*

X
El origen del bosque de pinos oblicuos en Gryfino, Polonia, es un misterio, ¿era su destino ser muebles para el servicio secreto alemán o son parte de una secreta danza curvilínea de la naturaleza?

 

Como si quisieran mostrar una inclinación estílistica,  400 pinos en un rincón del oeste de Polonia crecen con una curvatura de 90 grados en su base, dándole un toque femenino y agraciado a la generalmente excrecencia faliforme de los coníferos.

Existen varios mitos alrededor de este bosque ubicado en Gryfino y poca información fidedigna, pero la versión más repetida es que fueron plantados en la década de los 30 con intervención humana con el fin de ser convertidos en muebles; se dice incluso que fueron los carpinteros del servicio secreto alemán los que curvaron los árboles con dispositivos mecánicos. Sin embargo, los pobladores locales señalan que los troncos no son adecuados para fabricar muebles, y que se debe a un extraño patrón natural. De lo que no hay duda es que este bosque es un gran escenario para jugar "encantados" con un spin.

 

FORESTA-STORTA-1

in-the-mysterious-crooked-forest-of-western-poland-roughly-400-pine-trees-all-grow-with-a-90-degree-bend-at-the-base-the-reason-behind-the-curved-trees-remains-unknown-to-this-day

 

[Discovery]

Comunicación entre especies: ballena beluga baila al son de mariachis (VIDEO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/30/2011

Juno, la popular ballena beluga, se comunica con unos mariachis en el Mystic Aquarium de Connecticut, desbordando simpatía.

Uno pensaría que sería Mozart o Bach el que seduzca musicalmente a las ballenas, con su refinado oído, pero al parecer son los mariachis los que cautivan a estos cetáceos. Al menos Juno, la  ballena del Mystic Aquaruim de Connecticut famosa por interactuar con los visitantes, gusta de los mariachis (de su música o de sus movimientos chistosos : esos monitos del otro lado del cristal).

No sabemos si Juno disfruta de la música o si solamente se burla de los mariachis, pero no hay duda de que existe aquí un rasgo de comunicación entre especies (y una sobredosis de cuteness en los movimientos miméticos de la beluga, casi un fantasmita o un bebé del mar).

En otras ocasiones Juno ha demostrado una conducta algo agresiva con las personas (lo que nos lleva a pensar que esta ballena gusta de la minorías y, en un mundo ideal, debería de ser gobernadora de un estado fronterizo).