*

X

Neurowear: aumenta tu cuerpo con orejas de gato controladas con la mente

Buena Vida

Por: pijamasurf - 05/09/2011

Lindas y sexies orejas de gato controladas con la mente reflejan las emociones de su usuario y sirven como un aparato de biorretroalimentación

Ser un ciberfelino biónico nunca se ha visto tan lindo como con estas orejas de gato controladas por la mente de Neurowear. Necomimi permite a sus usarios expresar sus sentimientos y controlar sus ondas cerebrales con estas orejas de felpa. El movimiento de las orejas responde a un sensor de ondas cerebrales. Cuando una persona se relaja las orejas se hacen hacia abajo, cuando una persona se concentra las orejas se alzan y cuando las personas se relajan y se concentran a la vez (en un estado que exhiben los atletas de alto rendimiento), las orejas se alzan de forma más intensa. Además de un accesorio coqueto de neurofashion, necomimi sirve a sus usuarios como un espejo mental, un aparato de biorretrolalimentación a través del cual podemos detectar la relación entre nuestras ondas cerebrales y nuestras emociones y con la práctica controlarlas como si fueramos un maestro zen.

Agente del FBI recupera Ferrari robado, lo saca a pasear, lo choca, y se rehúsa a pagarle al dueño

Buena Vida

Por: pijamasurf - 05/09/2011

Agente del FBI decidió dar una vuelta con un Ferrari F-50 antes de devolverlo a su dueño; el paseo, en el que chocó contra un árbol, costó 750 mil dólares, los cuales FBI se niega a pagar.

En el 2008 el FBI logró recuperar un Ferrari robado para el éxtasis (de corta duración) de su dueño, ya que un agente decidió llevar el auto a dar una vuelta antes de devolverlo y chocó. El percance de este joyride se estima en 750 mil dólares en daños al vehículo, los cuales el Buró de Inteligencia Federal se ha negado a pagar.

El dueño del Ferrari F50 de colección (sólo existen 50 ejemplares) ha decidido demandar al Departamento de Justicia ante la negativa del FBI a resarcir los daños a su vehículo.

El auto fue robado en el 2003 y recuperado 5 años más tarde en perfectas condiciones. Después de ser hallado en Kentucky, el agente Fred Kingston decidió invitar al fiscal J. Hamilton Thompsonn a dar un paseo. Poco después de sacar el Ferrari de las oficinas del FBI, el agente perdió el control del auto y se estampó contra un árbol. La aseguradora declaró perdida total.

Seguramente algunas personas podrán recordar la película "Ferris Buellers Day Off", en la que el intrépido Ferris finge estar enfermo para no ir al colegio y hace que su mejor amigo robe el Ferrari de su padre para pasear por Chicago junto a su sexy novia. En el transcurso de su aventura y catársis el Ferrari sale disparado por un cristal hacia un desfiladero. En una bizarra tergiversación de la literatura de autosuperación (con Buda asesdiando en las grietas): a veces lo mejor que puedes hacer es robar un Ferrari y destruirlo.

[Russia Today]