*

X

Habla con un delfín con una máquina traductora submarina

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/19/2011

Investigadores desarrollan una máquina para traducir y comunicarse en tiempo real con delfines

En los próximos meses un buzo con una pequeña computadora que reconoce sonidos de delfín y responde en tiempo real intentará comunicarse con delfines en la costa de Florida.  Esta comunicación podría marcar un hito de diplomacia entre especies.

Desde los 90 Louis Herman y Kewalo Basin del Laboratorio de Mamíferos Marinos en Honolulu descubrieron que los delfines nariz de botella pueden manejar más de 100 palabras humanas diferentes y responder apropiadamante aunque las palabras sean dichas en diferente orden. Entienden, por ejemplo, la diferencia entre: “llévale la tabla de surf al hombre” y “ lleva al hombre a la tabla de surf”.

Denise Herzig del Wild Dolphin Project lleva intentando desde 1998 crear un sistema de comunicación bidireccional, en el que los delfines tengan el poder de hacer peticiones a los humanos. Un sistema prototípico permitía a los delfines asociar sonidos con un teclado submarino, de esta forma podían utilizar los símbolos para pedir cosas como “jugar con un pedazo de algas” o “deslizarse por la cubierta de un barco".

Ahora Herzig trabaja con Thad Starner, un investigador de inteligencia artificial en un proyecto llamado Telemetría y Escucha Cetácea (CHAT por sus siglas en ingles). El proyecto intenta cocrear con los delfines un lenguaje que use parte de los sonidos que usan los delfines salvajes para comunicarse entre sí.

El reto de este lenguaje en común es saber qué escuchar. Lo delfines pueden producir frecuencias de sonido hasta 200 kilohertz, 10 veces más altas que nuestro oído puede escuchar y también pueden dirigir el sonido en diferentes direcciones sin mover la cabeza, haciendo difícil descifrar qué delfín fue el que habló dentro de un grupo.

Para grabar, interpretar y responder a los sonidos de los delfines, Starner y sus estudiantes han construido un aparato del tamaño de un smatrphone y dos hidrófonos capaces de detectar una amplia gama de sonidos de delfín. Un buzo llevará una computadora protegida del agua y unas luces LED en su escafandra que se encenderán para mostrar de dónde se originan los sonidos que recogen los hidrófonos. El buzo llevará un “Twiddler” –un aparato que combina un teclado y un  mouse- para seleccionar qué sonido hacer en respuesta a los sonidos de los delfines.

En un principio los buzos responderán con una de las 8 palabras acuñadas por el equipo, designadas para a ”algas”, por ejemplo. El software escuchará a ver si los delfines imitan estas palabras. Una vez que el sistema pueda reconocer estas palabras imitadas, la idea es usarlo para resolver el verdadero problema: esuchar los sonidos naturales de los delfines y descubrir características que puedan ser “unidades fundamentales” de la comunicación entre delfines.

Los investigadores no saben cuáles seran estas unidades o raíces lingüísticas de los dlefines, pero los algoritmos que usarán están hechos para analizar datos y detectar todo tipo de patrones. Una vez detectados, el equipo de investigadores planea combinar estas unidades para crear señales que los delfines consideren más interesantes que las palabras acuñadas por los hombres. Asociando comportaminetos y objetos a estos sonidos, se podría por primera vez detectar las bases del lenguaje natural de los delfines o al menos crear una interfaz para una comunicación compleja entre especies.

Algunos invetsigadores, sin embargo, creen que es posible que los delfines no tengan unidades fundamentales de lenguaje, como las palabras que nosotros conocemos, y si bien pueden aprender nuestro lenguaje artificial, será difícil que nosotros aprendamos su verdadero lenguaje. Quizás la forma más acertada de comunicarse con los delfines sea la telepatía, un lenguaje universal que habríamos de aprender primero. El investigador John  Lilly, pionero en al comunicación entre especies, tomó varias veces LSD y Ketamina con delfines, logrando interesantes resultados de comunicación gestual y a distancia con estos mamíferos.

[New Scientist]

Los ojos del ser humano son capaces de percibir campos magnéticos

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/19/2011

El ser humano tiene potencialemente la capacidad de "ver" el campo magnético de la Tierra y utilizarlo para navegar el espacio, según un estudio con proteínas fotosensibles

Las tortugas, las abejas, las aves y algunos otros animales son capaces de detectar campos magnéticos y utilizarlos para orientarse en el espacio. Nuevas investigaciones apuntan a que los humanos podrían tener esa misma capacidad megneto-sensorial aunque inactiva.

Un estudio con una proteína fotosensible tomada del ser humano, criptocromo 2, restauró en moscas de la fruta su visión magnética.

Aunque no se sabe si está molécula funciona como un receptor magnético fotosensible en la retina humana, el neurocientífico de la Universidad de Massachusetts, Steve Reppert, quien llevó a cabo el estudio, cree que sus descubrimientos sugieren la posibilidad.

Otros estudios han mostrado que el criptocromo en las aves resulta en que tengan una especie de compás cuántico, el cual produce una imagen del campo electromagnético en sus ojos.

Cuando un fotón entra al ojo de un ave, se pone en contacto con estas células sensibles a las reacciones bioquímicas geomagnéticas  que utilizan criptocromo. La luz recibe un aumento de energía que la coloca en un estado de entrelazamiento cuántico, un estado en el que los electrones están espacialmente separados pero de todas formas se afectan entre sí.

¿Podríamos tener los humanos también este compás cuántico y ser capaces de orientarnos a través de la luz, siguiendo el campo magnético de la Tierra?

Algunas investigaciones sugieren que la capacidad de visión magnética de los seres humanos podría estar ligada a altos niveles de criptocromo en los ojos.

Klaus Schulten, de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, cree que en algún momento nuestra evolución pudo haber cambiado la orientación geomagnética por la longevidad,  ya que su investigación  sugiere que un compás de criptocromo necesita superoxido, un tipo de radical libre  de oxígeno. Los radicales libres tienden a destruir el ADN, lo cual funciona para un animal que vive relativamente poco pero no para uno que aspira a la longevidad (algo que podría contradecirse en el caso de las tortugas marinas que usan el geomagnetismo para navegar y viven en promedio 80 años).

Si bien resulta evidente que en algún momento esta capacidad dejo de ser útil para el ser humano, quizás también sea posible algunas personas, a través de la neuroplasticidad, todavía puedan tenerse acceso a la visión geomagnética, activando increíbles ojos entrelazados cuánticamente, sensibles a los campos magnéticos de la Tierra y de todos los organismos vivientes del planeta. Tal vez esto ya no sea necesario para orientarnos —con la tecnología GPS— pero sí para extraer otro tipo de información que puede ser valiosa en el futuro (o simplemente impresionar a a nuestars posibles parejas con una super visión  magnética).

[Wired]