*

X

La Ley de la Madre Tierra: Bolivia da a la naturaleza los mismos derechos que al hombre

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/12/2011

En un destacada iniciativa, una ley apoyada por el gobierno y la gente de Bolvia propone establecer un Ministerio de la Madre Tierra y otorgar a la naturaleza igualdad de derechos con el ser humano

Bolivia está por pasar la primera ley en el mundo que le otorga a la naturaleza los mismos derechos que a los seres humanos, haciendo al hombre, a la planta, al animal, al río o a la montaña, iguales. La Ley de la Madre Tierra, acordada por los politicos y con un fuerte apoyo popular, redefine las riquezas minerales del país como “bendiciones” y propone radicales medidas de conservación para reducir la contaminación y controlar la industria.

La nueva legislación otorga 11 derechos básicos a la naturaleza, entre los que destacan: el derecho a la vida y a la existencia; el derecho a continuar ciclos vitales y  procesos libre de la alteración humana; el derecho al aire  limpio y al agua pura; el derecho al equilibrio; el derecho a no ser contaminada; el derecho a no tener su estructura celular contaminada o alterada genéticamente.  Y quizás, lo más interesante: el derecho “a no ser afectada por mega infraestructuras y proyectos de desarrollo que afecten el balance de los ecosistemas y las comunidades de los pobladores locales”, lo que en teoría prácticamente bloquearía la mayoría de los proyectos petroleros, mineros y de extracción de recursos naturales. Algo que habrá que verse, ya que Bolivia recibe cientos de millones de dólares de compañías extranjeras en el sector minero y las leyes son suficientemente abstractas para encontrar caminos para seguir explotando en cierta forma la naturaleza. En Ecuador, una legislación que también da derechos básicos a la naturaleza, no ha impedido que las compañías petroleras sigan destruyendo partes biolgicamente invaluables del Amazonas.

No quedan claro tampco algunos detalles de aplicación, ¿tendrán los bichos y los insectos, los mismos derechos que los mamíferos o las aves?

“Es histórico mundialmente. La Tierra es la madre de todos”, dijo el vicepresidente Alvaro García Lenera. “Establece una nueva relación entre el hombre y la naturaleza, la armonía que debe de ser preservada como garantía de su regeneración”.

Como parte de este proyecto que reconoce a la Madre Tierra, o Pachama, entre las culturas locales, como una entidad legal, se establecerá un Ministerio de la Madre Tierra y se nombrará un ombudsman para monitorear a las industrias y proteger a las comunidades y ecosistemas. Habrá que verse hasta que punto esto no es solamente un nombre más sofisticado para el Ministerio del Medio Ambiente, de cualquier forma la iniciativa del gobierno del primer presidente indígena de la región, Evo Morales, es digna de celebrarse y quizás en algunos años sea recordada como precursora de una legislación global impostergable, sensible a la consciencia de que la Tierra  no sólo es el sustento de todos los seres vivos, es un ser vivo en sí misma.

[Guardian]

La poesía de una lengua de colibrí libando una flor (cunnilungis solar)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/12/2011

Colibrí extrae el néctar de una flor en alta velocidad demostrando una prodigiosa y poética habilidad para robar el tesoro del jardín

Tal vez no parezca demasiado impresionante ver a un colibrí tomar agua. Nada del otro mundo. Pero cuando ves este video te das cuenta de lo impresionante que son los detalles y de la belleza singular de estas aves, casi insectos, conectados con la divinidad del sol y con un espacio secreto en un jardín que escapa del tiempo. Como diría Octavio Paz, el colibrí no se detiene en el aire, se detiene en el instante.

Además del dulce visual de este video, los investigadores que grabaron a los colibríes con cámaras de alta velocidad descubrieron que los colibríes toman néctar de otra forma: no usan acción capilar sino atrapan el agua dulce enrollando su lengua de una forma altamente eficiente. El pico de colibrí penetra la flor y su lengua se extiende etéreamente para robar la miel secreta en un acto sublime.

Los colibríes baten sus alas hasta 90 veces por  segundo y su corazón excede los 1200 BPM (beats por minuto). Para poder lograr esta actividad frenética, lo colibríes  dependen de una dieta rica en néctar y consumen en un día más que su masa corporal en esta sustancia.

Los investigadores creen que la alta velocidad con la que los colibríes beben néctar podría servir para desarrollar aplicaciones en robots que necesitan extraer liquidos.

Quizás podríamos extender una metáfora sexual a la prodigiosa lengua de estas aves, conocidas como chupaflores, y que extraen con enorme habilidad el néctar de las flores como si realizaran un experto cunnilungis solar para obtener la miel femenina que los energetiza.

[Wired]