*

X

La catedral de mármol de General Carerra (el cielo debajo de la tierra)

Por: pijamasurf - 05/31/2011

Una joya entre Chile y Argentina, las cuevas de mármol en el lago Carrera oscilan entre cien mil azules e invitan a descubrir la flor secreta en el centro del dentellado laberinto

Entre aguas brillantes tornazuladas —zafiro, turquesa, aguamarina, lapislázuli— se erige una espectacular formación de cuevas. El mágico Lago Carrera que comparten Chile y Argentina acoge uno de lo más refinados templos naturales del orbe, una mandíbula mística de mármol. Sólo aquí el agua es más azul que el cielo, de una dulzura resplandeciente. Las cuevas marmóreas, afiladas vulvas del invisible cuerpo celeste, forman anillos concéntricos invitando al centro infinito que yace debajo de los Andes, un laberinto cuyo secreto es una flor azul de hielo inmarcesible.


 

 

 

Te podría interesar:

Hombre se infla como globo, luego de que manguera le inyectara aire por el trasero

Por: pijamasurf - 05/31/2011

El conductor de camiones Steven McCommack rompió una manguera de aire comprimido que le rasgó el trasero inyectandolé aire vía anal hasta inlfarlo como un cuasi globo y casi matándolo

En otro accidente freak más, un camionero en Nueva Zelanda se debatió entre la vida por momentos luego de un accidente con una manguera de aire comprimido que le rasgó el trasero y empezó a inyectarle aire.

Steven McCommack rompió la manguera al caerse en el área que está entre el compartimento del conductor y el remolque, literalmente se sentó (mal) sobre ella. El aire de la manguera hizo que su cuerpo se expandiera rápidamente como un globo. Por suerte sus amigos escucharon sus gritos, cerrraron la manguera  y la  removieron del ano, colocándole unos hielos y de paso salvándole la vida (suerte la de McCormack de tener mejores colegas que la de un joven chino cuyos amigos le insertaron un anguila por el recto llévandolo a la muerte).  Posteriormente, los doctores insertaron un tubo dentro de sus pulmones para drenar el aire y trataron su herida en el ano utilizando lo que McCormack describió como algo similar a un taladro.

El conductor ,de 48 años de edad, permanece hospitalizado y describe su experiencia de forma bastante gráfica:

"Sentí como el aire entraba en mi cuerpo y era como si fuera a explotar" y añandió que su piel se sentía como la de un cerdo asado, dura y quebradiza en el exterior, pero suave por dentro.

El escritor inglés H.G. Wells tiene una divertida historia en la que un hombre obeso llamado Pyecraft busca un antídoto para la obesidad y conjura una pocima que lo hace ingrávido, convirtiéndolo en una especie de hombre-globo.

[BBC]