*

X
Uno de los fenómenos paranormales más intrigantes corresponde a entidades que simulan sombras y que se adjuntan a personas, lugares u objetos, como una especie de elusivo eco interdimensional.

El fenómeno conocido como "la gente de las sombras" o los "seres de sombra" se trata de elusivas entidades que se perciben como siluetas oscuras con forma humana, generalmente masculinas, y que gustan de observarnos silenciosa e inmóvilmente. Al parecer, solo reaccionan con fugacidad cuando son detectadas al filo de la mirada por una persona, momento en el cual desaparecen. Es importante enfatizar en que ninguna de estas características es invariable, ya que también se han reportado entidades de este tipo como seres amorfos o flexibles columnas de humo negro.

Mientras que algunos aseguran que estos seres son la expresión última de la oscuridad, y en algún sentido, quizá excesivamente sometido a los estereotipos culturales, también del mal, en cambio otras personas  les atribuyen una naturaleza más bien lúdica, sigilosa, como una especie de observadores neutrales que en su afán por no ser percibido juguetean con el tiempo, y el espacio en relación a la percepción humana. Lo cierto es que en decenas de lugares alrededor del mundo, entre personas de diversas condiciones socioeconómicas, culturales, y psicológicas, se han reportado avistamientos de estos seres, y a pesar de que existen ancestrales referencias  a su presencia, al parecer durante la última década se han incrementado los encuentros con estos seres de las sombras.

A diferencia de los avistamientos de fantasmas  otros espíritus, los seres de sombra siempre procuran mantener una discreción absoluta aunque su curiosidad los lleva por momentos a aventurarse cerca del rango de percepción natural de un ser humano. Además, su existencia no se asocia en ningún sentido a la reminiscencia de una conciencia cuyo cuerpo dejo de vivir, no se les adjudican formas presencias que brillan o que emiten lastimeros sonidos. En todo caso lo único que comparten tangiblemente con los espíritus y fantasmas, es el efecto que pueden provocar en una persona que atestigua su presencia: temor, pánico, e incluso una especie e parálisis semitraumática.

Una de las características principales de la gente de las sombras es su vertiginosa rapidez, la cual hace casi imposible percibirlos frontalmente. Más bien se manifiestan como figuras centellantes que generalmente son captadas en el filo del campo de visión o espontáneamente percibidas, deslizándose, en la superficie de un espejo. Por otro lado, aparentemente su presencia física puede atravesar sin problema alguno la materia física lo cual fortalece notablemente su elusiva esencia.

A pesar de que aún no se ha logrado explicar integralmente la existencia de estos seres, como suele suceder en la mayoría de los fenómenos paranormales, que permanecen siglos sin ser explicados de forma convincente ya que superan las fronteras de la razón tradicional, lo cual se torna en una limitante casi insalvable para el pensamiento humano, existen diversas hipótesis sobre la existencia de estas entidades.

Pero antes de revisar algunas e estas teorías cabe descartar la relación de estas sombrías entidades con otras presencias paranormales o mitológicas más comunes: su comportamiento u origen no mantiene una correspondencia clara con seres como los traviesos pixies (pequeñas entidades propias de la mitología británica, que habitan cuevas, jardines, y bosques, y dedican buena parte de su existencia a concretar travesuras), o tampoco denotan una sincronicidad con los elementales de la filosofía paracelsiana (manifestaciones conscientes de elementos de la naturaleza que coexisten en tiempo y espacio con los humanos pero resonando en un plano distinto, por lo que la mayoría de las veces permanecen imperceptibles).

Hay quienes afirman que los seres de sombra no son más que encarnaciones de la energía liberada a través de pensamientos. Esta teoría asegura que de algún modo se trata de conglomeraciones de energía psíquica de baja frecuencia que cobran vida en lugares que han sido escenario de eventos traumáticos o alrededor de personas que logran concentrar una cantidad considerable de “malos” pensamientos. Y de acuerdo a lo anterior, los seres de sombra se nutren de estas bajas frecuencias como el miedo, o la envidia.

Para otros, la gente de las sombras son entidades que provienen de otras dimensiones que, por algún singular fenómeno energético terminan por traslaparse con la nuestra. En este sentido son seres desconcertados que ignoran como desenvolverse en nuestro plano y por eso se dedican a observar o a espiarnos, para entender como es que deben de comportarse mientras no sean capaces de desenredar  las fusiones dimensionales que los han insertado en nuestro plano. Esta hipótesis niega una naturaleza maligna de estas entidades y más bien les adjudica una confusión interdimensional.

Por otro lado la explicación más convencional, aquella plenamente dependiente de los postulados tradicionales de la razón, y la cual no solo es la más aburrida sino que también pudiese ser la más limitada (aunque no por ello debiese ser descartada por default), en realidad este fenómeno no corresponde más que a uno de los múltiples efectos ópticos a los cuales esta sometido nuestro sentido de la vista. En cuanto a la versión más aventurada de la perspectiva tradicional, se habla de la influencia de ciertos sitios o personas con cargas electromagnéticas particulares, que pueden influir en los circuitos eléctricos de nuestro cerebro e inducir alucinaciones (recordemos que el magnetismo de fenómenos naturales puede funcionar como inductor de alucinaciones) algunas de las cuales, tal vez en asociación con ciertos bits de nuestro inconsciente, pueden traducirse en la aparente presencia de seres de sombra.

Tal vez el mayor argumento para desestimar la explicación científica o racional de este fenómeno, podría ser el hecho de que decenas de reportes coinciden en presenciar una misma figura o entidad, como es el caso de un “hombre alto con un sombrero” que ha sido observado por niños y adultos de diferentes países. Aunque hay que reconocer que esto bien podría responder a la influencia de arquetipos que modelan la percepción de los individuos.

Pero en fin, más allá de la plausible o alucinada presencia de estos sere de sombra, lo cierto es que el reflexionar un poco en ellos, o mejor aún el observarlos de vez en cuando, resulta en un ejercicio existencialmente terapéutico que desencadena otras reflexiones útiles en torno a nuestra percepción, a la naturaleza absoluta o, por el contrario relativa, de nuestra realidad, y a la conciencia de que no estamos solos, de que nuestros pensamientos en realidad, y de manera palpable, se materializan, y que si científicamente se ha confirmado la existencia de múltiples dimensiones, e inclusive de múltiples universos, también debiésemos estar abiertos a la posibilidad de que de vez en cuando ellos dialoguen saltándose las fronteras que los delimitan, y que esta interacción sin duda arrojará “anormalidades” que más allá de infundirnos temor o confusión, deberían de asumirse como inspiradoras pinceladas que son parte, al igual que nosotros, de un diseño divino.

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Lucio Montlune

 

A pesar de que aún se encuentra en una etapa experimental, Bitcoins es una nueva ciber divisa que se perfila como una interesante alternativa monetaria; si quieres revolución empieza por rediseñar el sistema de divisas.

Si queremos gestar una verdadera revolución, un movimiento que de algún modo garantice el rediseño de los actuales paradigmas, existe un "enemigo público" claramente definido: el sistema financiero. De acuerdo con la estructura del escenario contemporáneo, sería difícil pensar en revolucionar las condiciones actuales sin replantear, radicalmente, el diseño que rige la economía mundial, incluyendo, o mejor dicho comenzando por, nuestra percepción cultural ante el concepto del dinero.

Una vez definido el target, lo siguiente es pensar en cuáles son los recursos óptimos para cocinar la revolución. La respuesta, como en el caso anterior, parece más o menos obvia: las herramientas digitales. Y tomando en cuenta estas dos necesidades "revolucionarias", iniciativas como la de bitcoins se perfilan como un esperanzador cauce socio-evolutivo.

Inspirada en un modelo propuesto por Satoshi Nakamoto (probablemente el pseudónimo de un grupo) y construida colectivamente, a través de una plataforma open-source, con la participación de alter-pensadores, hackers y expertos en tecnología, bitcoins es una divisa digital que busca estimular el surgimiento de una economía virtual, exenta de la sombría regulación de índices financieros o instituciones bancarias. Y a pesar de que todavía se encuentra en fase experimental, lo cierto es que se le utiliza en diversos procesos de compra, venta de bienes y servicios, transacciones comerciales y transferencias internacionales.

Uno de los objetivos de bitcoins es eliminar la intermediación de bancos y gobiernos dentro de los intercambios de un "valor". Paradójicamente, a pesar de que esta divisa es absolutamente virtual y por lo tanto irreal, las transacciones que genera están más apegadas a un verdadero valor social que los actuales sistemas monetarios que funcionan en forma centralizada, de hecho, bitcoins se jacta, orgullosamente, de ser la primera divisa virtual descentralizada.

De algún modo este sistema sigue el sendero "libertario" trazado por el intercambio descentralizado de archivos que ofrece el protocolo BitTorrent. El sistema funciona por medio de una base de datos, descentralizada, que registra absolutamente cualquier movimiento relacionado, desde la creación virtual de la moneda y todo su recorrido de una mano a otra, eludiendo así la supuesta necesidad de que una autoridad central regule las transacciones.

Gráfica muestra la caída del dolar.Bitcoins responde a la necesidad de crear "un sistema monetario no basado en leyes o reglas, sino en matemáticas y criptografía, que no necesita de ninguna autoridad para ser establecido. ¿Por qué depositar toda nuestra confianza en los bancos. Ellos nos piden todos nuestros detalles y solo falta que nos saquen una muestra de sangre. Es mejor confiar en un código matemático encriptado, con un diseño elegante y que no pide almacenar nuestra identidad”, afirma Amir Taaki, cofundador de Bitcoin Consultancy, en una entrevista para la BBC.

"La base de datos registra la historia de todos los flujos de dinero que se realizan desde el mismo origen de los bitcoins […] pero lo que se registra es el intercambio, para evitar fraudes y doble uso, no quién hizo la transacción". Y es que el anonimato resulta fundamental para ofrecer una alternativa al híper-rastreo de identidades que utiliza el sistema de divisas tradicional, un aspecto que parece enfatizar el afán de control poblacional que mantienen hoy en día las instituciones bancarias.

De acuerdo con Taaki, para conseguir bitcoins "es necesario buscar a alguien que los tenga, como cuando se va a buscar a alguien que tenga euros, y hacer el intercambio con tus dólares o la moneda que tengas". Otro recurso es "ir a una empresa establecida como plataforma para la gente que hace estos intercambios, como Tradehill, Bitcoin7 o Britcoin". Sin embargo, el uso de este sistema aún responde a mecanismos bastante complejos, casi impenetrables para cualquier persona que no tenga conocimientos avanzados de programación.

El carácter subversivo de bitcoins radica en su esencia misma, ya que se postula como una franca alternativa al pulso más poderoso del diseño actual: el sistema financiero. Su noción contracultural, e incluso ilegal, se intensificó cuando se dio a conocer el sitio Silk Road, una especie de Mercado negro donde se pueden adquirir cualquier tipo de drogas, que funciona a partir de transacciones realizadas exclusivamente vía bitcoins.

Pero antes de envolvernos en un estado de ánimo épico, también es importante tomar en cuenta que bitcoins todavía denota varias debilidades, a la vez que existen críticas bien argumentadas en contra de algunas de sus particularidades. Por ejemplo, hace unos cuantos días se reveló que hackers habían robado el equivalente a medio millón de dólares en bitcoins, suceso que provocó su relativo colapso, pues durante unas horas su valor cayó de $17 dólares por bitcoin a casi cero. El ataque se realizó contra una de las “casas de cambio”, MT.GOX, que presentaba huecos de seguridad que no había resuelto a pesar de las advertencias previas de algunos programadores.

Divisa virtual bitcoinsOtra de las críticas constante en contra de esta divisa virtual es que, para muchos, su diseño favorece explícitamente los mercados negros (como en el caso de Silk Road). Ante lo cual Taaki responde "Los bitcoins no se crearon para facilitarle la vida al mercado negro o al mercado ilegal de drogas, como algunos señalan, sino para facilitar a los ciudadanos las transferencias de dinero rápidas y sin costo". Y agrega: “Somos los únicos que estamos impulsando la regulación. Tenemos abogados, expertos bancarios y estamos hablando con las autoridades financieras de este país. Tenemos que preparar el terreno para darle base legal a este sistema".

Pero más allá de polémicas o posturas enfrentadas, lo cierto es que, como enfatizábamos al inicio de este artículo, cualquier tentativa por rediseñar la actual estructura social, con la esperanza de lograr un modelo más justo, más sensible y más honesto, debe, inevitablemente, comenzar por ofrecer una alternativa al sistema financiero que nos rige hoy en día.

Y si bien bitcoins aún se encuentra en una etapa claramente experimental y poco accesible,  incluso un tanto confusa, lo cierto es que al menos incluye a los tres elementos protagónicos de la próxima gran revolución social: el sistema monetario, las herramientas digitales y, particularmente, una naturaleza descentralizada.

Twitter del autor: @paradoxeparadis

 

Bibliografía recomendada:

Life Inc: How Corporatism Conquered the World, and How We Can Take It Back
Inflation of Virtual Currencies: Effect of Real Money Trade on Price Formation in World of Warcraft and other Virtual Economies