pública en la que viven.

Como era de esperarse teniendo en cuenta el nivel de marginación que en casi toda América Latina sufren los llamados pueblos originarios, prácticamente ningún wayuu entendió las preguntas que en español les hacían los recién llegados, pero éstos, en vez de explicarse o buscar la manera de hacerse entender, aprovecharon la ocasión para mofarse de los indígenas imponiéndoles nombres como Tarzán, Marilyn Monroe, John F. Kennedy o Bolsillo y registrándolos así en la cédula de identidad, burlándose al mismo tiempo de las personas y también de toda la tradición que ellos han conservado a lo largo de los siglos y que en un acto de misteriosa preferencia viene a cifrarse en un nombre.

Esta situación fue denunciada en un primer momento por Esthercilia Simanca, abogada y escritora wayuu y autora del libro Manifiesta no saber firmar, mismo que después inspiró a Priscila Padilla para dirigir el documental Nacimos el 31 de diciembre. En ambos se relata y se recogen testimonios de este vejatorio empadronamiento padecido por al menos cinco mil indígenas wayuu. Por cierto, ambos títulos aluden a las leyendas que se repiten en todas estas credenciales: "nació el 31 de diciembre" y "manifiesta no saber firmar", con las cuales los funcionarios evadieron toda responsabilidad de indagar los verdaderos datos del registrado.

Aunque el director del Registro Civil, Jin Anthony Cotrino Sossa, reconoció que dichas cédulas existen, dijo también que basta la huella de la persona para que el documento y el nombre ahí asentado sean legales, sin importar cuál sea porque no existe una ley colombiana que, como la promulgada recientemente en Nueva Zelanda, restrinja la elección del nombre, sin tomar en consideración las muchas y evidentes señales de la franca voluntad de escarnio por parte de los burocrátas.

La etnia wayuu habita en la península de La Guajira, una región costera del Caribe que comparten Colombia y Venezuela. Se dice que es, hasta la fecha, un pueblo indómito, porque nunca pudo ser sometido por ningún conquistador. Su notable espiritualidad dio origen a una fuerte tradición chamánica y de oniromancia que todavía practican.

El siguiente video documental Nacidos el 31 de diciembre narra lo sucedido y recoge testimonios de los wayuu.

[Semana]