*

X
En Nueva Zelanda habita una especie de caracoles (powelliphanta) que son carnívoros, hermafroditas y muy agresivos. Este video muestra cómo abordan a sus presas antes de devorarlas.

Caracol carnivoro de nueva Zelanda - imagen

Existe en Nueva Zelanda una extraña especie de caracol que poco tiene que ver con la naturaleza lenta y sutil de los caracoles que conocemos en el resto del mundo. Además de que superan notablemente al caracol "ordinario" en tamaño, esta especie es famosa por ser carnívora, hermafrodita y bastante agresiva. El molusco (powelliphanta) puede alcanzar el tamaño del puño de una persona adulta y sus huevos compiten en dimensiones con los de algunas aves.

"El powelliphanta es uno de los más asombrosos invertebrados nativos. Son carnívoros, gigantes dentro del mundo de los caracoles. Pueden vivir hasta 20 años y depositan huevos del tamaño de un pájaro" afirma Mark Melville, del Departamento de Conservación de Nueva Zelanda.

 

Eddie, un gato neoyorkino, fue abducido por un halcón, pero para su suerte su sobrepeso hizo que el ave lo dejara caer en un jardín cercano.

Una mujer en Nueva York despertó con el aterrador sonido de un halcón atacando a su querido gato Eddie. Mientras el sonido del gato acobardado y del halcón enérgico se fusionaban, la mujer intentó salvar a su mascota pero llegó demasiado tarde a la escena del "crimen". Corrió por todos lados en búsqueda de Eddie, pero sin éxito alguno, y con el consejo generalizado de que olvidara a Eddie porque debía de estar muerto ya.

Según reportes, existe un notable incremento de nidos de halcones en Nueva York; su dieta consiste de ardillas, roedores y conejos —aunque existe el caso de un halcón que atacó un Chihuahua en el 2003.

Sin embargo, por su peso, Eddie no llegó muy lejos en las garras del halcón, solo 20 metros lejos de su casa, al jardín de un vecino, quien después de ver los afiches del gato perdido se puso en contacto con su dueña y regresó a Eddie a casa.

La moraleja de la historia es que nunca sabes cuándo tus supuestos defectos se convertirán en tus virtudes. En este caso, fue la gordura de Eddie lo que lo salvó.

[NY Daily News]