*

X

El mega-ritual sincromístico de 9/11

Por: pijamasurf - 05/06/2011

El blogger sincromístico Jake Kotze utilizando la sincronicidad y la resonancia en la cultura pop descubre las llaves que abren el stargate en el ritual masónico del 11 de septiembre del 2001

El blogger sincromístico Jake Kotze es quizás una de las personas con más talento en el planeta para encontar conexiones resonantes o como el las llama “casualidades significativas”. A veces Kotze, quien acuñó el término sincromisticismo, toma ayahuasca en su hogar de Winnipeg, Manitoba, e hila la madeja dorada, collar de Indra, que une y refleja todos los acontecimientos del universo y los nodos de  (auto)percepción. Kotze utiliza las sincronicidad dentro de la cultura pop para entender el proceso de desdoblamiento de la conciencia cósmica.

"La gnosis es el conocimeinteo verdadero, conocimiento descubierto la fuente. La sincronocidad te dirige a la fuente, así que en cierta forma son inseparables".

En el caso de los ataques del 11 de septiembre del 2001, Kotze nota que las Torres Gemelas resuenan con los dos pilares, Joachim y Boaz, que encuentras en todos los templos masónicos y el Pentágono es una pentagrama velado que verías en el piso de una sala masónica –la estrella resplandeciente-.

De manera sobresaliente en el contexto asociado, muchas películas y producciones artísticas muestran un conocimiento inconsciente del 911 mostrando la caída de las Torres Gemelas, previamente a este acontecimiento. “Una cantidad alaramente que te hace pensar que el artista tenía conocimiento inconsciente de 9-11, ya que  9-11 parece ser un evento tan potenete que afectó las cosas no-localmente” (no-localmente es un efecto cuántico en el que la información se transmite  instantáneamente a distancia sin tener contacto directo).

Kotze ha investigado una serie de conexiones entre las Torres Gemelas y el evento que sucedió el 9-11 --un evento de transformación de conciencia o apertura del stargate (portal dimensional).  Una interesante resonancia ocurre en la figura de Kurt Russel, quien en la película “Escape in New York” aterriza en las Torres Gemelas y en  la película "Stagate" es la primera persona en abrir este portal dimensional  para llegar a las pirámides de Giza. Las  dos grandes pirámides de Giza (la terecera es equivalente al WTC 7) son la fuente de los dos pilares masónicos a través del templo de Salomón. A un lado de las Torres Gemelas se construyó  la torre Hilton Milennium, una torre inspirada en el monólito negro de  “2001: Odisea en el Espacio”, el cual en esta película abre justamente el Stargate.

En los siguientes dos videos Kotze amplía su visón sincromística de los eventos  y la estructura rituálistica del 911. Sin duda algo para abrir la mente y conectarla con los puntos distantes del cosmos.

 

Estudio confirma que la gente más exitosa trabaja menos tiempo

Por: pijamasurf - 05/06/2011

Las jornadas laborales cortas permiten maximizar la concentración y a la larga arrojan mejores resultados que las sesiones maratónicas dentro de una oficina.

Un estudio publicado en Psychological Review parece haber comprobado, afortunadamente, que el viejo paradigma oficinista de pasar horas extra sentado en tu monótono lugar de trabajo está lejos de garantizarte el éxito laboral. Aquellas tristemente épicas jornadas protagonizadas por sumisos empleados en busca de obtener el victorioso aroma de los laureles parece que pronto podrían ser relevadas por un nuevo acercamiento al trabajo: jornadas cortas pero precisas, modelo que podría ser mucho más efectivo según el Dr. Anders Ericcson.

Dicho estudio sostiene la existencia de una habilidad concreta que, en buena medida, es la responsable de la efectividad de una persona frente a una tarea de cualquier tipo: la concentración. El Dr. Ericcson y su equipo reunió a un grupo de músicos concertistas para examinarlos, notando que aquellos que practicaban durante cuatro horas diarias mantenían una concentración mucho más aguda que aquellos que llevaban sus sesiones a siete horas. Y lo más importante: los interpretes que optaban por jornadas cortas pero envueltas en mayor concentración lograban, a la larga, mucho mejores resultados.

Asombrados por los resultados, el equipo decidió extender su investigación a otras áreas y eventualmente comprobaron que aplicaba la misma regla y que los representantes más exitosos en otros rubros tenían hábitos similares a los mejores interpretes de música que fueron estudiados en un  principio, por ejemplo los literatos:  “Mientras escriben una novela, autores famosos tienden a escribir durante sesiones e cuatro horas por la mañana, dejando el resto del día libre para descansar y recuperarse. La mayoría de los autores exitosos, quienes pueden controlar sus hábitos de trabajo y están motivados por optimizar su productividad, limitan sus lapsos de actividad intelectual a un cierta cantidad de tiempo diario, sobretodo cuando trabajan en proyectos que requieren una gran cantidad de tiempo para ser completados”.

Y no se trata de proponer fórmulas uniformes que apliquen para todo ser humano. Sería torpe no contemplar que existen distintas personalidades que se acoplan mejor a distintos formatos de productividad. Sin embargo, sí es imprescindible construir un modelo laboral al cual se tendrán que acoplar millones de oficinistas y empleados, lo cierto es que el propuesto por el Dr. Ericcson podría traer mejores resultados y mucho menor sufrimiento cotidiano que el que actualmente rige los estándares de la vida laboral.

[BusinessInsider]