*

X
Una investigación del Instituto Tecnológico de Georgia muestra que las personas responden de forma diferente al tacto de un robot, dependiendo de cómo perciben su intención táctil

El tacto puede curar, puede ser tan necesario como el aire o el alimento; pero en otras circunstancias esta íntima necesidad táctil puede agredir y repeler. En un mundo alienado, en que millones de personas viven su máxima intimidad con la tecnología en detrimento de la interacción con otras personas, surge la pregunta de si los robots pueden llenar, o al menos mitigar, esta necesidad de contacto físico.

Investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia han encontrado que las personas generalmente responden positivamente al tacto de un enfermero robot, pero esto se modifica conforme a su percepción de la intención de este robot.

“Lo que desubrimos es que cómo las personas percibieron la intención del robot fue muy importante. Así que aunque el robot tocará a las personas del mismo modo, si las personas pensaban que lo estaba haciendo para limpiarlas a diferencia de para recomfortalas, esto hizo una diferenica significativa en sí sintieron el contacto de forma favorable o no”, dijo el profesror Charlie Kemp.

En el experimento el robot Cody tocaba y limpiaba los brazos de las personas de la misma forma, pero en los casos en los que éstas percibieron que se trataba de un acto instrumental destinado a limpiarlas, los sujetos respondieron positivamente a  su tacto. En los casos en los que percibieron que el robot trataba de darlos confort, las personas no respondieron de forma positiva.

El experimento está supeditado al contexto de un hospital y a la aplicación de la robótica a la enfermería. En otros casos y ambientes esto podría variar. Surgen preguntas cómo, ¿de qué forma responderían las personas al tacto de robots en ambientes que sean percibidos como ya de suyo cómodos? ¿Recibirían las personas el masaje de un robot de forma positiva? ¿Podrían recurrir a estas máquinas en situaciones de necesidad emocional?

No hay duda que mejor que el tacto de un robot siempre sera el tacto de un humano. Pero como aquella novela de Phillip K. Dick “¿Sueñan los Androides con Ovejas Eléctricas?”, donde el personaje sueña tener un animal verdadero –no un clon- para experimentar empatía, pero estos son extremadamente caros o se an extinguido y solamente le son accesibles los androides, para muchas personas el tacto de una persona es algo, tristemente, lejano e inaccesible.

[Newswise]

El Gran Colisionador de Hadrones podría ser una máquina del tiempo

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/15/2011

Físicos creen que de encontrar el bosón de Higgs aparecería una nueva partícula capaz de moverse en otras dimensiones y viajar en el tiempo.

Los físicos Tom Weiler y Chui Man Ho creen que el acelerador de partículas más grande del mundo, el Gran Colisionador de Hadrones, podría acabar siendo una máquina del tiempo.

Una de las metas de este acelerador de partículas es encontrar el elusivo boson de Higgs (“la partícula de Dios”), que explicaría por qué las partículas subatómicas tienen masa. Si el colisionador de hadrones logra su cometido, los científicos predicen que se creará una segunda partícula llamada en inglés el “singlet de Higgs”.

Según Weiler y Ho, estas partículas tendrían la habilidad de brincar a una quinta dimensión en la que podrían reaparecer en el pasado o en el futuro. En teoría las leyes de la física permiten esta crononaútica extradimensional.

“Una de los acercamientos atractivos a esta posibilidad del viaje en el tiempo es que evita toda las grandes paradojas, porque el viaje en el tiempo está limitado a estas partículas especiales, no es posible para el hombre viajar y matar a uno de sus padres antes de que nazca, por ejemplo. Sin embargo, si los científicos pudieran controlar la producción de singlets de Higgs, podrían enviar mensajes al pasado o al futuro”.

La proposición de Weiler y Ho está basada en la teoría-M, una teoría del todo en la física que agrupa todas las propiedades de todas las partículas subatómicas conocidas y las fuerzas físicas, incluyendo la gravedad, pero requiere de 10 u 11 dimensiones para hacerlo. Esta teoría sugiere que nuestro universo es una especie de membrana de 4 dimensiones flotando en un espacio tiempo multidimensional donde las dimensiones extras están enrolladas.

Weiler anteriormente ya había teorizado sobre la posibilidad de la existencia de un tipo de neutrino que se mueve extradimensionalmente y puede viajar en el tiempo. Cada instante billones de neutrinos chocan contra nuestro cuerpo y sin embargo no los percibimos, ya que nos atraviesan sin tener masa aparente. Para esto se ha concebido una partícula hipotética, el neutrino estéril, que solamente interactúa con campos gravitacionales y no está circunscrito a la membrana de cuatro dimensiones, por lo cual podría viajar en el tiempo.

Physorg