*

X

Prenden fuego a pastor acusado de usar un pene mágico para violar a las mujeres

Por: pijamasurf - 05/26/2011

En un estrambótico caso de sexo y brujería, doce personas fueron arrestadas por prender fuego a un pastor cristiano; los acusados afirman que Albert Malwane utilizaba un pene mágico para violar a sus mujeres y que hablaba con los animales para conspirar en contra de la tribu.

Las historias tanto de brujería como de violencia son narrativas lamentablemente cotidianas en la mayoría del continente africano, incluyendo a Sudáfrica, nación que es considerada como la de mayor desarrollo en la zona sur del territorio continental. Sin embargo, un reciente acontecimiento califica como bastante extravagante aún para los estándares de África. Se trata del asesinato de un pastor cristiano que realizaba, como la mayoría de los predicadores en esta región, actos de bujería y quien fue quemado vivo por los habitantes de una aldea de agricultores llamada Malalane, ubicada en el estado de Mpumalanga. Doce personas han sido acusadas por el homicidio, entre ellos la induna de la comunidad (la autoridad tribal), de Albert Malwane y enfrentarán próximamente un juicio.

Los acusados argumentan que procedieron a incendiar la casa de Malwane,  posteriormente trasladarlo a una colina para ser linchado en una hoguera, por que este aprovechaba sus conocimientos brujos para hablar utilizar un "pene mágico" así dormir con las mujeres del pueblo sin su consentimiento. Además aseguran que Malwane, quien era un pastor y predicador de la Iglesia Cristiana Izwi Zion, hablaba con los animales, tal vez conspirando en contra del resto de la población. Hasta ahora a ninguno de los acusados se les ha ofrecido la posibilidad de pedir clemencia o negar los cargos, y supuestamente, de acuerdo con el padre del hoy difunto pastor, una maldición fue lanzada en su funeral en contra de sus atacantes.

[24hours]

Te podría interesar:

Lapsus eróticos eclesiásticos: propaganda religiosa que alude involuntariamente al sexo

Por: pijamasurf - 05/26/2011

Una selección de mensajes plasmados en carteles de diversas iglesias en Estados Unidos, y que, tal vez involuntariamente, aluden de manera directa y caricaturesca a actos o pensamientos sexuales.

En algún sentido el sexo es como el agua. Su fuerza es ineludible y si se intenta bloquear su paso, lo único que sucede es que eventualmente emergerá con más intensidad y bajo una forma más caótica. Tal vez por eso se da con frecuencia que aquellos cultos religiosos que intentan someter la energía sexual terminan por caer en prácticas depravadas. El ejemplo más evidente de esto es la Iglesia Católica, cuyos votos de celibato y castidad terminan por pervertirse en conductas pedófilas o "torcidas". Pero recordemos que también hay múltiples historias en torno a gurús orientales que son acusados, en muchas ocasiones probadamente, de abusar sexualmente de sus seguidores.

Pero más allá de las perversiones, una manera relativamente sana que tiene la energía sexual para manifestarse, en entornos donde se trata de reprimir con tabúes y demás, es a través de los famosos lapsus psicolinguísticos. Estos se conforman por alusiones inconscientes en torno a un pensamiento o actividad tan prohibida como magnética. Probablemente algunos o muchos de los mensajes promovidos en estos carteles religiosos, colocados en carteles espectaculares afuera de diversas iglesias en Estados Unidos, corresponden precisamente a lapsus ero-eclesiásticos. Y por más que este ejercicio pueda parecer bastante infantil, lo cierto es que la sofisticación de la psique humana, incluidas sus patologías (las de la Iglesia y las de los editores de Pijama Surf), nos sugieren que algo de verdad puede tener. En cualquier caso el agua en movimiento, al igual que el pulso sexual, jamás serán detenidos.

"Cuando hay fricción entre dos personas, una sonrisa es un buen lubricante"

 

"La posición más poderosa es de rodillas"

 

"Perdonar es tragar cuando quieres escupir"

 

"La pascua se viene una vez al año, ¿tú qué tan seguido?"

 

"¿Aburrido? Prueba la posición del misionero"

 

"Una lengua de 4 pulgadas puede hacer que un hombre de 6 pies se arrodille"